Salva Solano | Vota y Calla | 13/06/2017

Hoy me quito la mordaza para refutar una de esas mentiras que se ha impuesto en una parte de la población por repetición mediática: la que nos cuenta que el PP gobierna gracias a Podemos.

RAJOY NO GOBIERNA GRACIAS A PODEMOS

(UN RAYÓN EN EL BLINDAJE)

Es tanta la desinformación y el pensamiento crítico un bien tan escaso, que algunos niegan la evidencia y hacen suya la doctrina oficial: el PP gobierna por culpa de Podemos, Rajoy es presidente porque Pablo le dijo no a Pedro.

Es una excusa endeble, pero metida en un tanque, gana fuerza.

Es tan infantil, tan simple, que me da pereza rebatirla. Es como el que niega que el cambio climático es real y tiene un origen antropogénico. O que el agua moja.

Pero eso no le importa al tanque mediático, esa inmensa mole armada con antenas de televisión y rotativas de periódico, que avanza imponiendo su distorsionada realidad por repetición.

Y sin embargo, no por la desproporción de fuerzas voy a dejar de decir lo que pienso. No menospreciemos los efectos terapéuticos que un buen desahogo produce en el organismo.

Sabedor de que no servirá de mucho, me decido a ponerle delante al tanque lo que en comparación con su tamaño no es más que una minúscula china.

Me refiero a una piedra, que lo de la china, con la metáfora del tanque, podría haceros visualizar la icónica imagen de la Plaza de Tiananmén, y no sería acertado, este humilde blog no puede detener al mastodonte, ni siquiera hacerle un rayón en el blindaje, que cantaba Arjona.

—Y además, el de la Plaza de Tiananmén era un hombre.

Además.

EL PP GOBIERNA GRACIAS A CIUDADANOS, PSOE Y CC

El PSOE basó las dos últimas campañas electorales de diciembre y junio en su compromiso de no dejar gobernar al PP bajo ninguna circunstancia, ni por acción ni por omisión, ni por activa ni por pasiva.

Esto no tenía ni que decirlo, sólo faltaba. ¿Cómo iba a dejar gobernar el PSOE al PP? ¿Estamos tontos o qué?

Todos en el Partido Socialista, hasta los que luego han sido llamados susanistas, empezando por su cabecilla (ya no hay duda entre la cabeza y la cola, Susana: los compañeros te han puesto de cabeza… de ratón), seguían asegurando hasta poco antes de desdecirse, que nunca harían presidente a Rajoy.

Si hubiesen dicho en campaña que no descartaban abstenerse para darle el gobierno al PP, no habrían sido el segundo partido más votado. «Amigos y amigas, este 26J os pedimos vuestro voto, un sí por el cambio… pero si no sacamos una mayoría suficiente, no nos va a quedar más remedio que hacernos a un lado y cuatro añitos más de PP. ¡Gracias, compañeros y compañeras!».

Pero aseguraron que no, que nunca. Llamaban intoxicadores a los que venían alertando de este posible escenario. Eso es imposible, decían. Garantizamos que no, decían. El PSOE nunca, el PSOE es la oposición, la única alternativa a la derecha, aseguraban.

Entonces llegó la traición, a la historia, a sus votantes y a todos los que teníamos puestas esperanzas en una alternativa de izquierdas. Abstención, palmadita en la espalda a Rajoy. Adelante, machote.

Esto es adulterar las elecciones, casi tanto como la financiación ilegal del PP.

Si nuestros abuelos salieran de sus tumbas, les partían la cabeza con sus propias lápidas a estos socialistas de garrafón.

Unidos Podemos votó en contra. ¿Por qué gobierna el PP, entonces? Porque el PSOE se abstuvo. Que Podemos no apoyara la investidura de Pedro Sánchez en marzo, no hizo presidente a Rajoy. Que el PSOE se abstuviera tras las siguientes elecciones, sí.

El 28 de octubre de 2016, Rajoy no era presidente (sólo en funciones, se le acababa el chollo). El 29 de octubre, la mayoría de los grupos parlamentarios votaron en contra de su investidura, excepto los farsantes de Ciudadanos y el escañito solitario de Coalición Canaria. Los demás, todos en contra. Según la pueril munición del tanque, siguiendo su manipulado razonamiento, toda la cámara habría votado con el PP. Aunque el tanque sólo apunta a Podemos.

Si el PSOE hubiera votado también en contra, Rajoy no sería hoy presidente. Pero se abstuvo para que el Partido Popular siguiera regentando este lodazal llamado España. Por lo tanto, la única verdad objetiva es que el PP gobierna gracias a Ciudadanos, CC y el PSOE.

Resultado segunda votacion investidura rajoy, octubre 2016, pp y podemos, PSOE, abstencion, no es no, pedro sanchez, pablo iglesias

Yo no digo que Podemos lo hiciera todo bien, ni mucho menos. Pero del gatillazo de investidura de Pedro Sánchez en marzo tiene tanta culpa, al menos, el PSOE como Podemos. Y en la investidura de Rajoy, Podemos no tiene responsabilidad ninguna, esa es sólo de los del puño y la rosa.

EL PSOE NO TUVO OTRO REMEDIO QUE HACER PRESIDENTE A RAJOY: CONSIGNA FALSA

La consigna que emiten los altavoces del tanque, el PSOE no tuvo más remedio que hacer lo que hizo, es falsa. Había alternativas. Podían haber intentado esta vez el pacto con Unidos Podemos (al contrario que tras los comicios de diciembre, en esta ocasión ni siquiera hicieron un amago de intento, tiraron la toalla desde el mismo 26 de junio), o acudido a unas terceras elecciones: prefirieron hacer presidente a Rajoy.

De ese modo, cuando desde octubre se justifican en que se vieron obligados a hacerle el pasillo a Rajoy porque Podemos votó en contra ocho meses antes, la cosa toma tintes berlanguianos. ¿Para qué se presentó el PSOE a las elecciones de junio, entonces? ¿O es que eran tan ilusos que pensaban obtener mayoría absoluta?

No había tal obligación. La disciplina de voto es un cáncer para la democracia, pero se puede esquivar. 15 de los 85 diputados del PSOE votaron en contra de Rajoy, entre ellos, Odón Elorza, Susana Sumelzo, Margarita Robles o Meritxell Batet. Y ahí siguen. Sólo 15, pero su ejemplo demuestra que los demás podrían haber hecho lo mismo. Así que el resto, incluidos los sanchistas, los que defendieron el no a Rajoy hasta el último momento, como Patxi López, Adriana Lastra, César Luena, Antonio Hernando o mi paisana María González Veracruz, quedan como lo que son: unos falsos y unos trepas que sólo miran por sus propios intereses. Porque la capacidad coercitiva de los 600 euros de sanción, en una gente que cobra seis mil euros al mes, es de risa.

María González lleva en su bio de Twitter «Libre» como autodefinición. Esta mujer tan libre se abstuvo en la votación de Rajoy «por imperativo», como ella mismo aseguró. Todo es coherencia en el PSOE.

El mejor resumen de la forma de pensar de estos parásitos de lo público lo realizó el infame Hernando: «Si sigo con Pedro, ¿cómo vamos a pagar la hipoteca?».

TAMBIÉN LOS PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO

Esta traición dolió, aunque la maquinaria mediática llevaba tiempo untándonos a todos bien de lubricante para hacer el trámite menos amargo. Era necesario, responsabilidad, estabilidad, el PSOE lo va a crujir vivo, van a gobernar desde la oposición, van a derogar todo, etc.

Burdas mentiras. Han pasado siete meses desde la investidura, y ya veis lo nerviosos que están en el PP. Ahí sigue la reforma laboral y la ley mordaza, y los presupuestos generales han sido aprobados con otro empujoncito socialista. Es lógico: no iban a hacer presidente a Rajoy para luego votar en contra de los presupuestos. Ser coherente con tu incoherencia, ¿te hace coherente?

—Pregúntaselo a Verónica Pérez, que tiene cara de espabilá.

En el caso de los presupuestos, el truco ha venido por el acuerdo con su socio de Nueva Canarias, Pedro Quevedo. Que vote a favor él, y así nosotros no nos volvemos a manchar las manos.

imagen pedro quevedo, PSOE, Nueva Canarias, PP y Podemos, presupuestos generales del estado, diputado

Esto lo vaticinó públicamente Iglesias en el Parlamento el 22 de marzo, dos meses y pico antes de que se consumara la nueva renuncia socialista.

Los presupuestos los tiene usted atados con Ciudadanos, PNV, CC y un diputado que le va a prestar el PSOE, de NC.

Aquí está el vídeo (la frase en cuestión, en el 00:46):

Todos los implicados desmintieron las palabras de Iglesias, se las tomaron cínicamente a risa, hicieron bromas.

Por su parte, los medios se centraron en el «se la bufa» y no en la predicción sobre la aprobación de los PGE, que hemos visto que era la pura verdad. Y si lo sabía Iglesias, lo sabían todos los demás.

La versión del tanque es que el PSOE no ha tenido nada que ver en esto, pero ¿habéis visto el malestar entre el Partido Socialista y Nueva Canarias? ¿Alguien le ha llamado la atención a Quevedo, han puesto el grito en el cielo, han dado un puñetazo en la mesa? ¿Van a romper su pacto?

Quevedo ha afirmado lo contario, que el PSOE estuvo informado de estas negociaciones de NC con el PP en todo momento, y no ha recibido de los socialistas ni el más mínimo reproche. Ni siquiera han hecho el paripé.

¿Imagináis que un diputado de IU hubiera votado a favor de los presupuestos? ¡Qué habrían dicho de Podemos! Y no os cuento ya si el diputado hubiese sido decisivo para la aprobación.

Es obvio que al PSOE le ha venido muy bien que el llamado «diputado 176» haya dado el sí a los presupuestos. Lo hayan acordado con él o no, les ha venido como caído del cielo. Si no hubiera existido el comodín canario, habría tenido que ocuparse algún diputado socialista de votar a favor por la «gobernabilidad», o de equivocarse o de quedarse encerrado en el baño. Por suerte, no les ha hecho falta, y todos contentos.

Y eso es lo grave: que en el PSOE están contentos de que el PP haya aprobado este nuevo tijeretazo. Necesitan terminar la legislatura para intentar recomponerse, unas elecciones anticipadas serían letales para el PSOE, y aquí lo que importa es eso. Los partidos trabajan sobre todo (estoy tentado de escribir exclusivamente) en beneficio propio.

Atendamos si no a la comisión de investigación de la financiación ilegal del PP. En otro de los habituales y nocivos acuerdos entre los dos viejos partidos, ¿a quién ha designado el PSOE para presidir dicha comisión? Exactamente: a Pedro Quevedo, el diputado que ha votado a favor de los presupuestos generales. ¿A esto es a lo que se refería Eduardo Madina con «crujir»?

Lo cierto es que no estaban ni están dispuestos a permitir que Podemos roce el poder, porque eso sí abriría una mínima puerta a la esperanza de que las cosas cambien, y ellos están muy cómodos. Los morados pretenden incluso una moderación de los sueldos políticos, y predican con el ejemplo. ¿Estamos locos? No me he pasado yo tantos años usando la lengua como toallita húmeda, medrando para, ahora que he llegado donde quería, conformarme con tres salarios mínimos y que una excesiva transparencia termine con los numerosos privilegios del cargo, con el saqueo de dinero público: viajes de placer, comilonas, ropa, juguetes tecnológicos… Calla, calla.

La triste realidad es que el PSOE (sus líderes, los que viven de esas siglas) prefiere que gobierne el PP a que la salida por la izquierda que propone Podemos llegue a abrirse en España, ni siquiera parcialmente.

LOS NÚMEROS NO DABAN: ¡ANUNCIADO EN TELEVISIÓN!

Otra prueba de la efectividad del tanque: desde el minuto siguiente al recuento electoral de diciembre, los medios se ocuparon de tumbar la posibilidad de un gobierno del PSOE con Podemos, de un gobierno de izquierdas, en definitiva, con el argumento de que se hubiera necesitado también el apoyo de los independentistas, y eso rompía España y, si me apuras, Portugal.

Argumento hipócrita porque, como dijimos, PP y PSOE se han apoyado casi siempre en nacionalistas o independentistas para gobernar (CiU, PNV, ERC, CC, BNG, la Chunta…), y estos les han servido de muleta a cambio de concesiones, no por el magnetismo personal de González, Aznar o Zapatero.

Por esta razón, por interés partidista, la corrupción de los Pujol y compañía ha sido tapada durante décadas por PP y PSOE.

Y justo tras las elecciones del 20D (enero de 2016), el PSOE les prestó diputados a ERC y a DiL para que formaran grupo propio. Su amor y fidelidad a España no les permitía ni siquiera sentarse a hablar con los temibles separatistas, los peligrosos secesionistas, pero sí regalarle cuatro diputados. Todo muy lógico.

A base de proyectiles, hicieron creer a buena parte de la ciudadanía que «los números no daban». Claro, si no puedes pactar con Podemos, ni con ERC, ni DiL, ni PNV, pues al final sólo te queda Ciudadanos y no, los números no dan.

Pero daban. Los que no sumaban de ninguna manera son los raquíticos 130 escaños de PSOE y Ciudadanos (131, con CC) sin ningún otro apoyo.

El doble rasero de siempre: la posibilidad de que el PSOE gobernara con la ayuda de catalanes o vascos era una irresponsabilidad. Ahora, en cambio, el PP ha pactado con los nacionalistas de PNV y Nueva Canarias a cambio de pasta y de un posible acercamiento de presos etarras y nadie habla de ruptura, todo lo contrario: elogian al gobierno y al capo de la banda por su capacidad de diálogo, su buena disposición por llegar a acuerdos y chupchupchup.

Y sobre los presos, aunque hasta hace poco, el que se atreviera a sugerir que ya iba siendo hora de terminar con la dispersión era tachado de terrorista, a los del PP nadie les acusará de ser amigos de los asesinos aunque salga Rafael Hernando gritando euskal presoak etxera. Juegan con ventaja.

Entretanto, los ciudadanos a los que les habían hecho temer la primera posibilidad de gobierno, aplauden la segunda. Del mismo modo que les hacen hablar diariamente de Venezuela y no de otros países donde la situación es igual o mucho peor, y ni siquiera les extraña.

Nos pastorean sin cortarse un pelo, pero la mitad ni escucha el cencerro, ni ve al perro ovejero, ni nada de nada.

SI VIAJAMOS EN EL TIEMPO, ¿POR QUÉ DETENERNOS EN MARZO DE 2016?

El argumentario del PSOE, la excusa para defender su traición ha sido, como decía, pasarle la pelota a otro. «Rajoy está en la Moncloa porque Iglesias no quiso apoyar a un presidente socialista». Ese es el ridículo, pero efectivo, por aplastamiento, lema del tanque.

Se empeñan en personalizar, en su estrategia de «atacar a la cabeza de Podemos», olvidando a propósito que fueron los inscritos en Podemos los que rechazaron masivamente en consulta sumarse a ese pacto entre PSOE y Ciudadanos. No Pablo Iglesias.

Repito: el PP gobierna porque el PSOE se abstuvo en octubre. Esto no es discutible.

Es verdad que si modificamos el pasado, podemos cambiar el presente, como saben todos los fans de las historias de viajes en el tiempo.

Si Podemos hubiera desoído a sus votantes y avalado el pacto de Pedro Sánchez con Albert Rivera porque sí, posiblemente (no descartemos alguna jugada a última hora de Ciudadanos) el PSOE estaría en el gobierno. Pues vaya cosa.

Pero si viajamos un poco más atrás, si el PSOE hubiera optado por su pacto natural, el que había consumado en Madrid, Zaragoza, la Comunidad Valenciana, Barcelona, La Coruña, Cádiz…, que además era el que más le acercaba numéricamente al gobierno, esto es, con Podemos, y buscado apoyos en otras fuerzas políticas, seguramente a estas alturas también estaría el culo de Pedro Sánchez en la Moncloa. Que hubiese sido Ciudadanos el presionado para votar a favor de un gobierno de izquierdas, y no Podemos chantajeado para apoyar un gobierno de derechas (así definía Sánchez en Campaña a Rivera y a su partido, que sólo pactó con el PSOE para torpedear el pacto desde dentro, y que desde la repetición electoral sustenta al gobierno corrupto de Rajoy).

«Alejamos al Partido Socialista de lo que venía siendo su pacto natural con Podemos»

Y si un poco antes, el PSOE hubiera consultado a sus militantes si querían pactar con Podemos o con Ciudadanos, también habría cambiado la historia. No lo hicieron porque sabían que el resultado no les convenía.

Y si giramos más atrás los números de la ruletica del Delorean y viajamos al 28 de diciembre de 2015, podemos materializarnos en el Comité Federal del PSOE para evitar que los barones socialistas exigieran a Pedro Sánchez firmar una resolución que le impedía llegar a alianzas con los populistas (que tiene narices la cosa, cuando varios de estos señores gobiernan gracias a ellos).

Se olvidan también de lo que ya suponíamos, visto el giro a la derecha de las torretas de El País y la SER, pero que nos confirmó el propio afectado en Salvados: que la ametralladora del tanque puso contra las cuerdas a Pedro Sánchez para que renunciara a un gobierno con Podemos. Tal vez los votantes que aún quedan en el PSOE (los menos críticos) deberían ejercitar la memoria.

Y oye, ¿para qué cortarnos? Viajemos a agosto de 2011 e impidamos el oscuro y rápido acuerdo en la trastienda entre Zapatero y Rajoy para modificar el artículo 135 de la Constitución, que tanta factura le pasaría al PSOE en las elecciones generales, tres meses después.

O evitemos, en enero de ese mismo año, la enésima muestra de juego sucio made in PPSOE, la modificación de la Ley Electoral para instaurar el del voto rogado, que privó de su derecho al sufragio al 90 % de los emigrantes españoles, y veamos cómo hubiese cambiado el panorama electoral en las elecciones del 20D y 26J si toda esa gente a la que las políticas de PP y PSOE han obligado a marcharse, hubiera podido votar.

Sigamos retrocediendo. Para no recalentar el Delorean, esta vez nos valdremos de la máquina de H. G. Wells. Accionamos la palanca y nos lleva a mayo de 2010: esta sumisión del PSOE de Zapatero frente a la troika en forma de recortes, unido a los posteriores y citados «logros», llevó a los votantes a darle la espalda a su partido en favor del PP de Rajoy en las elecciones de noviembre de 2011, donde Rubalcaba se pegó un morrazo de escándalo del que ni él ni los suyos han llegado a recuperarse.

Por desgracia, entonces no había un Podemos al que culpar.

EL PODER DE LOS MEDIOS COMPRADOS CON DINERO PÚBLICO

Nunca en España un partido ha estado tan indefenso frente a la maquinaria mediática. Es verdad que el PSOE de Zapatero tuvo enfrente a un ejército potentísimo, pero ellos contaban para defenderse con las tanquetas de la SER y El País, lo que, si bien no igualaba la batalla, la compensaba un poco.

Desde 2014, en cambio, todos esos cañones han girado para apuntar al centro de la diana morada, que se encuentra asediada desde izquierda y derecha.

Y no sólo de los medios, también sufren el acoso de la policía política del Ministerio del Interior, la llamada «Policía Patriótica» (os sonará el falso informe PISA, Pablo Iglesias S. A.)  y han soportado reiteradas denuncias de grupos ultras, todas archivadas.

Me sigue sorprendiendo que todavía haya tanta gente que les vote. Porque todo esto funciona. Aún hay borregos que creen que Podemos se financió ilegalmente de Venezuela e Irán, a pesar de ser un invento de un informe falso desacreditado duramente por la Fiscalía como un burdo «conjunto desordenado de noticias». Luego están los que repiten el bulo a sabiendas de que lo es. No sé cuál de los dos grupos es peor.

En cualquier caso, como ninguno de los responsables de gastar dinero público en esto o de enviar policías de viaje a Venezuela para buscar pruebas inexistentes, son castigados por ello, pues leña al mono con coleta. 

Dejo que la enorme mole metálica, intacta, ajena a nuestra tímida pedrada, continúe su camino, arrollando todo a su paso, y cambio de metáfora para finalizar.

El juez le pregunta a un tipo al que han pillado robando, y que además es reincidente, qué tiene que decir en su defensa. Y este responde que la culpa es de su amigo Pablo, que no le dejó la pasta ocho meses antes.

Nos parecería ridículo, ¿verdad? Qué caradura la del tío este.

Tal es el poder de la prensa.

10 Comentarios

  1. Que. Gran razón tiene este artículo el PSOE no quiere a podemos porque sabe que le hace sombras y ls votantes se creen todas las artimañas que cuentan de podemos los de derechase porque tampoco quieren a Iglesias saben que sí. Sube se acaba el Pp

  2. Estupendo artículo que deja bién claro los trapicheos que hubo,pero sigo insistiendo que Pablo Iglesias no es el mejor dirigente para dirigir podemos

    • No las merece, al contrario, gracias a ti por escribir textos tan bien documentados y argumentados.

      Y sí, a ver si fuera posible conseguirlo algún día. Al menos a los suficientes.

  3. Por muchas rotativas de periódicos y televisiones que publiquen la vil estratagema de que Rajoy gobierna gracias a Podemos no cambia lo que la gente cree porque a mi juicio, siempre hay la misma cantidad de interesados y borregos que lo cree como la que no lo cree, pero estos sinvergüenzas deben creerse que cada día nacen mil lectores nuevos ajenos a la política para convencerles del embuste, excepto que cuenten con la asimilación de los recién nacidos, ja jaja ja. De todas formas Sánchez tiene la culpa de la treta porque le dijo a Évole la verdad y después echó la culpa a Podemos, con lo cual estamos viendo la poca honestidad que tiene y el mando nulo sobre los barones que le vendieron, por eso los está integrando ya en su dirección; solamente le falta a mi juicio, dar un puesto bueno a la baronesa andaluza para que Cebrián hable bien de él. Vaya engaño a sus militantes, es más fácil engañarles a ellos que a los barones, ja ja ja ja.

  4. Me ha encantado el articulo. Ha sido un viaje en el tiempo muy provechoso, lastima que en realidad no se pueda cambiar el pasado, pero solo de imaginarlo ya es bastante.
    Y no, Rajoy no es presidente porque Pablo votara no a Sanchez, definitivamente, es presidente porque el PSOE se abnstuvo.

Deja un comentario