El portacoz del Partido Popular, Rafael Hernando, aun teniendo el aspecto de un animal mamífero del orden de los primates, podría, sin embargo, no ser un hombre en el sentido más elegante de la palabra, según el equipo de antropólogos y biólogos que han estado siguiendo sus intervenciones públicas durante los dos últimos años.

El hecho de que el presidente Mariano Rajoy le haya nombrado portacoz en lugar de portavoz ha sido una de las pistas que han llamado la atención de los científicos y que sirvió para convencerles de la singular naturaleza de Hernando después de observar su parlamento de ayer en la moción de censura presentada por Podemos contra el Gobierno del Partido Popular. “No es una cucaracha porque carece de exoesqueleto y tampoco una babosa porque lleva corbata y reloj de pulsera. Pero ni siquiera podemos clasificarlo en el orden de los anélidos (gusanos) porque posee una buena mata de pelo”, aseguran los antropólogos.

El mierdecilla es una nueva categoría taxonómica que los especialistas se han visto obligados a crear para poder catalogar a las personas adultas de sexo masculino cuya oratoria es más propia de un coyote y que suele aprovechar la caída de la tarde para lamer la nuca de los registradores de la propiedad reconvertidos en presidentes del Gobierno. El mierdecilla, añaden los biólogos, también gusta de utilizar la frondosidad que le brinda el espectro radioeléctrico de las emisoras de radiotelevisión para despreciar a desvalidos familiares de víctimas del franquismo, sabiéndose a salvo de recibir una buena hostia en directo.

Al parecer, el mierdecilla no es exactamente un ser vivo en cuanto a su dimensión espiritual, pero tampoco llega a ser un mineral ni puede considerarse académicamente un vegetal, “pues estamos hablando de algo más parecido al insignificante excremento de la mosca negra o a la típica exudación que la bolsa doméstica de desperdicios orgánicos suele depositar en el fondo del cubo de la basura de nuestras casas”, han querido puntualizar desde la Asociación Nacional de Antropología Indignada.   

Más en Rokambol

11 Comentarios

  1. ¡Oh Sancta Simplicitas! Muestra de la eximia calidad intelectual del opinador Toni García. Contestar a la crítica dura del portavoz del PP, con insultos soeces. Lenguaje tabernario. Y muy en coherencia con la ideología del opinador que conoce perfectamente las etapas a seguir para acabar con los enemigos políticos: primero se los animaliza, se los desposeen de la calidad de ser humano, se los convierte en un engendro despreciable para, en la segunda fase, pasar a la eliminación física del enemigo político. Stalin redivivo.

  2. Llamar “crítica dura” a la verborrea simplista y ofensiva de ese energúmeno con aspecto de psicópata, y muy semejante a una hiena con hambre, a pesar de lo que digan los antropólogos del artículo, es como tomar por tonto a un superdotado. La eliminación física seria un beneficio para la humanidad, parásitos así no deberían existir.

  3. Brutal. Salvaje. Manifestación cabal del espíritu que anima a estos “progresistas”. Demostración rápida y nítida de lo que conjeturaba. El programa “político” de estos “progresistas” es la liquidación física de los adversarios políticos. Su modelo de país es la Camboya de Pol Pot.

Deja un comentario