Redacción/Rokambol/24.07.17

Hasta treinta y dos veces fueron formateadas las cenizas de Miguel Blesa antes de ser enterradas en el cementerio de Linares, el pueblo natal del banquero fallecido, además de pasar previamente por un proceso de liofilización, deconstrucción y bombardeo con neutrones de uso militar. Al parecer, la operación de formateo contó con la misma celeridad y eficacia con que se realizó la autopsia exprés del fallecido, pues fue llevada a cabo en el mismo coche funerario, a 185 kms/hora, durante el trayecto desde el tanatorio de Madrid al cementerio linarense.

El formateado de cenizas es un método poco habitual en las ceremonias funerarias y solo se produce cuando los políticos, empresarios y banqueros amigos del fallecido lo solicitan expresamente a la familia como última señal de duelo y amistad. Normalmente basta con formatearlas una sola vez, por lo que se cree que informáticos jurados del Partido Popular podrían haber sido los encargados de la maniobra. Su portavoz, Rafael Hernando, ha negado tajantemente la participación de sus formateadores en el borrado de los restos de Miguel Blesa. “Mis chicos nunca formatean unas cenizas más de veintisiete veces y jamás bombardean con neutrones sino con partículas alfa”, ha asegurado Hernando.

Según los forenses consultados por esta redacción, las cenizas formateadas no pierden su textura ni su color original, simplemente toman una estructura molecular diferente y divertida, como si fueran el resultado de quemar una mesita de noche en lugar de un banquero estafador.   Más en Rokambol

3 Comentarios

  1. Yo, como soy ateo, no digo nada de tipo espiritual. Simplemente, remedando a su congénere la energúmena, diré un “que se joda”, y me quedo tan ancho.

Deja un comentario