Alba Mareca | La Marea | 27 Junio 2017

MADRID // El cambio climático, el aumento del tráfico o el rechazo por parte de las administraciones públicas a las energías renovables. Estas son algunas de las problemáticas que Ecologistas en Acción señala como principales causas “de un problema que afecta a la salud de la ciudadanía, pero también a los cultivos, bosques y espacios naturales”. Se trata de la calidad del aire. La organización ecologista ha presentado este martes su informe estatal sobre esta cuestión, donde señala que cerca de 44 millones de personas (el 94% de la población) respiró aire contaminado durante 2016 en España, según los baremos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La situación, algo mejor que la que evidenció el mismo informe en 2015, sigue, sin embargo, siendo “mala”, en palabras de la propia organización. El estudio analiza los datos recogidos en 700 estaciones oficiales de medición instaladas por todo el país. Así, concluye que el 90% del territorio estuvo expuesto a unos niveles de contaminación dañinos para el ecosistema.

Las zonas más afectadas son las áreas urbanas, sobre todo Madrid, el Área Metropolitana de Barcelona, Bilbao, Valencia y Granada, donde la principal fuente de contaminación es el tráfico rodado. Todas ellas superaron el límite legal en 2016. En las áreas cercanas a las centrales termoeléctricas de carbón, son estos combustibles fósiles los que generan la polución. Pero el mayor contaminante es, según Ecologistas en Acción, el ozono troposférico, que aumenta con el incremento de las temperaturas medias así como con las situaciones meteorológicas extremas. Según la ONG, los datos sobre calidad del aire durante la ola de calor de esta primavera sugieren que subirán los niveles de contaminación durante este año.

Según cifras de la Agencia Europea de Medio Ambiente, cada año se registran más de 24.000 muertes prematuras en España por afecciones derivadas del aire contaminado. Además, los gastos sanitarios derivados de la contaminación atmosférica representan al menos 50.000 millones de dólares al año, un 3,5% del PIB, según el Banco Mundial. Y esto sin considerar el coste de los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas naturales.

A pesar de ello, desde Ecologistas en Acción denuncian que “la información a la ciudadanía por parte de las administraciones públicas no es ni adecuada ni ajustada a la gravedad del problema”. “Los Planes de Mejora de la Calidad del Aire y los Planes de Acción a corto plazo para reducir la contaminación son obligatorios según la legislación vigente, pero, en muchos casos no existen y en otros son inefectivos por falta de voluntad política”, añaden.

El Plan Aire del Gobierno expiró en 2016, “sin que se haya elaborado su correspondiente sustituto”, lamenta la ONG. La disminución del tráfico motorizado, la reducción de la necesidad de movilidad y la potenciación del transporte público son las medidas necesarias para la mejora de la calidad del aire, apuntan los ecologistas. Y recuerdan la necesidad de adoptar las mejores técnicas industriales disponibles y la reducción drástica de la generación eléctrica por centrales térmicas, en particular las que utilizan carbón.

Deja un comentario