Redacción/Rokambol/7.06.17

El Banco Popular, comprado por el Banco de Santander hace tan solo unas horas por un euro, podría ser el primer caso de un banco adquirido en la sección de artículos de broma y fiesta de un bazar chino, junto a los antifaces, los matasuegras y las cacas de plástico. La Unión Europea, aunque no oculta su preocupación por este nuevo suceso, reconoce el sentido del humor y la audacia de los financieros españoles y el Ministerio de Economía.

Al parecer, el Popular habría permanecido durante casi dos meses en una estantería de Casa Yuang Zheng, un prestigioso comercio oriental cuyos productos se rompen casi dos horas más tarde que los de las otras tiendas chinas. “Tú puede ocho golpe con martillo antes que parta mango y dices palabrota” ha dicho su propietario para demostrar la prolongada vida útil de sus artículos.

El Banco Popular, a pesar de que se exhibía con el regalo de unas gafas con bigote y una nariz postiza, ni siquiera había sido tocado por los clientes, debido seguramente a las naturales reticencias por llevarse a casa varios miles de empleados y medio centenar de delincuentes con corbata. La visita del Banco de Santander al chino de Yuang Zheng, aunque esperada, provocó numerosas risas y alboroto entre los clientes y los empleados del bazar. “Qué risa cuando mete banco en bolsa plástico y accionista chilla como ratita”, ha bromeado el señor Zheng.

El Ministerio de Fomento ha confirmado que sigue considerando legal la venta de bancos en los bazares chinos pero modificará la legislación para que las entidades se expongan en la sección de electricidad, junto con los enchufes y los ladrones.   Más en Rokambol  

Deja un comentario