El Salto | 19 septiembre 2017

El ministro de Economía de Francia, Bruno Le Marie, ha afirmado hoy en una entrevista con el canal France 2 que el Ejecutivo pretende recortar el gasto público en 16.000 millones de euros para el año 2018 hasta situarlo en el 53,9% del PIB.

La intervención sigue la línea defendida por el presidente de la República, Emmanuel Macron, de atender a las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional y de la Comisión Europea y rebajar sustancialmente el peso de las cuentas públicas en la economía para situarlo en un 50% del PIB al final del mandato. Estas alcanzaron un máximo del 57% del PIB en 2017 para bajar un punto el año pasado. “Somos el país desarrollado con el gasto público más elevado”, se ha justificado Le Marie en la entrevista.

Un día antes, tanto Le Marie como el ministro presupuestario Gerald Darmanin aseguraron que la recuperación económica francesa era lo suficientemente potente como para reducir el nivel de gasto y de déficit sin que se resienta el crecimiento. Francia ha revisado sus objetivos de déficit para este año y el año siguiente: de unas perspectivas de un 3% en 2017 y un 2,7%, las ha situado ligeramente a la baja con un 2,9 y un 2,6% respectivamente.

Las cifras, en lenta mejoría, no son para echar campanas: en el primer trimestre de este año Francia registró un crecimiento anual del 1,7%, el mejor porcentaje desde 2011 pero una cifra mediocre comparada con otros momentos de expansión económica. Además, Macron pretende acompañar la ambiciosa y poco probable bajada de gasto público con una bajada de impuestos, con lo que el objetivo de déficit podría verse complicado. Según aseguró Le Marie, estas bajadas de impuestos se verían compensadas por un aumento de ingresos del sector empresarial público.

La intención de Macron de recortar para el año que viene en 16.000 millones de euros, y de colocar el gasto público en porcentajes del 50% del PIB para el final del mandato, se han encontrado ya con la oposición sindical. Cuando todavía están por desarrollarse nuevas protestas contra la reforma laboral -incluido un paro de transportistas-, los empleados públicos tienen previsto manifestarse el 1 de octubre contra la agenda anti gasto público de Macron.

La media europea de gasto de las administraciones del Estado en sus diversas partidas como educación, sanidad, subsidios, infraestructuras, etc alcanzó en 2016 el 46,5% del PIB del conjunto de países de la UE, y Macron siempre podrá usar esa diferencia como argumento a favor de una profundización de los recortes. En ese sentido, historias de ‘éxito’ como la de la economía española, a la cabeza del crecimiento económico en la UE con un porcentaje de gasto público en torno al 41% del PIB supondrán más argumentos a favor de las tendencias liberalizadoras de la economía en Francia.

Deja un comentario