Pues eso, que no se puede explicar mejor de forma tan breve. Sobran las entradillas y los comentarios. Lo único sería señalar el vergonzoso silencio de los medios ante el mayor fraude y expolio de la historia de este país. Como si de verdad no hubiera pasado nada.

Es mejor no acabar tirándose de los pelos. Pero que nunca nos silencien ni nos tomen por imbéciles. Nos han robado una cantidad ingente de dinero que podría haberse utilizado para cualquier otro fin mucho más decente, y todavía hay alienados que seguirán votando a los ladrones (hay que recordar que no votamos a los banqueros, y que por tanto la responsabilidad última es del que consiente y favorece este tipo de prácticas mafiosas).

Deja un comentario