Redacción/Rokambol/1.10.17

Una invitación formal ha sido enviada a la Moncloa esta misma noche con el objeto de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se desplace a Barcelona para pasearse por sus calles durante un par de horas y entre en cualquier bar a tomarse una cerveza o acuda a cualquier colegio para almorzar con los alumnos catalanes. Para que la visita sea inolvidable le aconsejan que lo haga absolutamente solo, sin casco, sin coraza, sin porra y sin rodilleras, “pues con una ropa cómoda podrá disfrutar mucho más de los abrazos y del cariño de los ciudadanos”, aseguran desde la Generalitat de Catalunya.

Por su parte, Mariano Rajoy ha agradecido sinceramente la invitación pero la declina por motivos hormonales y un problema de agenda que el propio gabinete de prensa del presidente relaciona con la falta de valor y de vergüenza. “Al presidente le encantaría ir pero está en el váter”, puntualizan desde Moncloa.

La negativa de Rajoy ha provocado una profunda decepción entre los vecinos de Barcelona, que albergaban unas enormes ganas de recibirlo y que pretendían prodigarle toda clase de parabienes. “Ven Rajoy, no seas tonto”, “Solo queremos decirte una cosa” o “Lo pasarás muy bien”, son algunas de las pancartas que cuelgan de los balcones de numerosos edificios de la ciudad condal.   Más en Rokambol

Deja un comentario