Google images

RT | 22 septiembre 2017

En diversas regiones del mundo, los científicos han detectando en los últimos tiempos un fenómeno: la aparición de una nieve rosada, casi roja, a la que se ha también llamado nieve de sandía o, incluso, nieve sangrienta. A pesar del llamativo nombre, la explicación es simple: son nieves que se tornan de ese color debido a la presencia de algas rojas, que contienen astaxantina, un compuesto químico que viene a ser el ‘primo molecular’ de la sustancia que hace que las zanahorias sean anaranjadas, recoge ‘The New Yorker‘.

Estas algas rojas pueden permanecer ‘dormidas’ en hielos y glaciares, pero, una vez se eleva la temperatura, “despiertan”, proliferan y tiñen su inmediato entorno. El año pasado, un grupo de científicos confirmó que son ellas las que oscurecen ciertas superficies glaciares, con lo cual reducen la capacidad de esas formaciones heladas para reflejar la luz del sol y provocan, en consecuencia, que absorban más calor. Sin embargo, hasta hace poco no hubo experimentos que así lo comprobaran.

Esa ‘laguna’ científica ha sido llenada recientemente, cuando un grupo de investigadores de la Universidad de Alaska Pacific (Alaska Pacific University, EE.UU.) llevó a cabo experimentos con esta nieve inusual. Sus resultados los publicaron en la revista Nature Geoscience.

Para el estudio se dejó acumular grandes cantidades de la nieve roja, e incluso se brindó nutrición adicional a sus algas. Luego esos cúmulos fueron derretidos para analizarlalos y compararlos con otros cuyas algas no fueron alimentadas adicionalmente, así como con las de campos nevados o helados de Harding, Alaska, que no contenían tales organismos.

Las sospechas se confirmaron: más algas significan más nieve derretida. Las parcelas de nieve libres de algas rojas mostraron tres veces menos probabilidades de derretirse que aquelllas enriquecidas  por ese tipo de organismo vegetal. Además, se pudo precisar que dichas algas necesitan, para su proliferación, de dos elementos: agua y nutrientes, recoge ‘Gizmodo‘.

Los autores de la investigación advierten que la combinación del cambio climático -que de por sí incrementa el derretimiento de hielos polares- con polvo agrícola cargado de nutrientes, puede crear ambientes más favorables para que las algas de nieve roja proliferen en el futuro.

“Los modelos de clima y de fusión que ignoran el forzamiento radiactivo microbiano corren el riesgo de subestimar las tasas del calentamiento y el consiguiente aumento del nivel del mar”, concluyeron los investigadores.

 

6 Comentarios

  1. Bueno, damas y caballeros: la Tierra se muere, y nosotros moriremos con ella.

    A todo esto, esta noticia tiene, mientras escribo, menos de doscientas visitas y solo dos comentarios. Si fuese sobre Cataluña tendría dos mil visitas y treinta comentarios. De titularse “top model adolescente se pasea desnuda”, tendría 23.000 visitas. Y una noticia sobre una top model adolescente que se pasea desnuda por la Sagrada Familia para protestar contra el Procés superaría el millón de visitas en dos horas.

    La Tierra se muere, y nosotros moriremos con ella. Y no merecemos otra cosa.

    • La tierra se muere por acción de las grandes empresas que contaminan el aire y el agua, por los Estados que aprueban las leyes que las benefician y por la desmemoria y la apatía de los que más pierden en todo ello: el pueblo soberano

      El gobierno de España contribuye con sus políticas al calentamiento global porque es lo que interesa a sus amigos caza-dinero – público. Como buen gobierno lacayo y subordinado al. Nuevo Amo del Mundo, ese psicópata llamado Trump
      Que se pueda crear un nuevo estado no influye en más contaminación. Son las políticas de los Estados blancos del primer mundo las que tienen en sus manos tomar el control de ése coche de carreras que va directo al muro en alegoría de Serge Latouche, teórico del decrecentismo

Deja un comentario