Redacción/Rokambol/24.06.17

Hasta setecientos kilogramos de caspa podría haber acumulado Albert Rivera en ambas fosas nasales durante todo el tiempo que lleva gobernando el Partido Popular, según los observadores. Lo que en un principio parecían copos de ideas nuevas adornando la punta de su apéndice nasal han resultado ser simples partículas seborreicas del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

La manera en que toda esa caspa ha ido a parar a la nariz del líder de Ciudadanos todavía no se conoce con exactitud pero se cree que se podrían haber utilizado palas quitanieves, ácido cínico y una astucia formidable. La complicidad de al menos una de las dos mejillas de su cara, ambas de una dureza extraordinaria, estaría también detrás de ese pintoresco trasvase. “Estamos convencidos de que alguien muy cercano a su nariz tenía que estar al tanto de todo ese trajín”, aseguran desde la Federación Española de Caspa Natural.

Desde Ciudadanos niegan absolutamente la presencia de partículas de Rajoy en el cuerpo de Rivera y achacan el fenómeno a la “cristalización de las fabulosas propuestas de su líder cuando entran en contacto con el aire impuro de España”, según palabras del capellán castrense de la formación neoliberal y de las JONS.   Más en Rokambol

Deja un comentario