Redacción/Rokambol/30.06.17

“Yo veo barcelonés hasta dentro de sopa, coño”, ha declarado Hans Petersen, presidente de la Asociación Internacional de Turistas Compulsivos, para resumir el extremo estado de ansiedad y agobio que vienen soportando desde hace más de diez años los turistas que visitan la ciudad de Barcelona .

La falta de intimidad a la hora de tomar una buena instantánea de un monumento o la masiva afluencia de barceloneses a las terrazas y bares de la ciudad condal son dos de los aspectos que más “encabronan” a los turistas. Según Petersen, en el 85 % de las fotografías que toman, siempre tienen al fondo un “puto barcelonés” caminando tranquilamente por la calle, y es muy raro, añade, que puedan sentarse a tomar una cerveza en un bar sin que haya al menos una mesa pequeña con dos catalanes tomando lo mismo que ellos, hablando de lo que les viene en gana y riendo sin ningún rubor.   

Muchos vecinos, sigue denunciando la Asociación de Turistas Compulsivos, también se cuelan en los mismos pasos de cebra que ellos, entorpeciendo notablemente la fluidez del cruce, ocupan plazas en los bancos de los paseos o se quedan parados en mitad de la acera, “como si estuvieran imbéciles”.

“Tú pegas patada en piedra y sale barcelonés debajo, yo he visto”, bromea Petersen para comentar la obsesión de los habitantes de Barcelona por meterse en los sitios más insospechados. En ese sentido, la mayoría de turistas coinciden en señalar lo desagradable que supone dejar el coche alquilado en la quinta planta subterránea de un parking y no poder ir al baño porque hay un barcelonés meando precisamente en ese piso. “Ganas yo de meter cabeza en wáter, juro”, se lamentaba ayer un turista neozelandés con problemas de próstata.

La construcción de un “carril vecinos”, para que los barceloneses caminen por esa franja de acera sin estorbar a los viajeros, o la idea de que solo deambulen por el suburbano durante el día y salgan al exterior durante la noche son algunas de las propuestas que los tours operadores han presentado al Ayuntamiento de Barcelona aunque, puntualiza su portavoz, “lo más sencillo y barato para todos es que los barceloneses se queden en el salón comedor de su casa viendo una buena película”.   Más en Rokambol

3 Comentarios

  1. Lo que faltaba….los que son una plaga son los guiris que no respetan nada y son unos guarros.yo vivo en Donosti y estoy harta de tanto extranjero.o sé que los barceloneses les molestan en su propia ciudad?es intolerable.que su vayan todos los guiris a tomar por saco.😠😠😠

  2. “Pijos, macho, es que es intolerable lo de estos barceloneses, collons”. Fue lo que exclamó la Presidenta de la Asociación Polaca de Turistas Obsesivos, la ciudadana Agnieszka Hastaloskollonwski.
    Y tienen razón, Isabel, no pueden pasear por la calle sin tropezarse con un puto barcelonés.

Deja un comentario