La gente no tiene vergüenza ni la conoce… ¿qué quiere decir eso de reírse de los yihadistas? No, no, no, muy mal, así la cosa no puede funcionar. Hay que sentir pánico, y ya de paso, en esa tesitura de terror, odiar a todos los musulmanes comunes, los nuevos chivos expiatorios del S. XXI, como lo fueron los judíos comunes de la primera mitad del XX. O eso es lo que se infiere del último artículo del director adjunto de El País, Juan Cruz.

Me han recordado sus palabras a las del ‘venerable Jorge’ en El Nombre de la Rosa, la novela de Umberto Eco. Bueno, más que recordármelo es que hay un paralelismo casi milimétrico: “¡Ya basta! Esta abadía está entristecida por el dolor y vos pretendéis turbar nuestras penas con burlas vanas“.

Eppur si muove, Juanito, por más que te joda. La risa es revolucionaria, y más cuanto más transgresora. Y El Cordobés, el hijo de ‘la Tomasa’, da bastante risa. Pero da risa no porque este niñato no sea una amenaza, sino porque ilustra que cualquier descerebrado vale para yihadista, y que precisamente por eso el EI no es nada más que el fruto del dinero para comprar mercenarios sin otro credo que el del beneficio, y que si se acaba con su financiación desaparece de inmediato. Y tranquiliza en parte, claro que sí, porque muestra que su adoctrinamiento, que sí sería infinitamente más grave en caso de tener base, únicamente puede funcionar (mezquitas financiadas por Arabia Saudí y Qatar mediante) en las mentes más simples o menos maduras, como en la de este idiota peligroso y cuatro más.

Si se acaba con el miedo, se acaba con el ISIS, porque el miedo es su arma, y la risa el antídoto.

Pero mira, te voy a conceder algo. Yo sí tengo miedo. Tengo miedo de ti y de Cebrián. Tengo miedo de la empresa para la que trabajas, y tengo miedo de que tu jefe, Sheikh Khalid Thani Abdullah Al-Thani, miembro de la familia real qatarí (conocidos mecenas del yihadismo) pueda marcar vuestra línea editorial y sea responsable indirecto (los pelotas sabéis cual es vuestro papel sin que os lo digan) de que tú escribas esas mierdas que escribes.

Ya ves. A veces alguna explicación puede ser sencilla aunque el fondo, retorcido donde los haya, se nos escape.

7 Comentarios

  1. Dicen del ladrón que cree que todos son de su misma condición,pero esto también se puede aplicar a cobardes y lacayos…como es el caso.En este país nos hemos reído de todos y de todo y es lo que el poder teme desde siempre,mientras nos podamos reír significa que no nos pueden controlar a si que ,colega,anda y que te ondulen!!!.

  2. Otro vendido más.
    Que me perdone el venerable Juan, pero…
    Perro tan rastrero non vi en Calamocha,
    como aqueste hijoputa de testa pocha.
    Te lo digo sin acritud.
    Es más, te lo digo con amor, casi.

  3. Los Borbones primero, Rajoy, Morenés y demás ministros obsequiosos con los jeques yihadistas después, y finalmente todos y cada uno de los empresarios hispanos que llevan enriqueciéndose décadas con los petrodólares manchados de sangre de wahabismo más radical y criminal, deberían estar en prisión preventiva a la espera de juicio bajo cargos de colaboración con terroristas, cuya pena en la actualidad es la prisión permanente revisable. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com/2017/08/menos-caras-compungidas-menos-corbatas.html

  4. Muy bueno el comentario. Si nos quitan el sentido del humor entonces nos han vencido, han acabado con nosotros. Por otro lado, está claro que el miedo es el arma más poderosa que existe. Con ella se consigue desarmar a una sociedad que está dispuesta a ceder cualquier cosa a cambio de una presunta seguridad.

Deja un comentario