Carlos Enrique Bayo acusa en una comparecencia pública a magistrados y fiscales concretos de graves delitos, entre otros los de prevaricación y encubrimiento, y pide que tengan el valor de querellarse contra él. Pero el periodista sabe que no lo harán; el resto deberíamos saber que no lo harán, y los magistrados y fiscales aludidos entienden que no deben hacerlo. No les conviene.

Su compañera en el diario Público, Patricia López, abunda frente a los diputados presentes en las razones para entender que lo que denuncian va mucho más allá de los muchos casos concretos de corrupción, y apunta a los pactos políticos sobre intereses creados por lo que sin duda debería ser considerado como una trama delictiva que opera al más alto nivel. O dicho de otra forma: que hemos puesto a los zorros a cuidar de las gallinas.

Esto, que debiera hacer saltar todas las alarmas y hacernos ver que cualquier parecido con la democracia y la separación de poderes en el Estado español es pura casualidad, es lo que se está viviendo cada día a nivel de putrefacción de la Justicia en particular e institucional en general. Y todo porque la política nacional del régimen del 78, más que parasitada por el poder económico y unas cuantas familias, es ya exclusivamente su herramienta para aparentar normalidad democrática en un país donde en la práctica no existe ni por asomo.

P.S. Vaya desde aquí toda mi admiración y agradecimiento por la labor de Carlos y Patricia, dos profesionales que sí merecen ser llamados ‘periodistas’ (un honor que hoy está carísimo).

1 Comentario

Deja un comentario