Javier Pérez de Albéniz | Cuarto Poder

Por fin. Algo que parecía imposible, que pertenecía al mundo de lo utópico, se ha convertido en realidad. No hablo de unicornios rosas ni de canciones buenas de Melendi, sino de dignidad y verdad en el periodismo español. Hablo de periódicos como ABC o La Razón, o televisiones como Antena 3 o Telecinco, ofreciendo a sus lectores/telespectadores frases como “organización criminal” o “hacer del delito su modo de vida” en grandes titulares. Sí, “ORGANIZACIÓN CRIMINAL” y “HACER DEL DELITO SU MODO DE VIDA”. Ya iba siendo hora, ¿verdad?

Cuatro años después del SMS de Mariano Rajoy a Luis Bárcenas, “Sé fuerte, Luis”, y de que el PP destruyese los discos duros de su tesorero. Tres años después de que el juez Ruz confirmase que el PP pagó con dinero negro la reforma de su sede de la calle Génova, y de que arrancase la Operación Púnica con la detención de medio centenar de políticos por estar implicados en una trama de corrupción que adjudicó servicios públicos por valor de 250 millones de euros en dos años a cambio de pagos y comisiones ilegales. Dos años después de la detención de Rodrigo Rato por fraude, blanqueo y alzamiento de bienes. Meses después de que sean más de 120 los imputados del PP solo en la Comunidad valenciana, y de que las fuerzas de seguridad asegurasen que “el PP formó una estructura en red dedicada a saquear las arcas públicas”. Horas después de que la Guardia Civil diga que Ignacio González actuó como el “crimen organizado” en sus maniobras sobre la justicia… medios como ABC, La Razón, Antena 3 o Telecinco hablan sin tapujos, y de una vez por todas, de una “organización criminal”.

Y no solo de una, sino de dos. ‘El juez aprecia indicios de organización criminal en la familia Pujol’, se precipitó a decir el diario de Vocento. ‘Prisión sin fianza para Rosell por hacer del delito su modo de vida’, tituló en portada el pasado 26 de mayo el periódico dirigido por Marhuenda.

Los Pujol y Rosell. Acabáramos. Los grandes enemigos de este país llamado España, aquellos que saquean las arcas del Estado, machacan la sanidad y la educación públicas, denigran la democracia ganando las elecciones con trampa y hacen que la corrupción sea uno de los principales problemas para los ciudadanos, son Rosell y los Pujol. El enemigo catalán, ya sabe. Los que quieren romper España.

¿Y el Partido Popular? Ya tal…

Dicen que sin medios de comunicación libres e independientes no puede haber una democracia sana. Estoy completamente de acuerdo. Por eso, además de por otras muchas cosas, creo que nuestra democracia está muy enferma. Tanto como nuestro periodismo. Ambos forman parte de un siniestro juego de espejos en el que se reflejan las carencias de ambas, sus necesidades y miserias, su enfermiza promiscuidad, una dependencia mutua que da asco y pena.

Grandes diarios nacionales, grandes cadenas de televisión, acusan ahora a los Pujol y a Rosell de organización criminal y de hacer del delito su modo de vida. Han podido hacerlo desde hace años con el Partido Popular, al que la UCA, el órgano central del servicio de Policía Judicial de la Guardia Civil definió hace tiempo de esa manera: “una organización criminal” con una estructura piramidal y ramificaciones en las instituciones, en el partido y en empresas, para saquear la administración con contratos hinchados y cobro de comisiones en negro, con el objetivo de financiar ilegalmente al partido y enriquecer a particulares. Han podido hacerlo, pero han preferido sobrevivir.

¿Financiación ilegal? No, nuevo periodismo.

1 Comentario

  1. Antes, los niños, al escuchar organización criminal pensaban en la camorra napolitana o la mafia siciliana; ahora, piensan en el PP.
    Y con toda razón y justificadísimamente, claro.

Deja un comentario