Javier Pérez de Albéniz | Cuarto Poder | 08/06/2017

El último barómetro del CIS advierte de que la preocupación de los españoles por la corrupción se ha disparado en 12,3 puntos sobre el informe del mes precedente. La última encuesta, realizada entre el 1 y 9 de mayo, después de que comenzase la Operación Lezo y de que tuviera lugar la detención del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, revela que la inquietud de los ciudadanos por la corrupción y el fraude ha pasado del 42% del informe de abril al 54,3% un mes más tarde.

Hace solo unos días esos mismos ciudadanos se han enterado, gracias a eldiario.es, de que la corrupción política se ha extendido a determinados medios de comunicación: durante la legislatura 2011-2015, con Esperanza Aguirre e Ignacio González como presidentes autonómicos, Metro de Madrid invirtió el 60% de su presupuesto para publicidad en prensa en un solo periódico: La Razón. Diez veces más que la suma de lo que invirtió en El País y El Mundo, pese a que estos últimos tienen muchísimos más lectores que La Razón. El círculo podrido se cierra cuando González deja de ser presidente y ficha como columnista, con un precio fuera de mercado (4.500 euros al mes por dos artículos), por el diario que dirige Francisco Marhuenda.

Nada de esto me sorprende. Es solo la confirmación con cifras de algo que ya sabíamos: determinados medios de comunicación de carácter marginal, sin apenas ventas y con muy poca publicidad, no sobreviven por arte de magia, sino gracias a un sistema de financiación gubernamental. Es decir, que todos, usted y yo, estamos pagando periódicos como La Razón o ABC y emisoras como Intereconomía o Libertad Digital.

No hacía falta ser muy listo para imaginar algo así. Bastaba con ver y escuchar al director de La Razón, Francisco Marhuenda, convertido en jefe de prensa del PP en cualquier tertulia televisiva o radiofónica. ¿Qué podía llevar a un periodista al frente de un medio de una gran empresa, Planeta, a convertirse en una caricatura al servicio del Gobierno? El mismo Marhuenda se lo confiesa al testaferro de Ignacio González en conversación telefónica grabada por los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil: “El objetivo es sacar pasta”.

Ya sabíamos que el PP era una banda organizada para delinquir. Ahora también sabemos que han contado con la complicidad de determinados medios de comunicación, que se han beneficiado de dinero público. La gran diferencia está en que, siguiendo con el caso que hemos tomado como ejemplo, mientras Ignacio González se encuentra en la cárcel, Francisco Marhuenda sigue haciendo propaganda gubernamental en tertulias televisivas. Normal que la preocupación de los españoles por la corrupción siga en aumento.

1 Comentario

  1. Nos ha jodío con que el objetivo es sacar pasta; si vemos cómo siempre ha defendido Marhuenda al PP, estaba claro que eso era a cambio de algo que sobrepasa más de una relación amigable con su despacho al lado del de Rajoy como dijo una vez. Lo indecente es que esto ha sido así siempre con todos los periódicos que apoyaban al bipartidismo aunque fueran corruptos.

Deja un comentario