Carlos Ribagorda | bez | 

Los “pececitos” de la amnistía fiscal de 2012, los casi 5.000 morosos que deben a las arcas públicas más de un millón, la larga lista de corruptos y el dinero público que han desviado, los fondos que pierde Hacienda por la economía sumergida -de las más altas de Europa-… La cifra total de dinero perdido se acerca a los 100.000 millones, casi un 10% del PIB español. Mientras, toda la oposición -salvo el PNV- reprobó ayer al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, segundo del Gobierno.

Toda la oposición señaló ayer en el Congreso a Montoro, al convertirle en el segundo ministro del Gobierno de Mariano Rajoy reprobado en las Cortes en menos de un año. Salvo el PNV, que se abstuvo, los partidos castigaron al ministro de Hacienda por la amnistía fiscal de 2012, o regularización extraordinaria como defiende el PP, que el Tribunal Constitucional declaró ilegal en una reciente sentencia -por aprobarla en un real decreto-.

Según datos aportados por el propio ministro, la amnistía fiscal o regularización extraordinaria sirvió para aflorar 40.000 millones de euros que unos 30.000 españoles tenían fuera de España. Dinero que no estaba en las arcas públicas, que no pagaban impuestos y que no contribuían a pagar pensiones, sanidad o educación.

El Gobierno esperaba obtener con la amnistía 2.500 millones, pero finalmente solo recaudó 1.200 millones y la media de la tributación por ese dinero fue del 3%. Por lo tanto, primeros 40.000 millones perdidos, que deberían haber contribuido a evitar recortes, aflorados solo cuando a esos 30.000 ricos, “pececitos” les llamó el ministro, les garantizaron un impuesto mínimo para meterlos “en los ordenadores de la Agencia Tributaria”, como señaló Montoro en el Congreso la semana pasada.

Lista de morosos

A esos 40.000 millones que no estaban donde deberían estar hay que añadir los 15.400 millones de euros que acumulan los morosos con Hacienda. La lista de deudores con Hacienda, que el Gobierno hizo pública el viernes pasado, incluye a 4.549 personas físicas y jurídicas que deben al fisco como mínimo un millón de euros.

Una buena parte de los 15.400 millones de euros que acumulan de deuda los morosos con Hacienda no se podrá recuperar nunca, según Gestha

Se trata de la tercera vez que Hacienda publica esta lista. La primera vez fue con datos a diciembre de 2015 y la última, a diciembre de 2016. En un año, han salido de la lista 996 nombres pero han aparecido otros nuevos, por lo que el balance final es que incluye a 306 nombres menos que suman solo 300 millones menos.

En esa lista hay nombres que incluso han aumentado su deuda, como la conocida Desguaces La Torre, la empresa de la familia de la actual ministra de Sanidad o Reyal Urbis; otros que la mantienen, como Mario Conde, Gabi Milito, Lorenzo Sanz o Antonio Navalón. Otros, felizmente, la están reduciendo, como el juez Luis Pascual Estevill o los empresarios Vittorio & Lucchino.

Pero lo más preocupante es que va a ser muy difícil que Hacienda pueda recuperar todo el dinero de algunos deudores. Cuando se hizo pública la segunda lista, el sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha) calcularon que más de 8.000 millones no se iban a poder recuperar nunca. En cualquier caso, a diciembre de 2016, el dinero que debería estar en las arcas públicas y que no está es de 15.400 millones. Ya van 55.400 millones.

Corrupción

¿Y los corruptos? Como ya publicó este diario, el austriaco Friedrich Schneider, profesor de economía de la Universidad Johannes Kepler de Linz e investigador del Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW), se aventuró a finales de 2012 a hacer un cálculo del impacto de la corrupción sobre el Producto Interior Bruto (PIB) de 38 países integrados en la CEOE. Su conclusión es que España vería disminuir su riqueza en un 1% por el dinero defraudado, un porcentaje que se tradujo entonces en unos 10.500 millones de euros.

Un reciente informe del Colegio de Economistas cifra en 26.000 millones las pérdidas para las arcas públicas de la economía sumergida

Bez.es hizo un cálculo del dinero que sumaban los casos de corrupción que se estaban juzgando en España. El trabajo arrojó una cifra de 7.867 millones, según las acusaciones de los fiscales y las fuerzas de seguridad del Estado. Una cifra ya corta, teniendo en cuenta que se han conocido nuevos casos como Lezo o Navalcarnero. Este dinero tampoco ha sido recuperado y no podrá ser utilizado para financiar los servicios. Atendiendo al profesor austriaco, ya van 66.000 millones.

Y, por último, la economía sumergida, el fraude. Según un reciente informe presentado a mediados de junio del Colegio de Economistas, la economía en B en España alcanza los 168.000 millones de euros, un 16% del PIB, de los que las arcas públicas dejan de ingresar 26.000 millones, según la misma fuente. El Colegio de Economistas es más conservador en sus cifras que la Unión Europea o que Gestha.

“Pececitos”, morosos, corruptos y economía sumergida restan por tanto al conjunto del país de casi 100.000 millones de euros, más del 9% del PIB. El déficit del país en 2016 fue del 4,3%, algo más de 42.000 millones.

1 Comentario

Deja un comentario