Para qué voy a mentir. Lidere quien lidere, no espero demasiado del PSOE, y tampoco creo en los milagros. Pero sí en la ambición sin medida de ciertos políticos y en su capacidad de adaptación. Por eso mismo mantengo viva la expectativa sobre lo que sea o no capaz de hacer su restaurado secretario general.

Quiero entender, en base a la estrategia que Pedro Sánchez ha seguido para volver a hacerse con el cetro de Ferraz, que ha sabido leer muy bien –aunque tampoco era demasiado difícil– cuáles son las aspiraciones de sus militantes. Y que por tanto ese giro a la izquierda en su discurso, sumado a la famosa entrevista con Jordi Évole y alguna declaración más en los medios, daba pie a creer que había comprendido que la única forma de salvar al PSOE y de seguir detentando un cargo relevante era posicionarse sin ambigüedades.

También caí en la tentación rocambolesca, el mismo día que ‘el susanato’ dio el golpe palaciego, de plantear por escrito que lo decidido podía ser solo una estrategia para que el partido pudiera permitirse la abstención en la investidura y hacer así presidente a Mariano Rajoy, y que una vez cumplido el objetivo Pedro volvería como héroe triunfante y paladín de la izquierda. Pero aunque acerté en lo último, hoy dudo mucho de la validez de esta hipótesis, porque no creo que a Sánchez se le haya votado con pasión, sino por ser el menos malo de los candidatos, y el único que, al menos discursivamente, planteaba recuperar el carácter progresista del partido. Y por eso mismo, y por ser ya un viejo conocido, su crédito es frágil, y un pretendido “patadón p’alante” se quedaría en ridícula patadita en la actual tesitura a poco que defraude a la militancia que le ha dado su apoyo.

Y es que si alguien puede dar la estocada definitiva al PSOE, ese es sin duda su nuevo secretario general. El que ha sido tan contundente (para lo acostumbrado) en los últimos meses, solo tiene que volver mínimamente a la ambigüedad para que esa militancia harta de tanta estafa, pase del amor al odio en un instante. Y si eso llega a ocurrir, a ver quién va a volver a confiar en un candidato de su partido.

Pero luego me encuentro con las primeras palabras en público de alguien del círculo cercano a la nueva secretaría general; concretamente con las de Adriana Lastra, la que dicen que va a ser su nueva portavoz parlamentaria. Y es entonces cuando ya no entiendo nada. “Pedro no es presidente porque Podemos no quiso”; “hablaremos con los partidos ‘del cambio’ (incluyendo como partido ‘del cambio’ a C’s)”; “solo presentaríamos una moción de censura si es para ganarla”, etc, etc, etc. Como si viviera un déjà vu.

Espero y deseo que solo se trate de que no han tenido tiempo para afinar el discurso, y que solo sea un desliz fruto de la precipitación. De lo contrario el PSOE desaparecerá, que es algo que me tiene sin cuidado, pero significa también que nos tendremos que tragar al actual Gobierno durante, como mínimo, tres años más y lo que colee. Y eso sí me importa, y mucho.

Tiene muy mala pinta. Pero insisto, si solo se trataba de prolongar la agonía del PSOE con una operación de gatopardismo, no lo podrían haber hecho peor, y no me cabe entender tanta torpeza. Veremos, porque los hechos mandan, y si muy pronto no hay movimientos contundentes para echar al PP, lo demás será visto como lo que es: humo. Humo sucio y tóxico.

(La entrevista empieza en el minuto 30)

6 Comentarios

  1. Sinceramente pienso q Pedro seguirá en la deriva de antes, con C’s por supuesto y con Podemos.., bueno siempre dijo q pactaria con los grupos del cambio y q le gustaba el Podemos de Errejón.
    A ver q pasa…

  2. Por desgracia Pedro Sanchez ,no tiene una direccion determinada ,si el no sigue los deseos delos afiliados, pues volvera acaer ,enlas mismas lineas de ser una marioneta delos poderes economicos y conseguira la destruccion total del partido Socialista, veremos que caminos escoge ,y si va , a marear la perdiz y que el tiempo pase ,como hace rajoy ,tiempo al tiempo .

  3. A estos pijo pijoprogres, habrá que traducirles la letra de la internacional socialista con la que últimamente tanto se desgañitan, también lo del puño en alto. Creo que la han confundido con una canción del verano de alguno de estos años locos…paíssss!!!

  4. Paco, sinceramente el artículo no tiene nada de desperdicio, yo pienso lo mismo. Para mí Pedro Sánchez es un veleta, una deriva, a menos que nos demuestre lo contrario. Que aún se diga que el PP está mandando gracias a podemos por no llegar a un acuerdo con el PSOE, cuando ellos ya pactaron con ciudadanos, es que no tienen vergüenza, cuando ciudadanos es una partido de la misma índole que el PP, partidos hermanos (tanto de sangre como de ideas). No tengo demasiadas esperanzas con este PSOE.
    Pero nunca me he arrepentido de haber no votado al PSOE, un partido del régimen del 78, con un aparato, que de socialistas no tienen ni en la punta de los dedos, todo es fachada.

    • totalmente de acuerdo y recordar que los sociatas,junto al pp,llevan 40 años robando en este pais,y si este hombre,quiere levantar el partido,tiene que limpiar a la mitad de los corruptos que tiene,si no mal lo veo,y aver si tiene narices de hacer la mocion de censura,que me huele,que todo lño que hablo fue un cuento chino poara recojer votos,de los afiliados,ojala me equivoque.

Deja un comentario