Jesús Cintora | El Diario | 26/07/2017

“No es pertinente”, repetía con afán el señor juez, cortando constantemente preguntas delicadas para Mariano Rajoy. “No es pertinente”, sonaba en la sala machaconamente, como ese martillo que destruye pruebas en forma de ordenador. “No es pertinente”, cabe pensar, el privilegio del testigo Rajoy sentado junto al tribunal y no enfrente. “No es pertinente” que “si la justicia es igual para todos”, el trato de favor cantase infinitamente más que el testigo. Que no dijo gran cosa, como era de esperar.

He aquí otra preocupante evidencia. Una gran parte de la sociedad ya daba por hecho que, ni el presidente contaría mucho, ni el sistema judicial funciona con igualdad. A partir de aquí, con la situación controlada, Rajoy jugaba en casa y hasta se permitió mofarse de los abogados de la acusación. A uno le dijo que su razonamiento no parecía brillante y a otro que su capacidad de comprensión estaba en duda.

Este momento de la declaración simboliza lo ocurrido. El letrado le preguntó al presidente del Gobierno por los SMS que le envió a Bárcenas. Rajoy respondió al abogado: “Hacemos lo que podemos significa lo que exactamente significa hacemos lo que podemos”. Marianismo en esencia o tomarnos por tontos. El letrado exclamó: “¡Hasta ahí llego!”. Y el presidente le despreció así: “Bueno, siempre es opinable”. Quiso replicarle el abogado y el presidente del tribunal consideró que ya no era pertinente. Ni Pepe achica así los balones. Y digo Pepe, que no PP. Con “e” de España.

Verán constantemente a Rajoy presumir de su gestión económica: las “raíces vigorosas”, la “recuperación”, la “creación de empleo”… Pero cuando el tribunal le preguntó por los sobresueldos y la caja B en su partido, respondió que él hace “política”, no lleva “los temas económicos”. Nos quedamos más tranquilos sobre quién está al mando. Eso es dirigir y, para lo demás, la culpa es del tesorero, que tiene demencia, y de Esperanza Aguirre, que ya está amortizada y anda más desaparecida que el dinero robado que nadie ha devuelto.

Faltó Rajoy a la verdad cuando dijo que se enteró por la prensa del dinero que Bárcenas tenía en Suiza. Al Gobierno le llegó la información semanas antes de que se publicara. Es todo tan pertinente como que el presidente considerase “razonable” que el extesorero siguiera teniendo coche del partido y despacho en Génova después de dimitir por presunta corrupción. Pero ya sabemos que, según él, con Luis no se llevaba y con Correa tampoco. “No sé”, “no recuerdo”, “oiga, oye…”.

En esas estamos y, mientras niegan que haya acuerdo entre Rajoy, Bárcenas, Correa y toda la banda, ayer fue pertinente que a la declaración del presidente no asistiera ninguno de ellos. Evitaron la imagen de verlos juntos, pero seguro que fue porque tenían cosas que hacer. No era pertinente. Preguntó la acusación a Rajoy qué era verdad, si “todo es falso menos alguna cosa” y Mariano respondió que “podía ser algo que publicó la prensa”. Fue a preguntar otro abogado por lo mismo y el presidente del tribunal no lo permitió, porque “no es pertinente”.

2 Comentarios

  1. Ya puesto a hacer circo, podría haber concluido su número con lo del alcalde y el pueblo y los vaso y los platos. El personal lo hubiese agradecido.
    ¡¡Toma España, coño!!

  2. Estoy HASTA los COJONES del PPARTÍO PPODRÍO versusPPSOECD’S y ssuss reiteradas JEDIONDECES y esppero essto llegue a conocimiento desta BANDA CRIMINAL…

Deja un comentario