Ana Cuevas | Diario del Aire | 16/06/2017

Si les contara que he visitado un restaurante en Alemania donde el plato estrella del menú se llamaba: “Esencia de judío ahumado a la cámara de gas”, ustedes me dirían que he perdido el juicio. Que miento como una posesa puesto que tal burrada no sería consentida ni de coña en el país teutón. Pues dirían bien. Los alemanes desprecian ese sentido del humor chusco, casposo y ofensivo. Incluso lo consideran un delito. Pero en Carpetovetonia, cuna del esperpento, la percepción del “humor” toma dimensiones delirantes y se tiene más manga ancha. Eso sí, dependiendo de donde venga el chascarrillo claro. Resulta que en España existen bares y restaurantes manifiestamente franquistas que hacen ostentación de toda la parafernalia de ideología fascista con premeditación, alevosía y diurnidad.

Tenemos el ejemplo de un bar de Ávila, Casa Eladio (rincón nacional), donde puedes gozar de unos “huevos rotos fusilados” , unos “chorizos rojos” o unas “chuletillas del Valle” rodeado de fotos de Franco, pollos anti-constitucionales y toda clase de símbolos destinados a hacer apología de la dictadura. La Disneylandia del prototipo medio del facha recalcitrante patrio. Por cierto, muy visitado por algunos policías y políticos. Será que enseñan a romper bien los huevos y se ha corrido la voz.

Pero no crean que es el único garito donde los nostálgicos de  “aquella etapa de maravillosa placidez”, como definió Mayor Oreja a la dictadura franquista, pueden reunirse para rememorar sus mierdas. Tengo entendido que hay algunos que celebran el cierre de su negocio cada día cantando el cara al sol junto a su emocionada parroquia. Una preciosidad.

Y a mí me da por pensar, vicio que tengo, que esto de los “huevos rotos” es una metáfora del país. Al menos, de una gran parte de la ciudadanía. Porque el fascismo y su alargada sombra no solo rompió la madre de la democracia. Dejó una impronta de miedo, de chulería amagante que prevalece hoy en día facilitando que sus herederos ideológicos, y en muchos casos genéticos, sigan siendo los putos amos del cotarro. Y eso solo pasa cuando, previamente, te han roto “los huevos” que hacen falta para sacar a esta escoria del escenario nacional.

Huevos rotos hemos visto estos dos días de moción de censura como para hacer una tonelada de tortillas. Tortillas mucho y muy españolas, por supuesto. El caso es que, kamikaze o no, la moción de censura contra Mariano-Babá y su innumerable banda de ladrones tenía toda la coherencia en un estado democrático. El problema es que procedía de Podemos. Satán hubiera tenido más apoyos. Y no me extraña. Escuché el otro día a un tertuliano, presunto periodista, que afirmó preferir que le roben los del PP a que le maten los de Podemos. ¡Toma castaña! ¿Cómo habrá averiguado que Echenique se pone un pasamontañas por la noche y va acuchillando indiscriminadamente a todo el que se cruza por delante de su chisme mecánico?

La ignorancia es atrevida pero sobre todo es peligrosa. Más cuando se lanza desde los medios de desinformación habituales con el único objetivo de seguir rompiendo los huevos de la gente.

El Partido Popular se comportó con la indignidad que le caracteriza. Pese al “fusilamiento” de casos de corrupción que les cayó encima con la intervención de Irene Montero, aguantaron con impertérrita chulería la descarga mientras leían un libro o consultaban sus móviles entre risitas y chanzas.

No quiero entrar a valorar algunas intervenciones populares, como la de Rafael Hernando, por puro hastío y náusea. Me quedo con las del ufano presidente. El mismo que nos deleitó con otras célebres citas que pasarán a los anales del absurdo como: “Es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde”. “Los españoles son muy españoles y mucho españoles” o “ETA es una gran nación”.

Mariano Rajoy en la  moción de censura replicando a Pablo Iglesias: “Cuanto peor, mejor para todos. Y cuanto peor para todos, mejor. Mejor para mí el suyo. Beneficio político”
Un discurso tan incongruente como incongruente es la permanencia de este partido, o banda organizada, en el gobierno. Pero ahí siguen, en cabeza en intención de voto. Eso explica el plato gourmet de Casa Eladio. Solo puede servirse en un país que también tiene rotos los huevos y fusilada la esperanza. Mi querida España.

2 Comentarios

  1. Se nos olvida con frecuencia que en España no se derrotó al fascismo. La dictadura franquista duró cuarenta años y exterminó mediante el exilio y la muerte cualquier disidencia, El´clima de miedo que instauró hizo que solo los hijos de los partidarios del régimen pudieran prosperar y controlar las instituciones sociales. Por eso se permite este tipo de cosas y por eso se sienten inmunes y poderosos. Menos mal que ya ha surgido gente joven, que ha nacido en democracia y que no tienen miedo.
    La apología del fascismo tiene los días contados.

  2. Disiento. Solo han estado agazapados durante unos años, han seguido con sus negocios y sus camarillas y en cuanto han podido han vuelto a asaltar a un país adormecido que se creía europeo.
    Nunca han dejado de estar aquí porque ganaron la guerra y porque nosotros permitimos el olvido.
    Ahora veremos qué pasa, porque en este país solo se actúa ante los tribunales.

Deja un comentario