Susana Díaz. Aquí manda ella y no manda más nadie. El cortijo es suyo y ningún tocapelotas progre de Madrid elegido por las bases le va a decir lo que tiene que hacer en “su parlamento”. Nadie le va a decir desde Ferraz lo que tiene que votar o no. Desobedece a su partido porque le da la real gana y porque puede, instalada en la desobediencia chulesca porque le suda todo lo que le diga un Secretario General, Pedro Sánchez, al que las bases, esos díscolos militantes del PSOE que desafiaron al aparato y la vieja guardia, han puesto ahí al frente del partido que ella considera suyo.

Evidentemente en el tema Catalán no iba a ser menos y el pasado jueves en el Parlamento de Andalucía se aprobó una moción de Ciudadanos que consistía en una declaración institucional de respaldo al Gobierno de España y a las autoridades judiciales en defensa de la legalidad y en contra del órdago secesionista. La moción de Ciudadanos salió adelante gracias al apoyo del PP y del PSOE andaluz.

Cabe recordar que esa misma moción fue rechaza por en el Congreso de los Diputados en Madrid por el PSOE y que Pedro Sánchez había prohibido votar a favor de esta propuesta de Ciudadanos. Sin embargo Susana Díaz, que ha podido abstenerse en la votación, ha decidido desobedecer a Ferraz y sacar adelante esta propuesta y ha lanzado un nuevo pulso de poder a la dirección federal del Partido Socialista.

Que conste que la presidenta andaluza intentó hasta última hora maquillar la moción de Ciudadanos a través de unas enmiendas y un cambio de palabras (“diálogo” por “entendimiento institucional”, como si el problema catalán se solucionase jugando con el léxico) que sólo servían para justificar su voto a favor sin salir enfrentada a los designios de Sánchez. Pero la jugada no le salió bien gracias a Podemos e IU, partidos que saben perfectamente la opinión de Díaz con respecto al tema catalán, que no es otra que la misma que tiene el PP.

En otros territorios no ha pasado lo mismo y el PSOE ha votado en contra de la propuesta de Ciudadanos y parece que las órdenes de Ferraz se han cumplido, pero Susana Díaz va a su bola, nadie le va a decir lo que tiene que hacer porque este es su cortijo y parece ser que, por desgracia, lo seguirá siendo por mucho tiempo.

Susana Díaz sigue jugando a marcar distancias con Pedro Sánchez, a pesar de que perdió unas primarias estrepitosamente y que no tiene ya la connivencia y el apoyo de otras federaciones, pero sigue pensando que es la que manda y no para de lanzar órdagos a la dirección central en cuanto tiene la oportunidad.

Aunque también hay que decir que con respecto al problema catalán la actitud de los socialistas se parece mucho a la del PP en todos sitios. O bien guardan un silencio que no me gusta nada, como ocurre en el caso de Pedro Sánchez, o por otro lado, como es el caso de Susana Díaz, se posicionan al lado del frentismo que quiere el PP y Ciudadanos y que no aporta ninguna salida al problema político que en estos momentos se vive en Cataluña.

Susana Díaz una vez más usa el Parlamento para atacar a Pedro Sánchez y para posicionarse a favor de la represión y el “choque de trenes” que representa la política del Partido Popular con respecto a Cataluña. Tengo que reconocer que me entristece que la presidenta de mi tierra avale todas las actuaciones del gobierno de Rajoy en Cataluña. Pero ya no me sorprende nada. Porque los gerifaltes del PSOE andaluz han convertido hace mucho tiempo a su partido en un cortijo donde en este caso, “la señorita andaluza”, hace y deshace a su antojo y usa a Andalucía para echar más leña al fuego en esta locura sinsentido en la que el gobierno del PP está convirtiendo el referéndum en Cataluña.

Aunque cada vez tengo más claro que algunos en esta historia les importa más tapar sus vergüenzas que escuchar al pueblo catalán.

@manologandi

3 Comentarios

  1. SUSANA,estás muy subidita,cuando llegue las elecciones autonómicas ,lo mismo te pasamos facturas,porque llevas tiempo haciendo tus cacicadas y te estas pasando tres pueblos.
    Tu ni eres progresista,ni democrata ni nada.

  2. Es lo que tiene provenir de una dinastía de Grifo-Kings. Acostumbrados a cobrar lo que les salga de la polla, sin objeciones de ningún tipo, se terminan creyendo los sheriff del condado, ¿verdad, Susanita?
    ¡Mon Dieu, qué país!

Deja un comentario