Redacción/Rokambol/31.05.17

La Audiencia Nacional ofrecerá a Mariano Rajoy algunas contrapartidas a fin de aliviar su obligada comparecencia física ante el Tribunal que juzga la trama Gürtel. Al parecer, la prohibición de declarar por plasma ha causado en el presidente una notable desazón que los jueces intentarán compensar concediéndole el uso del tercer tiempo verbal.

El presidente del Gobierno tendrá, pues, la facultad de hablar en tercera persona cuando se mencione a sí mismo, disfrutando así del protocolo asignado a los monarcas. “Ese presidente del que usted me habla”, “Rajoy tiene ganas de ir al baño” o “Ese señor creía que corrupción era el nombre de una señora mayor vecina suya” podrían ser las expresiones que se oigan en la Sala durante su comparecencia como testigo de la compleja trama delictiva liderada por Francisco Correa.

Rajoy también dispondrá de otros privilegios en el transcurso de su declaración, tales como el derecho a responder a las preguntas de los magistrados con una mano en cada huevo, hacer ruiditos psicópatas con la boca cuando intervenga la acusación particular, poner cara de fiscal cuando le interroguen los fiscales y apuntar con el bolígrafo a los ojos de los secretarios judiciales.

La Audiencia Nacional ha rechazado, de nuevo, la petición del director de La Razón, Francisco Marhuenda, para ser encarcelado en lugar del presidente del Gobierno si finalmente resplandeciera la Justicia en vez de la obra de José María Escrivá de Balaguer.

Más en Rokambol

1 Comentario

  1. ¡¡Muy bueno lo de Marhuenda!!
    Efectivamente, el señor Rajoy se puso tan nervioso al saber que tenía de declarar sin el plasma, que ha tenido que ser sometido a terapia con medicación intensiva de lavativas de tila 300 mg, cada 5 minutos.
    También es cierto que creía que la corrupción era una vecina suya, concretamente la del 5º derecha.
    Pero, eso sí, de sobres entiende un montón. ¿Verdad Marianín?

Deja un comentario