Debe ser eso, vamos, digo yo. Porque que sabe leer se le supone, aunque cada día tengo más dudas. O puede, porque con él todo es posible, que este individuo sienta un impulso irrefrenable por poner su toque de humor inglés, o negro, o azul PP, cada vez que interviene en el Parlamento o se expresa en público.

De todas formas puede que este trabalenguas indescifrable sea lo más sensato que haya dicho durante toda la jornada de moción de censura. Porque la infumable novela que nos ha ido leyendo desde la tribuna del Congreso sobre la maravillosa situación socioeconómica del país de nunca jamás, no tendría cabida ni en un programa infantil.

“Cuanto peor mejor para todos, y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí, el suyo, beneficio político”. Ahí es nada. Y que se joda el alcalde que quiere que sean los vecinos el alcalde, que para eso somos sentimientos y tenemos seres humanos. Que ETA es una gran nación y tiene españoles y mucho españoles, porque un vaso es un vaso y un plato es un plato. ¡Dios salve a Juan Carlos II! (y al resto, que buena falta nos va a hacer creer en algo).

En fin, que casi nos saldría a cuenta aguantarlo como actor, porque de esa forma, aunque también duela, su incompetencia no es tan grave.

El presidente del Gobierno de España

1 Comentario

  1. Aunque el tono adoptado por el Sr. Iglesias ha resultado tedioso, justo es reconocer la gran capacidad argumental para gobernar -y rapidez de reflejos en sus réplicas- que ha demostrado en el debate de su Moción de Censura.

    También hay que destacar la MAGISTRAL intervención del Sr. Tardá, yendo sin ambages al corazón de la corrupción, esto es, el Sistema del 78, desgranando motivos suficientes para reivindicar una República catalana (pero también en el resto de España).

    Y por supuesto, MAGNÍFICA la intervención de la Sra. Montero esta mañana en el fondo y formas contra la corrupción del PP.

Deja un comentario