Redacción/Rokambol/13.09.17

Rappel, el popular tarotista y vidente conocido por llevar las gafas al revés, y la televisiva bruja Aramis Fuster podrían haberse reunido ayer tarde con el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, para atacar y cortar directamente “la raíz del problema separatista”, tal y como suele llamar el propio Zoido a las 6.000 urnas que el presidente de la Generalitat de Catalunya tiene ocultas en algún lugar, seguramente submarino, catalán y secreto, para evitar que sean halladas y destruidas por los españoles.

El Gobierno niega tajantemente que la visita de los dos videntes al Ministerio del Interior tenga que ver con las actuaciones que se están llevando a cabo contra el referéndum catalán y asegura que Rappel y Aramis solo se citaron con el ministro para hablar de cosas mágicas en general, como los incendios sin alarmas en los juzgados o la desintegración de discos duros.

“El artículo 155 de la Constitución prevé la posibilidad de coger a Puigdemont y clavarle astillas ardiendo en los ojos para obligarle a revelar el paradero de las urnas y preservar así la unidad de España, pero no lo vamos a hacer porque se le podría incendiar el flequillo y los españoles no somos unos salvajes”, ha puntualizado el ministro.

Por su parte, los dos videntes ya han declarado que saben perfectamente donde están las urnas y, por supuesto, todas las papeletas y el número exacto de millones de catalanes que van a ir a votar el 1-O, incluyendo a “los que lo harán por cojones, aunque sean del Real Madrid y les importe una mierda el independentismo”, según precisa Aramis Fuster.

Más en Rokambol

2 Comentarios

  1. Es cierto que no han contactado con Aramís ni con Rappel, pero sí que han contratado a La Bruja Lola, para que le ponga velas negras a todo quisqui catalán –nacido o adoptado—, incluidas la estatua de Colón y La Font de Canaletes. De las impresoras, ni hablamos ya; esas, cuatro velas, por cabronas-colaboradoras y traidoras a la santa madre patria.
    “No et pots fiar ja d’aquests catalans, collons”, ha largado Marianín, que también habla català en la intimidad, como es tradición ya en el PP. A ver si va a resultar que en el fondo, y muy disimuladamente, tienen un gran amor por todo lo catalán.

Deja un comentario