Quien no los conozca que los compre, pero a los que sabemos de sus costumbres y sus particularidades no nos puede sorprender. Un jugador de fútbol, o cualquier advenedizo que haya accedido por vías heterodoxas –no por las ortodoxas de linaje o psicopatía– a las mieles del éxito, aunque se haya convertido en una rutilante estrella, no es más que un peón. Y lo es por más que el peón crea torpemente que por convertirse en reina ya no va a ser sacrificado.

El baño de realidad que se va a dar este chaval no lo va a olvidar en su vida. Lástima que eso vaya a servir para tan poco. El Real Madrid ya no quiere que la imagen de Cristiano Ronaldo sea identificada con el equipo. Al menos hasta que se vea en qué acaba la acusación de la Fiscalía contra el futbolista y por la que los Técnicos de Hacienda (Gestha) advierten que se enfrenta a una “multa mínima” de 28 millones de euros y una petición de cárcel con una “pena mínima” de siete años por cuatro delitos fiscales.

El caso es que por más presiones que el todopoderoso Florentino Pérez pueda ejercer sobre políticos y justicia, parece imposible, siempre y cuando no quieran convertir el hecho en un verdadero escándalo, que su pupilo pueda salir indemne en esta ocasión. Y como tampoco es tan importante como para gastar una bala de plata, su futuro parece adivinarse en tonos ocre.

Así, y según informa el diario El Confidencial y confirman las imágenes, el departamento de prensa del equipo del magnate habría estado pidiendo a los grandes medios amigos (todos) que no ilustrasen la noticia con Cristiano Ronaldo vestido de blanco madridista.

Dicho y hecho:

En fin… por no mencionar casi ni de pasada el repugnante servilismo de los medios, lo que queda muy claro es el mensaje: cuando el chaval es un fenómeno de masas es del Madrid, y cuando es un presunto defraudador fiscal es un portugués de Madeira jugador de la selección de su país.

Y con esto también queda patente una vez más que es mejor no acercarse demasiado a este tipo de gente. No quieren a nadie tanto como pueden querer a la uña de su dedo meñique del pie, y todo ese cariño mostrado por los otros, que puede llegar a ser hipnótico y hasta a parecer excesivo, se llama interés. Así que si Florentino va a tener que elegir entre su uña y tu libertad, date por jodido, Ronaldo.

5 Comentarios

  1. Que vergüenza , todo gira en torno a la corrupción….corrupción y más corrupción,mires para donde mires te encuentras de cara con corruptos y más corruptos……

  2. Independientemente del uso que haga o
    manipule Florentino a este Señor, lo que habrá que tener en cuenta, es que si los tribunales demuestran que es culpable de lo que lo acusan, le tendrá que caer al “chaval” todo el peso de la ley como a cualquier hijo de vecino. Y si lo que hacemos es una reflexión sobre la ética de este, supuesto, comportamiento en una persona que nada en la súper abundancia económica, es aun un hecho más reprobable que cuando el ama de casa con unos ingresos precarios, le dice al fontanero que no le cobre el IVA que si no llega a fin de mes.

Deja un comentario