Parece que cuando empieza a cundir de nuevo la desafección un automatismo poco trabajado reactiva el espectáculo de antagonismos y victimarios. Pero todo espectáculo acaba aburriendo, y el de las tonterías va tocando a su fin.

De todas formas con tan poca imaginación no van a poder agotar ni el periodo de vida útil de la pantomima. ¿De verdad no se les ha ocurrido algo un poco más novedoso que Venezuela y ETA para dinamizar la decadente situación? Y más llamativo resulta que como recurso de urgencia se utilice a un Rajoy que, pese a todo, hasta ahora había sido reservado un puntito por encima de estas niñerías como para tener que acabar invocando a la bicha por su boca, que para eso tienen a Hernando. Tampoco parece que montar el pollo con lo de la pancarta, o el otro montaje de Europa Press con el corta-pega de las risas diga demasiado de los creativos del sistema.

Dejaos ya de historias, que ni el acoso ni la victimización indignan ya a estas alturas. Hechos son amores y no vuestras cutres distracciones que todo el mundo sabe desmontar: Gallardón no puso pancarta en el décimo aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco, lo de Venezuela ha sido siete veces rechazado por los tribunales, y lo de Europa Press resulta de aficionado comparado hasta con las cutrerías que ha llegado a producir Atresmedia ¿o hay que recordar, por ejemplo, lo de la “exclusiva” del aeropuerto? Venga, que el cupo de majaderías ya está completo.

Hasta el más ingenuo acaba preguntándose adónde nos lleva todo esto, en qué influye semejante maremágnum de dimes y diretes en su vida… en qué la mejora. Y cuando llega a la conclusión de que mientras se pierde el tiempo con idioteces se deja de atender a lo práctico, acaba por aburrirse. Y más cuando comprueba que no existe otro tipo de realidad política que la de las idioteces y el espectáculo.

¿Dónde están los hechos?, ¿dónde las iniciativas factibles?, ¿dónde la llamada a la acción con algún fin rupturista y no menesteroso?, ¿dónde la contestación útil? A mí, y creo que no soy el único, este circo ya me deja indiferente en todos los sentidos. Todo para el que lo quiera, que al final serán únicamente cuatro despistados y todos aquellos que se benefician de él.

3 Comentarios

  1. Pues sí. Efectivamente ya resultan cansinos con las imbecilidades por uno u otro motivo con tal de atraer la atención de la audiencia, pero responden al objetivo acostumbrado: generar (o eso creen, pobres ilusos) interés partidista y cubrir el expediente informativo, al tiempo que ocultan noticias que sí son importantes para los ciudadanos. Hasta que todos hagamos un boicot ante estas noticias.
    Dicho lo cual, y aprovechando la ocasión, la mayoría tenemos asumido que los partidos ERC y BILDU son completamente legales y modélicos en sus cuentas, de cuyos ejemplos debería aprender el bipartidismo corrupto, sin olvidar a CIU, por supuesto.

  2. Son unos payasos todos q solamente saben tumbarse a la bartola, roncar, ver el móvil y descojonarse d la risa con las bromas que se hacen.

  3. Están consiguiendo que la mayoría de la gente, del personal, de los que aún tenían algún interés por la política y los políticos, de los que les afecta lo mal que lo están pasando muchos, de los que ven interrumpido su futuro familiar y profesional en fin, de mucha gente, se empiecen a aburrir, que no vean un futuro limpio, que no vean unos líderes que nos puedan guiar en resumen, quieren que nos aburramos y, lo que es peor, lo están consiguiendo.
    No tenemos futuro!! Ellos ganan (por desgracia). Es lo que quieren, ganar.

Deja un comentario