Hay quien en lugar de neuronas tiene hormonas en la cabeza, y es que son ya muchas décadas de fomentar el odio al ‘diferente’ entre los débiles mentales como para que esta reacción instintiva no sea previsible. Lo que no hay que hacer, si no se quiere producir este tipo de situaciones, es enviar a estos cromañones al foco de sus odios. O visto de otra forma, si quieres que esto se produzca, lo mejor es enviarlos. Y va a ser esto último.

Porque de fomentar el odio sabe mucho el régimen. Por más que ya casi nadie se acuerde, o quiera acordarse de las muchas barbaridades que estas gentes de las FCSE hicieron en el País Vasco antes de que ETA fuera un verdadero problema, y que, sin entrar en los sucesos más graves, iban haciendo amigos y ‘patria’ cagándose en los portales o reventando escaparates como hicieron por ejemplo en Rentería cuando tomaron las calles.

Y es que el fascismo no cambia nunca, solo se disfraza, pero con el mismo fondo.

Estos que esta noche iban repartiendo cariño son solo el resultado de una política concreta, pero los responsables de generar miedo y odio no llevan porras ni uniforme. Como mucho llevan sotana o traje y bolígrafo, y están sentados en algún despacho. De común en Génova 13 o Ferraz 70.

4 Comentarios

  1. A riesgo de resultar cargante, un inciso que no tiene relación directa con el tema, pero aprovecho: hay Catalunya más allá de Barcelona.

    Esto no es algo que haga Iniciativa Debate; es que lo hacen todos los medios de comunicación: si no pasa en Barcelona, no ha pasado. No importa. No es noticia. Y Barcelona es grande y es preciosa, pero no es lo único que existe en Catalunya.

    Al final será verdad que es “Barcelunya”.

  2. Es cierto, este odio no es de hoy ni de ayer ni de anteayer, este odio es histórico y viene de este sentimiento que tiene el Capital de intentar dividir a los obreros, a los trabajadores.
    Excepto unas cien personas de todo el país el resto somos obreros o familiares de obreros aunque algunos ganen mas de cuarenta mil euros al año.
    Por encima de treinta o cuarenta mil euros al año se puede empezar a vivir bien, se puede tener una esperanza de futuro si se consigue conservar el trabajo o mantener a tus clientes.
    El ochenta por ciento de los trabajadores ganan menos de veinte mil euros al año.
    El problema empieza cuando alguien gana mas de treinta mil euros al año y empieza a creerse que es rico, nuevo rico lo llamaría yo, en estos momentos mucha gente empieza a perder la conciencia de clase y, es entonces, cuando se crean las clases. Hasta ahora nos habían dicho que había una “clase media”, nunca ha existido una “clase media” esto quiere el capital, que nos lo creamos, entonces es cuando empezamos a mirar por encima del hombro a esta pobre gente que gana menos que yo, ¿que sabrán?, ¿por qué se meten en estos líos?, ¡pobre gente pobre! (espero que se note la ironía) entonces, en estos momentos es cuando empieza a ganar el Capital, es en estos momentos cuando empiezan a separarnos.
    ¿Cuánto gana un GC o un PN?, por la cantidad que les pagan o porque les han obligado a generarse deudas (hipotecas, coche, enseres, etc.) ¿os creéis que pueden ser así? no, en mi opinión si no se hubiera cultivado el caldo del enfrentamiento entre nacionalidades o regiones o llamadlo como queráis, si no se hubiera generado odio entre obreros, ahora estaríamos mirando a ver por qué nos pagan estos sueldos tan miserables, por qué existe esta precariedad en el trabajo, por qué muchos de nuestros hijos no pueden tener un plan de vida estable, no pueden plantearse tener hijos. Si no existiera un enfrentamiento entre obreros el Capital lo tendría mas difícil. ¡Ah! que nadie se crea que por tener título universitario o estar cargado de masters se deja de ser obrero.

Deja un comentario