Redacción/Rokambol/16.08.17

Todas las cinturitas están en perfecto estado y conservan su estrechez original, pertenecen a ambos sexos y en ningún caso sobrepasan los setenta centímetros de perímetro. Algunas llegaron al Parque Nacional en 1998 aunque la mayoría de las cinturas encontradas aseguraron estar allí desde 2003 o 2004. En ningún momento se mostraron agresivas con los agentes, aunque se limitaron a responder con monosílabos a sus preguntas.

El Ministerio del Interior está preparando un protocolo especial de reconocimiento para que todos aquellos españoles que lo deseen puedan ascender hasta la cota 2.800 de Monte Perdido a fin de identificar su cintura perdida y proceder a recuperarla, “siempre que haya un acuerdo por ambas partes, y los reclamantes lleven botas de montaña, crampones y piolet”, según palabras del propio ministro del Interior. “Sabemos que hay cinturitas que no se perdieron sino que huyeron deliberadamente, presas del pánico”, advierte Juan Ignacio Zoido. Muchas de ellas, al parecer, ya han declarado a la Guardia Civil su intención de permanecer en la montaña, y prácticamente todas se niegan a pasar de nuevo por el gimnasio.

Los psicólogos de la Benemérita también han aconsejado a los interesados que en ningún caso intenten sobornarlas con dinero o con prendas de buenas marcas, y mucho menos con amenazas, pues las cinturitas se han organizado en comités y disponen de un centenar de piquetes distribuidos por todas las laderas de la montaña. “Manejan las hondas como autenticas hijas de puta”, advierten desde la institución armada.

“Perdí mi cintura en 2013 y creía que jamás volvería a verla. Gracias, Guardia Civil”, ha declarado uno de los primeros españoles que ya se encuentra a los pies de la montaña preparando la ascensión junto con su hermana, su cuñado, su madre y dos compañeros de paddle.

Más de la mitad de las personas que ya habían denunciado la desaparición de su cinturita han manifestado, sin embargo, que no harán el viaje al Parque Nacional de Ordesa, pues su situación económica no les permite comprar ropa de tallas inferiores.   Más en Rokambol

Deja un comentario