Marina Estévez Torreblanca | El Diario | 14/08/2017

Los trabajadores de Eulen están dispuestos a mantener una huelga indefinida de los servicios de seguridad en el aeropuerto de El Prat hasta que se acepten sus reivindicaciones, y llevarán a los tribunales el laudo obligatorio que prepara el Gobierno para poner fin al conflicto laboral. Esto es lo que piden los trabajadores y lo que les ofrece la empresa:

Cuestiones salariales

Existen diferencias salariales entre los trabajadores más antiguos y los de más reciente incorporación. El sueldo oscila  entre 900 y 1.100 euros para la mayoría. Uno de los motivos es el plus por escáner, que algunos de los trabajadores antiguos conservan parcialmente, pero que fue eliminado para los nuevos. En concreto, los trabajadores más antiguos cobran unos pluses por puesto que suman 0.92 céntimos la hora, hasta unos 90 euros al mes, más el plus de escáner a media jornada, que supone otros 90 euros al mes. Este último asunto, que sólo se cobre a media jornada el plus de escáner, está pendiente de resolución judicial (en los aeropuertos de Madrid y Málaga se cobra completo por sentencia).

Los trabajadores piden  un aumento de hasta 350 euros que sirva para mejorar las condiciones de los nuevos trabajadores, pero que también suponga un avance salarial para los más antiguos. Para ello pretenden recuperar el 100% de los complementos perdidos con la subrogación de Prosegur a Eulen. En 2016 fue esta segunda empresa la que se quedó con el contrato de seguridad, con una oferta a Aena de 23,1 millones de euros por dos años.

La propuesta de la empresa, tras la mediación de la Generalitat, fue de una subida de hasta 200 euros  en complementos salariales para los sueldos más bajos. Pero esto sólo implicaría una incremento salarial de 90 euros para los más antiguos, ya que quedaría absorbido el plus de escáner que reciben en la actualidad. Según los trabajadores, además de insuficiente esta propuesta fue demasiado genérica.

Organización del trabajo

Respecto a la organización trabajo, los sindicatos denuncian que la falta de personal ha dejado a los vigilantes sin relevos por bajas o periodos vacacionales. En total la plantilla se compone de unos 350 empleados.

La situación se ve agravada en temporada alta, cuando el aeropuerto pone a funcionar a máximo rendimiento la veintena de arcos de seguridad de los que dispone. Cuando eso ocurre, los trabajadores aseguran que las jornadas son ininterrumpidas, sin un momento para descansar, ir al baño o descansar la vista del escáner, y en un estado de alerta que genera estrés.

Los trabajadores reclaman la contratación de un centenar de personas para paliar la falta de personal y poder tener sustituciones.

En la última reunión, la empresa aceptó aumentar el número de trabajadores por filtro durante la temporada alta, de 4 a 5, y relevos que permitan a los trabajadores parar para ir al baño o descansar. Para ello, aceptaron aumentar la plantilla en 25 efectivos.

Los trabajadores pretenden asimismo que el 50% de la plantilla sean mujeres (en la actualidad son un tercio de la plantilla aproximadamente) ya que sólo ellas pueden encargarse de el control físico de las pasajeras, y en ocasiones la misma trabajadora tiene que estar pendiente de hasta tres entradas distintas. Además, si una empleada de seguridad de Eulen está atendiendo un escáner y no hay otra compañera en ese mismo puesto, se ve obligada a abandonar el escáner en caso de tener que cachear a una pasajera.

Deja un comentario