@RaulSolisEU | Paralelo36 | 23/09/2017

Dicen los contrarios al derecho a decidir de Cataluña, viejos izquierdistas incluidos, que lo que hace democrático a un régimen es el cumplimiento de las leyes. Ensimismados como están en su lenguaje jurídico de sentencias, artículos y juicios sumarísimos de urgencia para frenar el referéndum unilateral catalán, no habrán caído en la cuenta que lo que hace democrático a un régimen no son las leyes, sino que la jurisprudencia sea un pacto social entre los ciudadanos y los mandatarios, entre los de arriba y los de abajo, entre todos los territorios que conforman el Estado y entre todas las minorías y sujetos que conforman el corpus social.

Y ese pacto social para que se dé la democracia está roto desde hace muchos años. Primero, se rompió en el 2006 cuando el Tribunal Constitucional, a propuesta del PP, impugnó el Estatuto de Autonomía de Cataluña que había sido aprobado por el Parlament y por la ciudadanía catalana en referéndum. Segundo, se ha roto también con la lista interminable de casos de corrupción que ha abierto en canal el sistema nervioso de un régimen político que lleva años mostrando su verdadera cara postfranquista, en el que las mismas empresas que operaban con el dictador son las que se han hecho de oro con las comisiones de obra pública y la privatización de servicios públicos.

Tercero, se ha roto también el pacto social del 78 con la creciente desigualdad y empobrecimiento que se vive en el país fruto del extremista cambio del modelo social que se ha llevado a cabo en nombre de la crisis. Un país en el que tres personas acumulan la misma riqueza que 14 millones de criaturas, en el que un 50% de sus jóvenes están en el paro o en el que un 47% de los trabajadores no supera los 1.000 euros, es un sistema roto, podrido y sin legitimidad democrática alguna. La democracia es igualdad y libertad, no que el imperio de la ley caiga sobre las víctimas.

Si a todo esto le sumamos que el 60% de la población española no votamos la Constitución de 1978 porque no habíamos nacido, una Carta Magna con imposiciones franquistas que obligó a la izquierda a aceptar lo que le dieron para evitar otro conflicto bélico, España es una democracia fallida. El único punto que le da legitimidad al Estado es la fuerza policial, pero lejos de ser un hecho legitimador es la prueba más patente de la absoluta debilidad que vive el régimen que heredamos de Franco y en el que mandan los mismos que antaño en las cosas importantes, en el poder económico y empresarial. Te animo a que hagas un ejercicio: busca las empresas que conforman el IBEX-35 y luego indaga qué empresas eran las más potentes en el franquismo. Son las mismas.

Ahora mismo, Cataluña representa la única oportunidad para reformar de raíz una sistema político posfranquista donde se registran periódicos, se prohíbe el derecho de reuníón, se retiene y detiene a opositores políticos, se manda a la Policía Nacional, sin orden judicial, a intimidar a la puerta de la sede de partidos políticos y se despide y veta a periodistas que ejercen su trabajo con libertad.

Probablemente los catalanes no consigan la independencia y tampoco consigan votar el 1-0, pero se ha demostrado que Cataluña es ahora mismo el único sujeto político capaz de provocar un cambio serio y de verdad en la democracia low cost española. Frente a esto, un sinfín de artículos y tertulianos del Antiguo Régimen siguen entretenidos en debates jurídicos, legalistas, de salón y sin carne. Continúan sin darse cuenta que esto no va de nacionalismos, sino de resetear el sistema y sacar las manos de la dictadura de nuestro sistema político actual.

Si las mujeres, minorías raciales, obreros o las personas LGTB hubieran sido obedientes y creído que ser demócrata es cumplir leyes, los baños públicos seguirían estando separados para negros y blancos, las mujeres seguirían teniendo prohibido ir a estudiar a la universidad, darse un beso con una persona de tu mismo sería delito penal y los obreros seguirían trabajando jornadas de 16 horas diarias, sin vacaciones, sin derecho a seguridad social, sin descanso y viviendo en chozas alrededor de la fábrica en la que se les morirían los hijos como chinches.

Cataluña está haciéndole un favor al resto de España, está actuando como eje dinamizador de los cambios que necesitamos para enterrar por fin un sistema postfranquista que la izquierda aceptó obligada porque no tuvo más remedio. Igual se ha olvidado, pero la ultraderecha asesinaba a abogados laboralistas, tiraba a estudiantes demócratas por las escaleras y secuestraba y torturaba a demócratas en plena negociación de la Constitución de 1978. Con aquel ruido de sables, salió lo que salió y hemos llegado hasta donde hemos llegado.

Posiblemente, lo único que se pudo hacer, pero eso no da motivos para que 40 años después tengamos que seguir legitimando un régimen que ya no aguanta más, que se alimenta de unos medios de comunicación que han renunciado a hacer Periodismo y que son altavoces de propaganda del régimen que agoniza, que a nivel internacional es visto como una anomalía democrática y que tiene en su seno niveles de pobreza, desigualdad y precariedad propio de países en vías de subdesarrollo, aunque España es la cuarta economía de la Eurozona. España necesita un pequeño caos y es Cataluña el único sujeto político capaz de liderarlo. No hace falta ser independentista para defender el derecho a decidir, sólo hace falta ser antifranquista y, por tanto, demócrata.

20 Comentarios

  1. Otro artículo de Iniciativa Debate que no hay por donde cogerlo. Y ya van unos cuantos.

    Para empezar, comencemos con esta frase:

    “no habrán caído en la cuenta que lo que hace democrático a un régimen no son las leyes, sino que la jurisprudencia sea un pacto social entre los ciudadanos y los mandatarios”

    Primero, el pacto social no tiene porqué conllevar una democracia capitalista. Un sistema comunista también puede surgir de un pacto social.

    En segundo lugar, el término “jurisprudencia” no significa “ley”. Jurisprudencia es el estudio de la ley, o bien – la acepción más común- el conjunto de sentencias emitidas por un Tribunal. Y resulta que los jueces no pactan nada; dictan sentencia, y punto.

    Luego está eso de que el pacto social “se rompió en el 2006 cuando el Tribunal Constitucional, a propuesta del PP, impugnó el Estatuto de Autonomía de Cataluña”. En realidad, los separatistas dijeron, ANTES DE QUE EL TC IMPUGNASE NADA, que ese Estatut era una estafa, inaceptable, y que lo que ellos querían era la independencia y punto, no un trozo de papel que en realidad era solo palabrería que les dejaba atados a España igual que antes. Y hay que reconocer que en eso llevaban razón: el Estatut de 2006, tal cual se aprobó, no daba margen alguno a la independencia.

    No, el TC no rompió nada que no estuviese ya roto.

    Nada qué decir respecto al otro factor de ruptura que apunta el autor: la corrupción de los Pujol, del 3%, del Caso Palau, Eres, Gurtel, y demás. Es de lo que se estaría hablando en todo el país ahora mismo, si el Procés no estuviese funcionando de velo que oculta la corrupción.

    Pero sobretodo es totalmente errada la premisa principal del artículo: esto no es una oportunidad de regeneración. Todo lo contrario. Servidor habita en la Comunidad Valenciana, soy nativo de esta tierra desde que nací, y JAMÁS había visto tantas banderas de España colgado de los balcones como ahora. Es peor que cuando ganamos el Mundial, porque ahora las banderas – aún más numerosas- se cuelgan desde la furia, y no desde la alegría. Me cuentan que en Aragón ocurre lo mismo. Y en Andalucía, Extremadura, Asturias, ect.

    Lo que está haciendo el separatismo catalán es una verdadera obra de necromancia: el franquismo estaba muerto, y ellos lo están resucitando. Es verdaderamente alarmante.

    Alarmante, pero no extraño. Todos los nacionalismos son iguales, y se retroalimentan unos a otros. Por eso el separatismo catalán solo podía tener el efecto que, de hecho, está teniendo: un hiper potenciador del franquismo. Como se suele decir, “el diablo y los curas juegan al mismo juego”. El franquismo necesita del separatismo catalán; es su mejor aliado.

    Y entre los supremacistas catalanes allá a lo lejos, y la ola de nacionalista españolista que me rodea aquí, cada vez me encuentro más solo e incomprendido en mi discurso de que las naciones no existen. De que las únicas fronteras reales son las económicas. Ninguno de los nacionalistas, españolistas o catalanistas, escucha; ambos me consideran traidor. Pero no es traidor negar todos los nacionalismos; es,simplemente, ser de izquierdas.

    • El TC rompió el pacto territorial inserto en la Constitución al saltarse el acuerdo Parlament-Congreso, y obviar el sí en el referéndum. Lea a Pérez Royo y entérese. Su argumento de usted es de risa: porque independentistas no estuvieran a favor del Estatut, eso no borra que el Estatut se había aprobado con todas las condiciones que imponía la Constitución, que el Tribunal Constitucional rompió (golpe de Estado, por tanto) y dejó la inserción de Catalunya en el Estado español en situación de caos jurídico, ante el cual apelar a “legalidad” o ilegalidad de un referéndum es obviamente vacuo e irresponsable, no atina, ni arregla, sólo complica y ya vemos para qué: ejercer violencia contra población catalana y separarla aún más de España.

      • Desde el punto de vista de la legalidad, su posición es indefendible. Que se siguiera el procedimiento no implica que el contenido fuese compatible con la Constitución.

        Así, también la Ley Cocurcuera, la de la patada en la puerta, se aprobó siguiendo todas las pautas y trámites legales. Ocurre que el contenido era contrario a la Constitución, y quedó sin efecto por Sentencia del TC.

        Han habido muchas leyes, aprobadas de forma impecable, cuyo contenido era incompatible con la Constitución por violar derechos fundamentales básicos, o por cualquier otra razón. El Estatut fue una más.

        No hubo “golpe de Estado”. Fue todo acorde con la Ley vigente.

        Insisto: desde el punto de vista de la legalidad, su posición es indefendible, caballero.

        • Yo fui insubmiso. Mi razón? 2+2=4. La constitución dice, sin ambiguidad alguna, que todos los españoles són iguales delante la ley sin que pueda haber discriminación por razones de sexo, y dice que el ejercito debe ser regulado por ley. 2+2=4. El todopoderoso TC se pasó por el arco la constitución y me declararon culpable. De hecho se pasó por el arco también la constitución en la sentencia del 2010, ya que la constitución marca claramente que para que el TC esté constituido deben ser 12 y con mandatos temporales limitados. Los que sentenciaron eran 11. 6 con mandatos caducados, y por tanto, 5 prevaricadores. No era ni siquiera un TC. Las resoluciones del TC, nunca votado y heredado directamente del franquismo no son deliberaciones neutras y asépticas. Son el maestro de las llaves franquista, inviolable como el rey y puesto allí para asegurar que todo sigue como los franquistas quieren, convirtiendo el congreso en meros administradores.

          • El que usted describe es una confusión típica. No le pasa solo a usted. Y es que no es lo mismo igualdad en la Ley, que igualdad ante la Ley.

            Igualdad EN la Ley sería el iguailtarismo total que usted entiende. Así, si hay un servicio militar obligatorio, y todos somos iguales EN la Ley, las viejas y los viejos, los jóvenes, hombres y mujeres, los impedidos, los sanos y los enfermos están obligados a prestar dicho servicio militar.

            Igualdad ANTE la ley es que no te puedan tratar distinto CUANDO ESTAS EN LAS CIRCUNSTANCIAS DESCRITAS EN LA LEY. Es decir, si la Ley dice que el servicio militar obligatorio le afecta a los hombres (solo a los hombres) sanos y no impedidos de una edad X, una persona que se encuentre en esas circunstancias será tratado igual que cualquier otra persona que se encuentre en dichas circunstancias, ya sea el hijo de un millonario o el de un desempleado.

  2. Ni siquiera es necesario ser antifranquista: Basta con amar la libertad, y la democracia auténtica, para apoyar el movimiento de hoy en Catalunya.
    Una vez más: Ya no se trata de independencia o no independencia, sino de practicar/vivir la democracia y libertad del pueblo, de respetar el deseo del pueblo (al margen, incluso, de los políticos de cualquier signo).
    No creo que los tractoristas tarraconenses hayan salido a la calle guiados por las palabras de los politiquillos de turno, sino por su deseo de poder manifestar pública y abiertamente –y con total libertad– cuál es su opinión sobre el tema.
    Bona nit i salut.

  3. Si cierto, pero comandada por la oligarquía corrupta catalana. Al pueblo catalán simplemente, le han manipulado. Con Rajoy enfrente, es fácil hacerse independentista. Lagarto, lagarto.

    • Señor Pérez, don Pepito: ¿Por qué infravaloras de esa manera al pueblo? ¿Por qué a ellos lo manipulan y tú, en cambio, no te dejas manipular? ¿Tú ves que los están manipulando, pero ellos –como padecen idiocia en grado superlativo– no lo ven? ¿Son todos taraditos de nacimiento, según tu criterio? ¿Realmente crees que es así, supremo y excelso don Pepito Pérez?
      No hace falta que me contestes. Son retóricas (lo digo, por si no te habías dado cuenta).

      • El individuo es capaz de razonar. La masa, no.

        Esto no significa ponerse por encima de los demás, sino reconocer una realidad obvia.

        Una masa de individuos – de la que yo formase parte- sería incapaz de hilvanar pensamientos complejos como tal. Yo, como individuo aislado, sí puedo. Por eso toda sociedad compleja se ordena de forma jerárquica. Así ha sido siempre, y así siempre será.

        Así pues, antes de preocuparte por las motivaciones del pueblo (la masa), debes preguntarte por las motivaciones de sus dirigentes.

        • “Así ha sido siempre, y así siempre será.”
          Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.
          • A veces creo percibir un tufo a Conde de Saint Germain “acratero” de la hostia. Pero, inmediatamente, me digo: “No. No es posible”
          Por si acaso, estaré al tanto, Pepito/José Antonio/ Conde-Nazi.

  4. También gracias Cataluña, por haber desenmascarado a tantos “nuevos“ demócratas que han acabado susurrando el Cara al Sol (algunos hasta con la mano en alto, mientras despedian a las fuerzas del ¿orden?), una pleyade emergente de “defensores de la Ley y las Libertades“, que estos días habrán temblado de gusto o de rabia, embriagados por una incontenible emoción patriótica o por el miedo a que se rompa aquella “UnaGrandeyLibre“, que si alguna vez lo fué, ya rompieron en mil pedazos sus corruptos favoritos, para, cual buitres alimoches, facilitar saqueos, arrebañamientos y chuperreteos.. ¿Todavia hay alguien que en estos especiales momentos, siga sin entender porque España es el único pais de Europa, en el que no exista un partido de extrema derecha fuerte y decididamente confeso..?. Exacto, porque hasta ahora teniamos agazapado y camuflado, el más rancio, casposo..y “popular“ de todos ellos..

  5. Y dale con que al pueblo catalán lo han manipulado, basta ya! igual es que hace años que vemos que el sistema político español está carcomido por el franquismo, lo del Estatut y la famosa frase de Wert abrió los ojos de mucha gente que todavía los tenía cerrados. El artículo está muy bien pero va un poco tarde, parece que hayáis descubierto la sopa de ajo. Enhorabuena!

  6. Menudo espectáculo. Al menos no ha habido muertos. No, esto no son lecciones de democracia, porque al parecer al final, el discurso de ambos bandos es ese, que nos están dando clases de democracia. Sin duda a todos nos hacen falta clases de democracia, puesto que no sabemos muy bien todavía que es eso, dadas las circunstancias. Que Oriol Junqueras y la CUP confien en la derecha catalana, a mi no me garantiza nada.

  7. ORIGINAL.
    Estimado señor Grillo: Le agradezco enormemente que utilice el Don para referirse a mí, pero pongo en su conocimiento que yo no necesito del don, incluso me llega a molestar este tratamiento. Por todo lo cual, le quedaría enormemente agradecido que se reservase el mencionado don de los cojones, para aquellas personas que sin el don se quedan en nada.
    (((Imposible enviarlo como Contestación al señor Grillo: Desaparece la opción PUBLICAR COMENTARIO.)))
    … … …Continuará (no se hagan la ilusión de que esto termina aquí… … …

    • VERSIÓN 1.0.0
      Pepito Grillo: No me seas tocapelotas y comete el don hasta vomitar, somamón.
      A mí me basta con saber que soy (cosa que no siempre tengo clara)
      Ni necesito el don, ni quiero riquezas (cuánto más tienes menos libre eres): Yo quiero ser rico en tiempo y no en riquezas. ¿Comprendido, señor tocapelotas?
      Pues eso.

  8. Le informó a usted que entre los padres de la Constitución votada por todos los Españoles estaban dos catalanes, Jordi Sole Tura y Miguel Roca. Las demás regiones no tuvimos esa suerte. Y por favor, no le han enseñado en su pueblo lo de los tres poderes? La ignorancia es atrevida!!!

Deja un comentario