Es escuchar a Rafael Hernando –proyectando como de costumbre– hablando de ‘nazis’  y de poner muertos sobre la mesa, y al apolillado Alfonso Guerra diciendo que quizá habría que meter al ejército en Cataluña, y uno llega a la conclusión de que no es que el fantoche fascista haya vuelto, es que nunca se fue.

Por eso en este país buena parte de la población de todo pelaje, gran parte de ella damnificada por el propio sistema, se vuelve de repente tan ‘legalista’ y se suma a la demencia de considerar una afrenta ese último recurso de poner urnas (¡urnas!) en Cataluña, a pesar de todo, y ante la cerrazón al diálogo por parte de los poderes omnímodos del statu quo heredero del franquismo.

Será por eso, porque nunca se fue y el Estado es una herencia, que el ‘republicano’ PSOE haya pasado de no ser monárquico pero ser ‘juancarlista’ a no ser monárquico pero ser ‘felipista’, y de ahí a lo que caiga, pero siempre evitando cuestionar a la corona o la franquista unidad de la patria. Y también será por eso por lo que un tipo que sobre el papel está para jugar un rol testimonial, tiene el cuajo de marcar unas directrices que coinciden plenamente con las de la derechona declarada del país, y en las que ni por un momento se se aboga por el diálogo o el acuerdo, y que aún así cuente con el aplauso de los que se dicen socialistas.

Aunque para ser honestos, es en realidad ese tipo coronado el único coherente con sus intereses, porque es el único de nosotros, de los ‘españoles’ (aunque ellos son más franceses y alemanes), que realmente pierde algo si Cataluña deja de pertenecerle. Aunque los pobres soplagaitas que defienden la hacienda del amo ni se hayan enterado.

Sí, debe ser eso que un amigo considera no como el ‘franquismo sociológico’ sino el ‘catetismo sociológico’ de esta España Una, pero ni grande ni libre, y que venimos arrastrando desde que apartamos a los caballos de Fernando VII para ocupar el lugar que mejor se nos adapta.

Y por eso mismo lo mejor es tomárselo con un poco de humor. Y reírnos de nuestras propias miserias.

Vídeo del canal de Barbalimpia y Culoprieto (Pulsa aquí)

Podéis suscribiros en el siguiente enlace: (Pulsa aquí)

4 Comentarios

  1. Con amor, a todos los soplagaitas que en España son.

    Oye, pues que no me importa rebajarme a su nivel.
    Comprendo que haya gente que no conozca más que su propio lenguaje. Pues, ahí vamos. Su mismo lenguaje/código de comunicación:
    —Ellos: Banderas en los balcones.
    —Yo: Balcones abiertos, y tocando L’Estaca y el Himno de Riego.
    Antes, lo experimentaba como normal. Ahora, me proporcionan arrebatos/éxtasis místico-patrióticos conducentes a orgasmos de tipo cósmico-estelares.

  2. Y como hoy estoy contento, porque he recibido la aprobación de tasa cero en basura, por bajos ingresos, pues eso… que hoy van a tener ración doble de Estaca y Riego. Por mis santos cojones.
    PD: Esto ya se ha convertido en una cuestión de testosterona y… balcones. O eso me parece a mí.

Deja un comentario