Redacción/Rokambol/18.08.17

Las descargas eléctricas contra periodistas tóxicos como Alfonso Rojo, Hermann Tertsch o Isabel San Sebastián, entre otros voceros, permitirán que los ciudadanos puedan entender con un poco más de claridad la tragedia del terrorismo y favorecerá, al mismo tiempo, las labores de los cuerpos de seguridad del Estado en su lucha contra esta escalada de violencia. “Dicen cosas estúpidas que embrutecen a la población ignorante”, advierten los agentes ante “los rebuznos” que publican estos tertulianos cada vez que se produce un atentado.

Al parecer, la pistola Taser no les matará pero les privará del don del habla y la escritura durante las horas posteriores al ataque terrorista, permitiendo así que al menos los ciudadanos no acumulen más desinformación que la que se les suministra desde los principales medios de comunicación.

Elementos como los violines, el piano o Ana Rosa Quintana, que suelen “adornar” los reportajes televisivos sobre los atentados terroristas, deberían ser también retirados de los telediarios, según los especialistas en terrorismo, e introducidos lo antes posible en el recto de los correspondientes responsables informativos. “Sabemos las dificultades que conlleva introducir un piano por un conducto tan pequeño, pero hay que pensar en la seguridad de la ciudadanía”, explican los expertos. Más en Rokambol

2 Comentarios

  1. MIENTRAS ÉSTE GOBIERNO FASCISTA, HEREDEROS DE UN RÉGIMEN ILEGAL Y TERRORISTAS, NOS SIGA SAQUEANDO Y ROBANDO A MANOS LLENAS, SERÁ MUY DIFÍCIL, POR NO DECIR IMPOSIBLE, QUE ESPAÑA SEA UN PAÍS MEDIANAMENTE CIVILIZADO.

Deja un comentario