Un monstruo que destruye todo lo que toca sigue avanzando por el Atlántico en dirección a Cuba y Florida después de haber arrasado la isla de Barbuda. Con vientos sostenidos de más de 300 km/h y un diámetro de 700 kilómetros es el mayor huracán registrado hasta la fecha.

La última previsión, dado que el huracán se dirige hacia aguas todavía más cálidas, es que ‘Irma’ no baje de categoría 5 hasta tocar las costas de Miami en EE.UU.

En las próximas horas llegará a Santo Domingo y Cuba, tras haber devastado Barbuda (90% de edificios afectados) y haber ‘rozado’ Puerto Rico. Y por detrás de Irma viene José, otro huracán que amenaza con alcanzar también la máxima categoría, y a poca distancia ya se está formando uno más en esta temporada de huracanes sin precedentes.

Habrá que ir acostumbrándose a que lo excepcional va a ser la norma. Si superamos año tras año los registros históricos de temperatura media del planeta, como es lógico el agua de los océanos hará lo propio, y estos eventos meteorológicos se sucederán sine die. Y lo malo es que ya no hay vuelta atrás, aunque lo verdaderamente preocupante es que sí podemos empeorarlo todavía más.

P.S. La red está atestada de mensajes pidiendo misericordia y/o dando las gracias a Dios según les ha ido en la feria (los muertos ya tal), pero… ¿por qué, queridos majaderos, no dejáis en paz las supersticiones y empezáis a pedir responsabilidades a vuestros gobernantes? Igual (no sé, es un decir) resulte algo más realista que las plegarias a tan crueles seres imaginarios.

2 Comentarios

Deja un comentario