Redacción | Rokambol | 04/08/17

Todos los aeroplanos que comparten hangar con la avioneta de Hazte Oír también coinciden en señalar el fuerte conflicto de identidad sexual que atormenta constantemente a esta aeronave que la organización homojilitránsfoba pretende hacer volar este verano por las playas españolas para hacer reír a los bañistas. “Aunque tenga un par de alas y una hélice estupenda es un pedazo de autobús en toda regla”, puntualizan los mecánicos andrólogos que la conocen bien.

Al parecer, la avioneta había solicitado repetidas veces que le quitasen las alas y la hélice y se le añadieran dos filas de asientos y un botón de solicitar parada, pero siempre se había encontrado con el rechazo frontal del Arzobispado de Madrid y la Asociación de Ingenieros Aeronáuticos Cristianos.

“Su forma de moverse por las pistas, las palabrotas que les decía a los otros aparatos y su costumbre de atemorizar a los ciclistas no se correspondía en absoluto con su condición de avioneta”, precisan los técnicos del aeródromo donde se encuentra el artefacto de Hazte Oír. El líder de esta organización de ácaros de sacristía, Ignacio Arsuaga, niega tajantemente que su avioneta quiera ser un autobús de línea y cree que “detrás de estas ridículas afirmaciones está el lobby de los trenes homosexuales”, según sus propias palabras.  Más en Rokambol

Deja un comentario