Un pueblo que una hora antes de abrir los (perseguidos) colegios electorales es capaz de concentrarse masivamente para defender su derecho a voto, es un pueblo imparable, incluso aunque hoy no pudiera hacerlo.

Ya no importa cuánto fascista y descerebrado sea capaz de convocar la ultraderecha española del PP y sus satélites para cantar el Cara al Sol y aquello de la España: Una. Y tampoco importa a cuánto insensato logren contagiar. Han perdido. Afortunadamente.

Los fascistas han perdido si no hacen nada contra la democracia, porque en Cataluña hay un pueblo decidido a hablar, o lo que es más importante: hay un pueblo decidido a hacerse oír. Y perderán con más motivo si hacen uso del único argumento que conocen y han conocido desde siempre: la fuerza contra la libertad, aquél con el que hasta hoy han logrado imponerse.

Ya han caído todas las caretas.

Las de los políticos estaban muy raídas y no ha sido ninguna sorpresa; las de los medios no existían y lo único que han hecho es elevar el listón hasta un nivel goebbeliano previsible, y si acaso las que faltaban eran las de esa parte del pueblo español que, sin saber ni dónde tiene la mano derecha, iba a la moda de demócrata, apolítico y moderno, hasta que han tocado a rebato sus generalísimos en este país que grosso modo nunca ha dejado de ser tan ignorante como franquista (y valga la redundancia).

Así que sí: gracias catalanes por romper algo que no es solo un constructo como el de los reinos. Gracias por romper con la atonía, la servidumbre y el miedo. Gracias por ofrecer esperanza. Y gracias por agitar de paso a esta España que soñó una Transición.

Mucha suerte y mejor futuro.

13 Comentarios

  1. ¡Ante todo LIBERTAD!
    Como es la preferencia de los gatos: Sea el de Schrödinger, el mío, el de los dos o el de nadie.
    ¡VIVA LA LIBERTAD (Y CATALUNYA)!

  2. Todo mi apoyo y gratitud al pueblo catalán que ha demostrado un coraje y una dignidad que envidio. Su lucha es la de todos aquellos que creemos que democracia es poder votar y que la democracia reside en el pueblo.

  3. Una vez más, dispongo de poco tiempo, pero suficiente para plasmar en un tris mi comentario. Y ante todo, EJEMPLAR EL CIVISMO Y COORDINACIÓN MOSTRADOS AYER POR LA SOCIEDAD CATALANA.

    Dicho lo anterior y con el fin de poner un poco de orden en el enrocado tema del referéndum catalán, yo le diría al Sr. Puigdemont, al igual que a los dirigentes de ERC y CUP, que están acertados en su objetivo reivindicando una República, teniendo en cuenta que lo demanda una mayoría de catalanes. Pero el fin no justifica los medios, es decir, están acertados en el fondo, pero no en las formas, donde les ha faltado inteligencia (a diferencia del Sr. Rajoy, que no la tiene ni en el fondo, porque no reconoce que el Sistema del 78 está obsoleto, ni en las formas, creyendo solucionar el problema con fuerza policial). Igual sucede con el PSOE y CIUDADANOS.
    Y si digo que a los tres partidos separatistas les han fallado las formas, pese a sus asesores…juristas y demás, es porque las han llevado a cabo “impulsivamente” y cuando se actúa así, en el 99% de las veces sale mal y luego hay que darle al coco arrepintiéndose.
    Por tanto, como no es deseable que en estos tres partidos catalanes metan la pata y desanden lo hasta ahora andado, porque todos iremos a una República Española, les guste o no a los tres Pata Negra (Corona, PP-PSOE) de este engendro constitucional que tenemos, al presidente de la Generalitat, sin desdecirse de su promesa de la República (lo que no le perdonarían sus votantes) yo le diría: “Sr. Puigdemont, debe saber, Usted, manejar los TIEMPOS, es el quid de la cuestión. Y esto se consigue, ¿sabe cómo?: Utilizando “la cabeza”, como vulgarmente se dice, y le aconsejaría:

    1°.- Desconvocar la huelga prevista A CAMBIO de que el Sr. Rajoy retire las fuerzas policiales, como han pedido.

    2°.- Intentar nuevamente con el PP un referéndum pactado y después, con todos los partidos, incluyendo ¡cómo no! a los Sres. Iglesias y Garzón, quienes deben jugar un importante papel (tendrá que aceptarlo el bipartito español, porque el tripartito catalán tiene todas las de ganar, y se convencerán con el tiempo).

    3°.- Entretanto, los ciudadanos catalanes deberán esperar, como estamos el resto, porque todos iremos a un Proceso Constituyente.

    4°.- No está mal la idea de mediaciones europeas, pero, en mi opinión, en último extremo, al igual que convocar elecciones anticipadas.

    • La República no es una demanda de la mayoría de los catalanes, sino, directamente, de la mayoría de los españoles.

      Dicho lo cual, la llegada de la III República no arreglaría el conflicto, dado que los separatistas no quieren seguir unidos al resto de españoles bajo ninguna configuración ni denominación. Para los supremacistas catalanes somos escoria (los que somos de la Comunidad Valenciana también somos escoria, pero al mismo tiempo nos permiten ser anexiados a los Paisos Catalans como vasallos. Somos solo medio-catalanes. Sangre sucia). De hecho, ya la Generalitat se revolvió contra la II República en 1934, declarando una independencia desde el balcón ante la indiferencia del pueblo catalán. La II República, por cierto, tuvo una reacción mucho más rápida y contundente que Rajoy; todos los cabecillas fueron a prisión o al exilio. Nos guste o no, es lo que ocurre es cualquier país normal, o medio normal.

      Respecto a los `puntos:

      1º..- Yo también lo creo…. pero no retiremos a TODAS las fuerzas policiales. No jodas. Solo a los destacamentos extraordinarios de estos días.

      2º.- El referedum se tiene pactar, primero y ante todo, con Ciudadanos, el PP catalán, y el PSC. Antes de llegar a Madrid hay que pasar por Barcelona. Digo yo.

      3º.- El proceso constituyente es inviable. ¿Se imagina a los Comunes, ERC, el PDeCat, y la CUP poniéndose a CONCRETAR, punto por punto, la Cataluña que quieren? Se acabarían matando entre ellos.

      Si encima le añades al principal partido de la oposición, el segundo más votado de Cataluña, que es Ciudadanos, y a los del PP de Cataluña, y el PSC, a todos los cuales serían antidemocrático dejar al margen (por mucho que Foncadell diga que los catalanes que no sean separatistas no son catalanes), pues imagina: inviable.

      Lo cual nos devuelve al punto anterior: antes de llegar a Madrid hay que pasar por Barcelona. Sin acuerdo con Ciudadanos, PP catalán, y PSC, ¿a qué van a ir a Madrid? ¿de vacaciones?

      4º.- Si por Europa se entiende la Unión Europa de los Mercaderes, ya han dado su opinión: atenerse a la Constitución y al Tribunal Constitucional, y, en caso de secesión, a la puta calle. Como Escocia.

      • No sé que te habremos hecho los catalanes pero tu comentario rezuma rencor, nos encontramos en un estado de sitio con una fuerte presión policial y a ti sólo se te ocurre decir que si somos supremacistas, que si os consideramos a los valencianos ciudadanos de segunda, que si antes de la guerra ya rompimos España, que si tenemos que acordar un referéndum pactado con hasta el partido antitaurino aunque no tengan representación en el parlament.
        Debes saber que la izquierda española, a la que por tus palabras tengo claro que no perteneces, se encuentra al fondo a la derecha, históricamente siempre hemos tenido que tomar la iniciativa y eso no ha gustado a los “revolucionarios” ibéricos del ceda el paso, o me vas a decir que las bases ideológicas de los partidos dinásticos y colaboradores del régimen que mantienen a los Borbones, el Ibex 35 y el status quo en general se ajustan al concepto del poder del pueblo? Y también me vas a decir que la izquierda española no prefiere un gobierno de derechas corrupto y violento a la división nacional?
        Piensa un poco sobre el sentido de la legalidad cuando esta es injusta con la gente, si fuera por ti las mujeres aún no votarían, los negros se sentarían en la última fila del bus, no tendríamos vacaciones y trabajaríamos de lunes a domingo, entre otras cosas. Cuando las leyes son injustas, aunque tampoco es que sea del todo así pues la constitución se puede interpretar de muchas formas, hay que romperlas, si no mira como de la noche a la mañana tus estimados y ejemplares políticos del PPSOE cambiaron la constitución para rescatar a los bancos.

        • Buenas noches:

          Nada contra Cataluña. Estoy, es verdad, un poco hastiado de la guerra espanyolismo vs catalanismo. Pero soy adicto a dar mi opinión, qué le voy a hacer (sí, ya sé que a la gente no le interesa demasiado lo que un servidor tenga que decir).

          Verá, yo siempre hago las mismas puntualizaciones. Y creo que son razonables. Por ejemplo, usted intenta una reducción al absurdo con eso de ” acordar un referéndum pactado con hasta el partido antitaurino aunque no tengan representación en el parlament”, pero eso es muy manipulador. Yo me he referido a partidos muy presentes en el parlament, y uno de los cuales resulta – nos guste o no- que es el segundo más votado, el primer partido de la oposición: Ciudadanos.

          Joder, vale que pasen del PP catalán, del PSC… y si hubiera bastante consenso lo bastante unánime, hasta del propio Ciudadanos… pero, ¿¡de todos ellos!? ¿¡en serio!?

          Mi impresión es que el govern, cuando puede usar la fuerza bruta, es su primera opción. La usaron para “limpiar” a lo bestia al movimiento 15 M, con personas pacificas que fueron agredidas y mutiladas. Lo hicieron también en 2014, cuando enviaron a los mosos de escuadara a impedir a punta de pistola el referendum de Podemos. Si el govern de Catalunya puede usar la fuerza bruta, lo hace. Es su primera opción.

          Si no tiene la posibilidad de usar la fuerza bruta, como en el Parlament, se pacta lo justo y necesario para tener una mayoría raspada, y luego usa dicha mayoría para imponerse sin dialogar con nadie. Y si hay que violar leyes y reglamentos, se violan, sea el Estatut de Catalunya, la Constitución, o los Fueros.

          El problema lo tienen cuando toca ir a Madrid, donde no tienen la opción de la fuerza bruta ni del rodillo parlamentario. ENTONCES es cuando denuncian el uso de la fuerza y la falta de diálogo.

          Y todo, no para montar una revolución – no, no son revolucionarios-, sino para tener la misma mierda capitalista, pero a pequeña escala. Más fácil de controlar de forma caciquista, y eso.

          “Cuando las leyes son injustas, aunque tampoco es que sea del todo así pues la constitución se puede interpretar de muchas formas, hay que romperlas, si no mira como de la noche a la mañana tus estimados y ejemplares políticos del PPSOE cambiaron la constitución para rescatar a los bancos.”

          Si dependiese del concepto de “justicia” de cada cual acatar o no las leyes, esto sería tierra sin ley. Es la verdad. Y usted lo sabe. La “Justicia” es lo que a cada uno le viene bien en cada momento. El ser humano es así. Qué le vamos a hacer.

          La Constitución tiene sus cosas buenas, y sus cosas malas. La Corona es algo que se podría cambiar. No sé si se ha dado cuenta, milord, de que nuestro augusto soberano (escribo así, en términos decimonónicos, para sugerir lo subrealista y caduco que es tener un Rey en pleno siglo XXI) ha estado ausente durante toda esta crisis catalana. Menos mal que el que está desaparecido en combate es tan solo el Jefe del Estado; ¡imagine si llega a ser alguien importante!

          Luego tiene muchas cosas buenas, por desgracia la mayoría en los llamados artículos “programáticos”, eso es, en esa parte de la Constitución que es el equivalente jurídico a los buenos propósitos de año nuevo: ecologismo, derecho a la vivienda, trabajo digno…sí, suena bien, se intentará. ¡O no! Porque son “derechos” que no puedes exigir ante un Tribunal. Por desgracia.

          En cualquier caso, volvemos al principio: usted podrá ponerse todo lo sacártico que quiera, pero antes de exigir dialogo a Madrid deberían haber dialogado en Barcelona. Se predica con el ejemplo. Si no lo han hecho es para mantener la ficción de que ellos solitos – los separatistas- representan a la totalidad del pueblo catalán. Ficción que se vendría abajo si el debate fuese, no con Rajoy, sino con los muy catalanes Arrimades (Ciudadanos), Albiol (PP) e Iceta (PSC). Los legítimos representantes de la otra mitad de los catalanes.

          • Lo único que hemos pedido es poder reflejar en votos la opinión de todos nosotros, no hemos intentado imponer nuestra opción en ningún momento, pasa que en el sacrosanto Reyno de España eso no está bien visto, pues hay muchos intereses en juego y un sentimiento colonialista de conquista.

            Tengo mis dudas de que la mayoría de españoles sean favorables a la república.

            En cuanto a la comparación con el 15M, tiene su parte de razón de que el uso de la fuerza sirvió a CIU en su momento y lo condeno igual que lo vivido ayer, pero debe tener en cuenta que el movimiento independentista crece desde abajo, harto de las desmesuras de los conservadores, y hizo en su dia cambiar el planteamiento de los partidos de siempre, CIU no era independentista ni con politicas sociales, y en los últimos tiempos han aprobado la ley de dependencia energética que garantizaba el suministro eléctrico y de gas a los hogares con menos recursos (tumbada por el TC), o el impuesto a las empresas de telecos (tumbado por el TC), o el impuesto a las grandes fortunas (tumbado por el TC) entre otros, siguiendo con el panorama político, desaparecieron partidos engullidos por su indefinición ICV o partidarios de las elites como UDC, otros eran partidarios del derecho a decidir y al cambiar de opinión quedaron minimizados PSC, queda la marca blanca del PP, Ciutadans liderada por la Barbie de turno de dudoso análisis político, con el vistobueno del falangista del Rivera, más falso, y Podemos, los revolucionarios con motor Diesel y eternas peleas internas. Éstos últimos promocionados por los medios de comunicación del grupo Planeta, con el señor Lara exlegionario que se apropió de los medios en ruinas que dejo la guerra civil.

          • Buenas:

            No le quepa la más mínima puta duda de que la mayoría de los españoles no quieren más reyes. La proporción no la sé, y va fluctuando, pero es evidente y mayoritario el sentimiento de que es una cosa inútil, cuando no dañina.

            Respecto a lo de “reflejar en votos” lo que opinaba cada uno ya se hizo en las elecciones plebiscitarias. Ya sabe: si Junt x Sí y la CUP sacaban más votos que el resto, era el “Sí” a la independencia. Si salía el “NO”, era el NO al Procés. Esas fueros la reglas establecias por los propios sepearatistas: contaban los votos, no los escaños. De ahí lo de “plebiscitarias”:

            Nadie se lo esperaba, pero resulta que salió el NO. Y en un primer momento, impactados por la sorpresa, salieron los separatistas y admitieron que, efectivamente, con las propias normas que ellos habían enunciado, había ganado el “NO”.

            Lo que ocurre es que, cuando tuvieron tiempo de pensar, se dieron cuenta de que Junt x Sí era un animal de dos cabezas (CIU y ERC) que solo estaban de acuerdo en lo de la Independencia, por lo que el partido/plataforma saltaría por los aires si acataban la voluntad de los catalanes democrácamente expresada en las urnas. Así que la violaron.

            Mire, la derecha casposa de Catalunya ya ha quemado todas sus naves. No hay vuelta atrás. Puigdemont ya ha dicho que declararán la independencia uniteralmente en los próximos días. Y si no hubiese habido violencia alguna el 1- O, habría declarado uniteralmente la independencia aunque la participación hubiese sido del 30%, y con personas que votaron una, dos y hasta cuatro veces. Y si por algún milagro hubiese salido el NO en el referedum, habrían anunciado que habían ganado el Sí, y habrían salido al balcón a declarar unilateralmente la independencia, pues, ¿que van a hacer si no?

            En su búsqueda desesperada por aferrase al poder como sea, la derecha catalana casposa se ha puesto en una situación en la cual tiene que buscar el choque de trenes sí o sí. De lo contrario, la colación con ERC y la CUP salta por los aires, y eso significa nuevas elecciones. Y todos sabemos que actualmente CIU ha perdido casi toda su base electoral. Si se presenta por separado, CIU/PDeCat es un partido marginal. Pero mientras continue aferrado a la estelada, mantiene el Poder. Y que le dejen seguir en el Poder es, a su vez, la condición sine qua non para que continúe enarbolado la estelada.

            Respecto a sus críticas a Ciudadanos, PSOE, PSC, y el resto, pues las comparto. Y aún así, tiene la representación de la mitad de los catalanes. Y no les debería ignorar, encima violando el propio Estatut de Catalunya, y luego pedir diálogo.

            Una vez más: no se puede ir a Madrid sin pasar antes por Barcelona.

            Hasta aquí, e independientemente de la lectura que se haga, la verdad es que lo escribo desde la más absoluta calma. Ahora bien, hay algo que ha escrito usted que SÍ me ha molestado:

            “En cuanto a la comparación con el 15M, tiene su parte de razón de que el uso de la fuerza sirvió a CIU en su momento y lo condeno igual que lo vivido ayer”

            No, señor. No lo condena “IGUAL”. Ni de coña. Lo condena ahora, tarde y mal, porque le he sacado el tema y no le queda más remedio que pronunciarse. Para usted, los del 15 M eran pijosos podemitas que tuvieron lo que se merecían, aunque si hay que hacer una declaración de cara a la galería, se hace. Y pasa página inmediatamente. Porque le importa una puta mierda.

            Si de verdad le importasen algo, si de verdad viese a las personas heridas y mutiladas de la Plaza de Catalunya cada vez que aparece en la tele el rostro del fascista Pugidemont, no podría evitar vomitar cada vez que recordase que esa gentuza gobiernaba, gobierna y gobernará Catalunya.

            Y ahora, por la magia del nazionalismo, esas ratas van a metamorfosearse en Héroes de la Patria, como tantos criminales de la Historia. Y el referendum que Podemos organizó en 2014, y que la Generalitat de Catalunya impidió a punta de pistola, será enterrado y olvidado. Como la sangre que se derramó en la Plaza Catalunya cuando el 15 M. Esas victimas son molestas. No sirven a ningún nazionalismo. Estorban. Así que digamos “sí, bueno, aquello también estuvo mal”, y luego pasemos pagina. Porque no importan una mierda.

          • Respeto, aunque no comparto para nada su opinión, también parece que con el paso de los párrafos y el supuesto aumento de confianza hace que utilice con mas frecuencia palabrotas e improperios, no me gusta ese terreno en el que se ha puesto y no creo que tenga demasiado sentido perder el tiempo intentando hacerle ver lo que usted mismo tapa insistentemente, tan solo le recomiendo que venga a pasar unos días en nuestra tierra, pasee y hable con la gente de aquí, si no viene vestido de antidisturbios y con la mente abierta tengo claríssimo que su opinión sería otra.
            Saludos

          • Caballero, yo ye vivido en Cataluña, en Madrid, en Andalucía, en Castilla La Mancha, en Castilla León, y en Asturias. Tengo pendiente conocer Galicia.

            También, por circunstancias de la vida, he residido brevemente en París, en Munchen (Alemania), y en Amsterdam. Mi próximo objetivo es Japón.

            Créame, conozco bien Cataluña. Hay de todo, como en todas partes. Pero molesta… hiere… la forma en la que tratan a los de la Comunidad Valenciana como unos subseres destinados a ser vasallos.

            Y no es algo explícito, no señor. Es mucho peor. Es implícito. Y tampoco es rechazo. Es mucho peor: es ninguneo. La Comunidad Valenciana seguirá apareciendo en sus mapas políticos del Paisos Catalans, pero la opinión de los valencianos no solo no será consultada, sino que NI SIQUIERA SE CONCIBE LA IDEA DE CONSULTARNOS. Literalmente, ni lo piensan. No descartan la idea, porque la idea ni pasa por su mente.

            Narraba un escritor que era escalofriante la forma en la que, en los Estados Unidos del siglo XIX, los dueños de esclavos hablaban sobre la basura que eran los negros DELANTE de sus esclavos negros. Y no es que quisieran ofender a sus esclavos; es que NO LES VEÍAN. Eran como el sofá, o una taza. Muebles, no seres humanos.

            Los catalanes hacen algo muy parecido con los valencianos. Sí, la Comunidad Valenciana será gobernada desde Barcelona como Paisos Catalans, pero como si fuese un territorio deshabitado. No hay “nadie”. Los valencianos somos “nadie”. Y ni siquiera es desprecio, sino algo mucho peor: no nos veis.

            Por último, respecto a la procacidad, siempre he considerado que las palabrotas son un instrumento; si se usa mal o en exceso, se cae en la vulgaridad. Pero se debe usar en caso necesario. Por ejemplo, para imprimir contudencia. Así, si se te resbala el martillo y te revienta un testículo, no exclamas: “Oh, me anega el dolor. ¡Por la suprema belleza de las rosas, qué agonía! ¡tristes días de unihuevuno me aguardan!”.

            Y respecto a los improperios – que son algo distinto de las palabrotas-, llamar “rata” o “fascista” a… elementos… como Puigdemont y sus secuaces, me parece más una descripción que un insulto. Pero eso ya es una opinión personal.

            Un cordial saludo.

          • Cómo me ha gustado leerle. Y como no tengo nada que añadir o discutir ya que creía estar leyéndome con mucho más conocimiento de causa y sin desorden, espero disfrute de Japón muy pronto.

Deja un comentario