Telesur | 23 junio 2017

En Níger, Camerún y Chad se llevaron medicamentos esenciales y barras de jabón en bodegas cercanas a los campamentos de desplazados internos en caso de un brote de cólera.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por su sigla en inglés), programa de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), advirtió este viernes que más de 5,6 millones de niños corren un gran riesgo de contraer enfermedades transmitidas a través del agua, como cólera e infecciones diarreicas, al comenzar la temporada de lluvias en las zonas afectadas por conflictos de los países de alrededor del lago Chad.

El riesgo de brotes de enfermedades en Camerún, Chad, Níger y Nigeria coincide con la creciente inseguridad regional y con mayores desplazamientos de población sobre todo en el noreste de Nigeria. Se espera que las carreteras inundadas y lodosas “limiten severamente el acceso humanitario a zonas remotas durante varias semanas”, expresó el director de Programas de Emergencia de Unicef, Manuel Fontaine.

Por su parte, la directora regional de África Occidental y Central de Unicef, Marie Pierre, indicó: “El agua contaminada, el saneamiento inadecuado y las pobres condiciones higiénicas favorecen la aparición de enfermedades como el cólera y la hepatitis E”.

Fontaine explicó que en la región del lago Chad, Unicef y sus socios están trabajando con las comunidades de más alto riesgo de cólera para enseñar a las familias los efectos de la enfermedad y medidas prácticas para ayudar a evitar la infección.

“A pesar de la falta de fondos, este año Unicef tiene planeado proporcionar a 2,7 millones de personas un suministro básico de agua para sobrevivir”, manifestó Fontaine.

La respuesta de agua, saneamiento e higiene en la cuenca del lago Chad ha recibido menos del 20 por ciento de los 80 millones de dólares necesarios para cubrir necesidades urgentes en el 2017.

Deja un comentario