Redacción/Rokambol/29.06.17

Estupefacción, desazón, amargura y decepción fueron ayer las dramáticas emociones que pudieron contemplarse perfectamente en los rostros no solo de los trescientos cincuenta diputados del Parlamento sino en las reacciones de los numerosos invitados que acudieron a la conmemoración del cuarenta aniversario de las primeras elecciones generales de 1977. “Por el amor de Dios, majestad, cállese”, “Hostia por favor, ¿qué dice ese hombre?” o “Ahora entiendo por qué no podía votar” fueron algunas de las desgarradoras expresiones que pudieron escucharse en el hemiciclo y que llegaron a provocar no pocas lágrimas, vómitos e incluso desmayos y diarreas entre la mayoría de los asistentes al acto.

El causante de tamaña conmoción no fue sino el mismísimo rey de España, Felipe VI quien, posiblemente influenciado por algún tipo de droga natural, decidió revelar a los presentes la absoluta ausencia de procesos democráticos que tuvo lugar en España durante cuarenta años consecutivos. A ese estado de cosas lo calificó con el término “dictadura”, provocando, además, que la reina Letizia adelgazara otros siete kilos en ese preciso instante y que Mariano Rajoy olvidase otras cinco normas sintácticas para la construcción de asertos.

Los 137 diputados del Partido Popular y los 32 de Ciudadanos han declarado que respetan la información proporcionada ayer por el Rey aunque también han advertido de su derecho a dudar sobre la exactitud de esa revelación.   Más en Rokambol

2 Comentarios

  1. ¡¡Hostias, colega, menuda revelación!!
    Al preguntar a Rajoy, “¿Cree que SM sufre alucinaciones, debido al incremento del precio de la energía eólica y del gazpacho andaluz?
    La trotona de Pontevedra, respondió: “Cuanto peor mejor para todos, mejor para mí, para usted, beneficio político y la jota aragonesa con el plato y la taza, porque un plato es un plato y una taza es una taza del alcalde mejor para el pueblo del alcalde con máquinas que nos permitan fabricar otras máquinas, porque lo que no hará nunca una máquina es fabricar otras máquinas que fabrique máquinas, porque somos sentimientos y tenemos seres humanos… y el alcalde para todos que mejor cuanto peor mejor para todos, para mí, para usted.. … …”
    CONTINUARÁ…

  2. II PARTE, Y CONCLUSIÓN.

    Llegado a este punto, y desatado su verbo fluido y sin par, se produce un bloqueo con bucle repetitivo, a modo de música minimalista.
    Cosa que parece no importar a los “periodistas” presentes que, forte y al unísono, proclaman: “Palabra de Dios”. “Te lamemos, Señor” “Perdónanos por nuestra infinita ignorancia” “¡Te lamemos, señor!” “Te chupamos, Señor” “Te alabamos, señor” “Te lamemos, Señor” “Somos tus ciervos, corderos y ganado, señor” “Te lamemos, señor” “Te bendecimos, señor” “Te lamemos, señor”

Deja un comentario