CX36 | Tercera Información | 04/07/2017

“A nivel de la política interna en Uruguay no hay ninguna duda de que el Frente Amplio está avanzando a paso rápido rumbo a la derecha” y “podemos decir que esta dinámica -en la que cada vez más se va abandonando las posiciones de bienestar social, la política de economía estatal, abrazando el capital privado y cada vez más el capital extranjero- es su trayectoria. Y el Transpacífico para los frenteamplistas ahora es otro paso para ser un país globalizado. Ahora, no importa tanto que los Estados Unidos estén o no presente como asociado, pero el hecho de que Uruguay esté preparado para abrir la economía, desnacionalizar a economía, limitar el papel de los gastos sociales; todo eso forma parte de la política global del imperialismo multifacético”, dijo el sociólogo norteamericano, profesor James Petras en su espacio semanal de análisis de la realidad mundial por CX36 (*). Además, habló –entre otros temas- de la situación en Siria, de las amenazas del gobierno de Trump contra China; se detuvo en la millonaria multa que impuso Europa a Google y se refirió a la desaparición del progresismo en los Estados Unidos. Transcribimos este análisis que Usted puede volver a escuchar aquí:

Efraín Chury Iribarne: James Petras, bienvenido a los micrófonos de Radio Centenario en Montevideo, Uruguay. ¿Cómo estás?

James Petras: Estamos bien, Chury. En vísperas de un nuevo aniversario de la independencia de los estados Unidos de la colonia de Inglaterra. Y la lección que sacan de eso es cómo volver a ser imperial y renunciar a la independencia.

EChI: ¿Cómo se vive esta fecha allí?

JP: Podemos decir que en todos los medios se están anunciando actividades por el Día de la Independencia, pero con poca respuesta popular. Algunos sectores como los ex veteranos de guerra podrían marchar, algunas escuelas -Primarias o Secundarias-  podrán recibir algún mensaje…

Pero en realidad hay poco entusiasmo, poco interés. Incluso el hecho de que la independencia no tiene ningún impacto sobre el empleo, los patrones dicen que los trabajadores con interés en la independencia pueden esperar el fin del ‘día del trabajo’.

EChI: Te planteo dos temas que surgen de distintas informaciones. Una Alemania preocupada por los posibles sabotajes y una Italia que pide auxilio a la Unión Europea por el tema de los inmigrantes.

JP: En este momento, las páginas financieras tienen poco que ver con los inmigrantes, pero si mucho que ver con el conflicto entre los grandes poderes de la informática –particularmente Google- y el monopolio que tiene sobre los medios en Europa.

La Unión Europea ha multado a Google por más de mil millones de dólares, porque dice que Google está usando su instrumento para favorecer –con los avisos- los productos de Estados Unidos, perjudicando a los europeos.

Entonces, Alemania ha adoptado una posición antimonopolio, en el sentido de que quieren fortalecer la oligarquía alemana, inglesa y francesa. Y a raíz de eso, el (presidente de Francia) señor Emanuel Macron ha tomado partido con Alemania.

El tema de los inmigrantes es un problema para los italianos, porque bajo el régimen del Partido Demócrata, (del primer Ministro Matteo) Renzi, Italia ha absorbido la gran mayoría de los inmigrantes y Alemania no quiere más inmigrantes, no quieren terminar la guerra que provoca los inmigrantes. Entonces Italia ha decidido, en vez de luchar contra la guerra o por lo menos presionar a Alemania, decidieron que no van a permitir que los barcos salven la vida de los inmigrantes en el mar.En el mejor de los casos van a devolverlos a África. Pero eso significa que Italia, por la falta de apoyo alemán, podría provocar más muertes en el mar porque ya no prestan apoyo a los que están tratando de escapar de las guerras europeas en África.

EChI: Todo parece indicar que Siria está levantándose y recuperando autonomía y fuerza.

JP: Es relativo.

Podemos decir que Siria, con el respaldo de Rusia, Irán y El Líbano, ha avanzado mucho contra los terroristas y mercenarios que los derechistas llaman rebeldes. Es cierto que han derrotado a muchos de los mercenarios. Pero, con el despliegue de los terroristas de ISIS ha aumentado la presencia norteamericana, los kurdos conquistaron en Raqqa en el norte y por el sur, Israel está bombardeando Siria.

Entonces, los avances de Siria contra los terroristas, resultaron en que los terroristas estadounidenses, apoyando a los kurdos e israelíes, han entrado a la guerra tratando de limitar los avances sirios.

Entonces, si ganan en un lado, están enfrentando a enemigos poderosos por el otro.

EChI: El canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa –con el apoyo de todo el gobierno- insiste en integrar el Transpacífico. ¿Qué es hoy el Transpacífico tras la salida de Estados Unidos?

JP: Primero, podemos decir que a nivel de la política interna en Uruguay, no hay ninguna duda de que el Frente Amplio está avanzando a paso rápido rumbo a la derecha. Empezó por el centro izquierda, marchó por el centro derecha y ahora abrazan la política de la derecha dura. Y podemos decir que esta dinámica en la que cada vez más se van abandonando las posiciones de bienestar social, la política de economía estatal, abrazando el capital privado y cada vez más el capital extranjero; es su trayectoria.

Y el Transpacífico para los frenteamplistas ahora es otro paso en ser un país globalizado. Ahora, no importa tanto que los Estados Unidos estén o no presente como asociado, pero el hecho de que Uruguay esté preparado para abrir la economía, desnacionalizar a economía, limitar el papel de los gastos sociales; todo eso forma parte de la política global del imperialismo multifacético.

Podríamos decir que los banqueros de Washington  van a aprovechar la apertura, sean afiliados o no del Transpacífico. Y lo mismo con los otros países asiáticos, van a firmar un acuerdo con Uruguay porque Uruguay va a quedar como un exportador de materias primas, y servirá como trampolín para aumentar su presencia en América Latina.

Con o sin Estados Unidos, tiene presente a Uruguay con esta agenda de capital extranjero facilitado por la política de la ex izquierda reconvertida en la nueva derecha.

EChI: Parece que en Chile se viene Sebastián Piñera a un segundo mandato, ¿difiere de lo que hay hoy en el gobierno chileno?

JP: Marginalmente hay una derechización.

Primero, el gobierno de centro izquierda de Michel Bachelet, ha mantenido todos los lazos con los grandes capitales, las desigualdades en Chile no han cambiado. Es el país con la segunda peor desigualdad.

Siguen bloqueando a los estudiantes respecto al cambio universitario, siguen con la estructura de las grandes multinacionales, siguen con el apoyo a la intervención imperial en Venezuela.

Entonces, con estos antecedentes, hay grandes sectores de la clase media que se preguntan por qué votar por el de segunda clase cuando pensamos votar políticas conservadoras, por qué no ir con el jefe de la derecha, el multimillonario.

La política de Bachelet ha perdido apoyo popular sin ganar el apoyo de las clases acomodadas, se cae entre las dos sillas. En esta oportunidad Piñera tiene una oportunidad de volver al poder y lo hará –es lo más probable- en las próximas elecciones.

EChI: ¿Por qué hay quienes afirman que el tiempo corre a favor de Lula?

JP: No se si corre a favor, pero la corriente avanza contra Michel Temer.

Temer está temblando y los sectores capitalistas están divididos sobre cómo aprovechar el momento para reemplazarlo, hacer un recambio en el gobierno.

Ahora, no está garantizado que Temer caiga porque el Congreso necesita votar para llevarlo a juicio y muchos de los congresistas tiene miedo de que si echan a Temer ellos también pueden caer e ir a la cárcel.

Entonces, es una relación mutua entre Temer y los congresistas a ver quién puede evitar la cárcel.

Más allá de eso, las encuestas en Brasil muestran a Lula como favorito, pero el partido de Lula también tiene muchos corruptos algunos ya encarcelados, como el principal tesorero de Lula (el ex ministro de Hacienda, Antonio) Palocci que está pasando un largo  tiempo en la cárcel.

Entonces, dos cosas pueden pasar: primero, que Lula no tiene oportunidad de presentarse como candidato porque enfrenta la posibilidad de ir a juicio y de ser condenado, ir a la cárcel. Segundo, si el Congreso decide no echar a Temer, no hay elecciones.

Entonces, mucho depende la lucha afuera del Congreso y mucho depende de si Lula puede evitar la cárcel, para ver si puede volver al poder.

EChI: Como siempre los minutos finales son para que nos comentes otros temas de tu agenda.

JP: Hay varias cosas.

Primero, que Washington con Donald Trump a la cabeza, está aumentando las amenazas contra China. Han enviado barcos de guerra a las costas chinas, enfrentando aviones y barcos de guerra chinos, por las intervenciones en territorio chino.

Y eso es un aumento en las tensiones, que podrían tener muchas repercusiones. No digo necesariamente militares, pero sí económicas.

China puede tomar medidas en represalia, cortando las compras de Bonos norteamericanos que superan los tres trillones de dólares. Eso podría tener un gran efecto sobre Washington y la economía mundial.

Por otro lado, en relación con eso, hay una tercera reunión entre (el presidente ruso, Vladimir) Putin y el presidente chino, Xi Jinping, donde van a firmar un tercer acuerdo por diez mil millones de dólares en contratos, entre ambos países.

Más presión de Washington más acercamiento y alianza entre China y Rusia.

Por último quiero anotar que el progresismo aquí en Estados Unidos, ha tomado un camino hacia la derecha dura. El progresismo en Estados Unidos, siempre fue un defensor de los derechos civiles, la libertad de expresión y las posibilidades de avanzar sobre una agenda de bienestar social.

Pero ahora, en el último tiempo, han adoptado posiciones cada vez más cercanas a la posición de los presidentes demócratas como Bill Clinton, Barck Obama, etc. En ese sentido, han adoptado las políticas guerreristas, critican a Trump pero por las razones equivocadas; hay mucho para criticar a Trump pero no acusarlo de ser débil frente a Rusia o China, acusarlo de no tomar medidas con suficiente fuerza en Siria.

Es decir, los progresistas ahora son los macarthistas del pasado; son los más militaristas en la actualidad. Hemos perdido, en otras palabras, lo que quedaba del progresismo en los Estados Unidos y no hay una representación progresistas en el Congreso.

EChI: Muy bien Petras, muchas gracias por todo. Hasta el lunes.

JP: Muchas gracias, un saludo a los oyentes.

(*) El sociólogo estadounidense, profesor James Petras, analiza semanalmente la realidad internacional en exclusiva en español por CX36 Radio Centenario. Usted puede escuchar este análisis en vivo, los lunes 11:30 horas (local) por el 1250 AM del Dial uruguayo y por www.radio36.com.uy ya que la emisora transmite las 24 horas

Deja un comentario