Tengo miedo. Lo tengo que reconocer. Veo la tele, leo la prensa, analizo lo que se dice en las tertulias y sobre todo lo que nuestros dirigentes hacen y tengo que confesar que el miedo se apodera de mí como un escalofrío que recorre mi cuerpo y que no vaticina nada bueno. Algunos me tildarán de exagerado, pero yo únicamente digo lo que siento. Tengo miedo.

Tengo miedo porque veo a una sociedad que contempla impasible cómo este gobierno del Partido Popular poco a poco socava las libertades de la gente sin ningún tipo de freno. Tengo miedo porque estamos sin ningún género de dudas ante una situación de “Estado de Excepción” y parece que nada ni nadie puede parar esta maquinaria diabólica de pisotear derechos humanos y libertades fundamentales en la que se ha convertido el Partido Popular.

Tengo miedo cuando veo cómo se apalea a pacíficos manifestantes en Murcia que solo piden el soterramiento de la vía del AVE para que su ciudad no quede divida en dos. Padres de familia que junto a sus hijos pequeños salían la otra noche a protestar y que fueron literalmente tratados como ganado.

Tengo miedo cuando se manda a la policía a registrar un periódico, cuando se suspenden actos políticos según convenga, cuando se detiene a gente por pegar carteles que piden la independencia.

Tengo miedo cuando veo que hay gente capaz de meter cocaína en el vehículo de Juan Clavero, un conocido activista medioambiental de Cádiz, y no dudan un momento en joder la reputación y la vida de una persona simplemente porque lucha por lo que cree y, claro está, porque va contra los intereses de los de siempre, de los que tienen la sartén por el mango.

Tengo miedo al ver ese choque de trenes entre el Gobierno de España y el de la Generalitat de Cataluña ante la imposibilidad de sentarse a dialogar de una vez para buscar un referéndum pactado que permita a “toda” la ciudadanía catalana expresar su opinión libremente en las urnas. Pero sobre todo tengo miedo de ver a un Gobierno central inmovilista que responde a las peticiones de diálogo con represión y las decisiones de unos jueces que ellos mismos han nombrado.

Tengo miedo de ver cómo unos medios de comunicación comprados por el poder callan las flagrantes atrocidades que se están cometiendo con las libertades de las personas y sólo meten mierda en asuntos como la patria o la religión que es con lo que saben que en este país se hace daño, mucho daño.

Tengo miedo de ver cómo mucha gente inteligente y coherente guarda silencio o bien son silenciados, mientras que se le pone altavoz a los que insultan de forma barriobajera, a los que afilan la navaja esperando saltar a la yugular del que piensa diferente.

Tengo miedo de la ignorancia y de la impasibilidad de la gente, que parece anestesiada ante tanta barbarie y tanta sinrazón. Y es que hay gente que se conforma y que piensa que es mejor que nos roben, que nos humillen, que nos repriman a que las cosas cambien.

Ya sé que es lo que quieren. Que sintamos miedo, que no seamos capaces de alzar la voz y denunciar a los cuatro vientos lo que nos están haciendo. Algunos tratamos de quitarnos el miedo con la palabra, aunque a ellos esto de las palabras no les da nada de miedo, sino más bien, mucha risa.

Desgraciadamente el miedo no ha cambiado de bando. Queda mucho camino para eso. Lo importante: no rendirse, seguir luchando, aunque tengamos miedo.

@manologandi

5 Comentarios

  1. Pues para tener tantos títulos y ser profesor de Lengua y Literatura eres un poco ignorante, no es la tiranía del gobierno del PP chico listo, es la CONSTITUCIÓN la que PROHIBE que cada uno haga lo que le dé la gana, pero lo tienen muy fácil, si no les gusta ni España ni su constitución, lo que pueden hacer es IRSE DE ESPAÑA, pedir asilo político en cualquier país tercermundista, cambiar de NACIONALIDAD y DESAPARECER, es así de sencillo, y para los podemistas que pensáis igual lo mismo, las fronteras están abiertas, si queréis os llevo las maletas¡¡.

    • Seria más lógico, que tú e individuos que piensan como tú, os largarais de España, para ver si a si cabe la posibilidad de democratizar a este país, que con posfranquistas en el gobierno, medios de comunicación, amen de una cantidad sin determinar entre el pueblo, se esta haciendo la labor harto ardua.

  2. Querido amigo, en este puñetero país está todo profundamente podrido: Policía, Justicia, Iglesia, Periodismo y, por supuesto, Política-Políticos.
    Esa cosa que dicen que nació para defender al ciudadano (patria, nación, estado o como coño queramos llamarlo), es ahora el monstruo del que el ciudadano se tiene que defender. ¡Anda cojones, Macarena!
    ¿La palabra? Se intenta; pero si no entiende otro lenguaje que el de la navaja… Pues habrá que pensárselo ¿no crees? Porque ya está bien de tanto aguantar.

Deja un comentario