Estimado doctor Candel,

Hoy me han mandado un vídeo en el que nos pone usted de vuelta y media y, sinceramente, me parece que hace usted lo que tiene que hacer.

A veces doctor Candel, ocurre que uno tiene la tentación de pensar que lo que está haciendo uno, lo que tiene entre sus manos, es lo más importante que está ocurriendo en el mundo. Si observamos a otras especies animales encontramos que los conejos tienen una visión panorámica de casi 360º que les permite ver depredadores que se le acerquen desde cualquier parte. Fíjese, doctor Candel, que la mayoría de las arañas tienen ocho ojos y los cangrejos y las libélulas tienen ojos compuestos con hasta 6.300 unidades receptivas (“omatidios”, se llaman), ¡6.300 “ojos”, doctor Candel!, ¡¿se imagina?! Fíjese que hay animales que ven colores que nosotros ni conocemos como el langostino mantis por no hablar de la “visión nocturna” de felinos y hienas, la conocida resolución del ojo de halcón o la velocidad visual de las abejas, que según algunos estudios ven el mundo cinco veces más rápido que los humanos. Tenemos una visión tan limitada los humanos en comparación con otras especies que no es extraño que se nos escape un mosquito sin quitarle los ojos de encima. Teniendo en cuenta esta sonrojante limitación visual que tenemos los humanos parece fundamental que necesitemos que otros humanos, al menos, (ojalá fuéramos capaces de escuchar a otras especies pero de soberbios ni lo intentamos, doctor Candel) nos den su visión de las cosas para tratar de salir de la pobre, parcial, lenta, difuminada y corta visión con la que vemos la realidad.

En el vídeo parecía estar muy enfadado (me encantan sus enfados a cámara) con que desde Podemos hubiéramos presentado 102 enmiendas a la Ley de Sostenibilidad del Sistema Sanitario del gobierno andaluz con la intención, créame, de mejorarla. Somos quince diputados y diputadas que no hemos llegado ni a la pubertad parlamentaria. En este universo paralelo llamado Parlamento andaluz tenemos dos añitos mientras la mayoría de nuestros adversarios llevan en torno a 20 años. Por eso son tan útiles sus vídeos, sus críticas descarnadas, encendidas, a ratos hasta genitales. Se agradece que nos muestre usted esa visión para, con otras como la de nuestras propias compañeras (la mayoría son compañeras, doctor Candel) del ámbito y la lucha sanitaria, no perder de vista la perspectiva de quienes defendiendo cada día la vida de los demás se enfrentan al colapso del sistema.

Puede parecer que nos gusta estar aquí, doctor Candel, que ocupar el centro de los planos y las fotos nos agrada, que la burbuja de privilegios en forma de sobresueldos, coches oficiales, cortesías y reconocimientos públicos nos estimula de tal manera que la sola idea de “perder el sillón” nos amarga y eso nos lleva a pactar hasta con el diablo para no quedarnos sin él. Permítame, aunque no me crea, confesarle en la intimidad de este texto que estar aquí a mí no me hace exactamente feliz. Yo era más feliz en las batallas cotidianas de la defensa de las aulas y los derechos sociales, me sentía mucho más reconocida en el anonimato masivo de las movilizaciones de la Marea Verde, del 15M o de la Marea Violeta. Me encantaba acompañar sin hacerme notar a los obreros y las obreras en las fábricas las madrugadas heroicas de las huelgas generales. Con eso no pretendo victimizarme, me presté voluntaria para venir aquí un poco por la lógica sencilla de que si una tiene la posibilidad de mejorar las cosas contra las que protesta decir que no sería un fraude, todo el activismo y la militancia se convertirían en una afición sin trascendencia. Pero tener la visión de que todo empieza y acaba entre estos muros es humana y errónea. Tiene usted razón, señor Candel, la fusión hospitalaria en Granada no la paramos con decenas de propuestas y mociones en el pleno del Parlamento, la fusión hospitalaria la paró la gente con sus manos desnudas saliendo al eco de su propia indignación a las calles de forma tan admirablemente pertinaz. Tiene usted razón cuando dice que está en manos de la gente cambiar las cosas. Soy de la opinión de que las 20.000 personas que salieron a la calle el viernes pasado en Algeciras hicieron más por el futuro de la sanidad en la comarca que 20.000 enmiendas a la Ley de Sostenibilidad o 20.000 preguntas, peticiones de comparecencia de la Consejera o titulares en la prensa o los telediarios. Es una realidad objetiva: el futuro de nuestros hijos y nuestras nietas depende directamente de la capacidad que tenga la gente para unirse, organizarse e imponer su sentido común, poniendo el sentido en lo común, lo que es de todos y de todas como patrimonio más valioso de cada uno y de cada una. Esa es la lógica de la defensa de lo público, la bandera que levanta virulento en cada uno de sus vídeos criticando incluso a sus propios compañeros por irse a echar horas a la privada.

No me enrollo más doctor Candel, yo me quejo de lo mío pero sé también que es duro compaginar trabajo, activismo y familia, que a usted no le debe de sobrar el tiempo. Mire, presentamos enmiendas porque también es ese nuestro trabajo ahora, tratar de cambiar las cosas con propuestas concretas que hemos recabado de las organizaciones de la sociedad civil pero le digo una cosa, sabemos que incluso las mejores leyes no se cumplen si la gente no está alerta y movilizada, no solo estamos en el Parlamento sino también en las movilizaciones y sabemos que ambas cosas son importante, el NO a una política sanitaria en vías de colapso y el SÍ a una alternativa. Escuche con atención, no con teléfonos estropeados como la otra vez, vamos a votar en contra de esa ley mientras no se atiendan cada una de las peticiones de la gente que se está movilizando por la sanidad pública. Mientras haya gente dispuesta a luchar como en Algeciras el viernes. No vamos a ser nosotros los que nos rindamos a pequeñas concesiones. Téngalo usted claro.

Gracias doctor Candel por hacer lo que tenía que hacer. No me haga ninguna concesión, siga dando caña sin pensárselo, en todas direcciones, ahí, a tope, porque lo más triste sería haber aterrizado de la movilización a la moqueta para desmovilizar, para devolver las cosas a su cauce de injusticia, resignación y apatía. Pero permítame una discrepancia clara. Yo creo que esto sí va de ideologías, sí sí, ideología como visión panorámica del mundo. Permítame explicarme. Se puede simplificar, en mi opinión, en que hay dos ideologías: una ve el mundo y la sociedad como competición en la que se avanza si unos pocos van mucho más rápido que el resto o como trabajo colectivo en el que sólo avanzaremos realmente juntos y a la vez. Yo creo en la ideología no como dogma religioso con verdades absolutas, sino con la cotidiana buena costumbre de pensar que una puede estar equivocándose, porque eso, como la mirada corta, lenta, pobre y difuminada, es muy humano. Por eso creo, doctor Candel, que no es buena idea despolitizar esta lucha, que no es buena idea eximir al gobierno central de los recortes sanitarios en Andalucía. Decir: en Madrid los del PP son malos pero aquí son buenos. Mire doctor Candel, en este país PP y PSOE rescataron (literalmente regalaron dinero de usted, mío y de todos sus pacientes) a los bancos por una cantidad que equivale a tres veces los presupuestos de educación y sanidad de todas las comunidades autónomas. El rescate generó una deuda pública que justificó todas las leyes de “estabilidad”, “sostenibilidad” y “austeridad” (todos los recortes, doctor Candel, para entendernos) que luego significan colapso sanitario por abajo y salidas “imaginativas” para-empresariales como las fusiones o las Unidades de Gestión entendidas con criterios de control antidemocrático y financiero. En definitiva, que es una cuestión política e ideológica.

Yo creo en estas palabras atribuidas a Bertold Brecht:

“El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de las alubias, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios dependen de decisiones políticas.

El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”

Yo creo que usted no es un analfabeto político. Ha demostrado una inteligencia rotundamente eficiente en la defensa de la sanidad pública en estos años.

Reciba un saludo muy cordial, doctor Candel.

Teresa Rodríguez


[N. de IDP] Estos, para que conozcamos las dos partes, son un par de los vídeos y declaraciones de la discordia:

18 Comentarios

  1. Muy buena contestacion Teresa, el Dr. Candel puede tener sus cosa buenas, pero a veces se sube a la parra y hay que hacerle entender que no todo es de color de rosa y que la política no se puede dejar en manos de los profesionales.

      • Si los políticos profesionales cobran unos sueldos astronómicos, a ver quien es el guapo que después los despega de la silla. Prefiero a personas honradas aunque no tengan la EGB y que cobren como mucho 3 veces el SMI como es el caso de Teresa y sus compañeros.

    • ¡Lógico y completamente normal! Cuando la cabeza sólo se usa para escardar pelos y que te lo tomen. Donde no hay inteligencia, por mucha paciencia de buen@s maestr@s, ¡poco se puede cultivar!

      ¿No sientes vergüenza propia al escribir tan mal de tí? ¿No sería más cómodo y hasta estético que te hicieras “liberal” (¡DEJAR HACER, DEJAR PASAR!) y un ciudadano de esos que los problemas de la ciudad los enfoca solo analMENTE?

  2. Desde el #EncierroHospitalBierzo seguimos luchando por la derogación Ley 15/97 somos la Asamblea de Usuarios por la Sanidad de El Bierzo y Laciana. Ningún partido nos va a callar. A ver que partido está a favor de derogar esta ley, así de fácil.

  3. La política se hace en la calle… de la amargura… ni desde un chalet del Pantano ni desde un escaño a tanto pasar mi y tanto para propaganda…

  4. Según he leído en la carta,que jamás va a firmar.el NO a una política sanitaria en vías de colapso y el SÍ a una alternativa.
    Gracias a ambos,por defender la sanidad pública y social.

Deja un comentario