Santiago Alba Rico | Cuartopoder | 

10 Comentarios

  1. Me da asco tu forma falsa e hipócrita de cogértela con papel de fumar. Sois los quintacolumnistas de la islamización de Europa, de su ruina y por ende,de la “islamofobia”. ¿Cómo te atreves a criticar tener fobia a una cultura vomitiva y criminal que produce alergia?. ¿a gente que se fanáticamente se inmola y paren como los conejos tal como está el Planeta? Vete a “defender tus valores” a un país árabe y verás como te los cortan de inmediato, bobín. Gente como tú no puede ser europea. ¿Venís de Marte?.

      • Serafín: quedas nombrado catedrático en desfanatización. Por eso debes exiliarte para siempre, p.e. a Arabia Saudí con tu maleta de “valores” y montar una escuela de desfanatización. ¡Seguro que no vuelves!. Yo me quedo aquí con Espe. ¡No te echaremos de menos!.

  2. La mejor forma de haber evitado la muerte de los jóvenes terroristas es que no hubieran asesinado de la forma más cobarde y ruin a una veintena de personas que ningún daño les había producido; ni a ellos ni a la religión que dicen defender. No lamento sus muertes, no. Como tampoco lamenté jamás la muerte de un etarra. Siempre lloré a sus víctimas. Y alegrarse, o no lamentar, la muerte de esos niños asesinos no es islamofobia. No se pueden hacer esas simplificaciones al absurdo. La islamófobos son también racistas y xenófobos, independientemente del origen o religión que profesen sus pobres enemigos. Sí, porque jamás serán racistas contra un jeque millonario que veranee en Marbella y tenga toda una flota de yates amarrada en puerto. Los racistas son perdedores que odian a los perdedores venidos de allende las fronteras.

    • Nunca vais a la raíz. Pura verborrea gastada. Qué cansinos. Juicios de valor sin valor. Por cierto, a ver si ten enteras: “La mejor forma de haber evitado la muerte de esos jóvenes…” hubiera sido ha haberles traído aquí a trincar por los traficantes de carne para el negocio y los buitres de las O.N.G.. Tú si que vas a ser perdedor cuando te los corten en cuanto puedan.

Deja un comentario