Javier Pérez de Albéniz | Cuarto Poder | 0

Pasan los días, pasan las semanas y los meses, pasan los años… y la corrupción sigue gobernando este país. Y la cosa va para largo, pensará cualquiera que haya visto la declaración del testigo Mariano Rajoy en la Audiencia Nacional. La impunidad. O aquel que aún se informa a través de los medios de comunicación tradicionales: “Los votantes socialistas prefieren una alianza con Ciudadanos”, titulaba en su portada del pasado domingo el diario progresista El País. La complicidad.

¿Hay futuro? Me gustaría pensar que sí, pero no sabría qué decirle. Lo que es seguro es que quieren que usted abandone, que piense que todos son iguales, que descubra sus propias técnicas de disidencia individual, light, lejos de la política. En China ha sido costumbre durante años abandonar la sociedad como forma de protesta contra la corrupción del emperador. Gente culta y preparada se retiraba a las montañas, se convertía en eremita, como respuesta al deterioro político. Incapaces de soportar a sus líderes podridos, hombres sabios y buenos se recluían en el campo en soledad, se convertían en ermitaños en busca de paz y conocimiento. ¿Abandonaban? ¿Eran cobardes o egoístas?

La batallas se deben librar a nivel individual, pero no siempre, pero no todas. En el caso de la política española, como en el de las corridas de toros, la suerte está echada: un desenlace democrático y civilizado solo es cuestión de tiempo, de justicia. La estaca a la que cantaba Llach está tan podrida, que ella sola caerá. Pero por si las moscas conviene que no aflojemos la presión. Abandonar, que nos conformemos con alcanzar grados de sabiduría Tao (los que menos tienen se conforman, los que tienen más se confunden), es precisamente lo que quiere el poder. Sigamos empujando.

Deja un comentario