Jesús Cintora | El Diario | 04/10/2017

Necesitamos cabezas, no cabezotas. Dirigentes que curren, no que crean que esto se soluciona currándole al personal. Pontoneros, no dinamiteros. Bomberos, no pirómanos. Estoy hasta la coronilla de todos estos que comparan lo que ocurre en Cataluña con el nazismo, el franquismo, la Guerra Civil, Yugoslavia… Se pierde la medida, por ganar un titular, y estamos escasos de sensatez para dialogar sobre el tema y que no se nos vaya la fuerza por la boca. O por la porra.

Ya hablaba Machado de esa España de las nueve cabezas que embisten por cada una que piensa. Aquí vamos sobrados de ideas de brocha gorda, de simplismo, de generalizar falsamente y de manipulación. A medio y largo plazo, lo de Cataluña no lo resolverá la Policía, ni el Ejército, ni las leyes que tenemos, ni la justicia, ni un referéndum unilateral, ni decir que todos los catalanes han sido agredidos, ni tomarse esto como una peli de buenos, malos, indios y vaqueros.

El problema es gordo. Muy gordo. No tiene fácil solución. Y no tanto por vencer, como por convencer. Legal y jurídicamente se podrán abrir procedimientos judiciales, suspender la autonomía, procesar a autoridades catalanas… El porcentaje de los que quieren votar seguirá siendo el mismo o seguramente más. Por eso, necesitamos dirigentes, mediadores, sabios, asesores… para llevar el asunto a la vía política, que abra cauces de negociación entre ambas partes.

El camino no puede ser el de las cargas policiales para evitar la votación en un mínimo de colegios electorales sin validez jurídica. Ni el de decir que no hubo violencia. Ni el de despreciar a todos los policías y guardias civiles como violentos. Ni el de rodear a dos agentes de paisano y gritarles hijos de puta a la cara o llamarles ejército invasor. Habrá quién esté en lo de han empezado ellos, lo suyo es más grave y demás. Detesto cuando pagan justos por pecadores y cuando se pretende que todos paguemos los platos rotos.

Ojalá ganen los que trabajan. Y los que lo intentan. Los que quieren un país sin corruptos, sin precarios, sin recortes en Educación, en Sanidad, en libertad de expresión, en bienestar. Aquí y allá. Donde sea. Me asustan los que dirigen al pueblo pensando en salvar su culo, los que hacen políticas que dan ganas de irse, los que prometen la tierra prometida, los que odian, los que alimentan odios, los que meten a todos en el mismo saco, los que nos toman por tontos, los que quieren que tengamos por cerebro una bandera. Somos mayoría los que queremos un país mejor y en paz. Necesitamos cabezas que piensen, no que embistan.

4 Comentarios

  1. Me sumo a la petición.
    Todo ha ido a peor desde que este gobierno ha aparcado la prosperidad y pinchado las ruedas al talento de este país. Nos han hundido día tras día en la mediocridad. Nos obligan no sólo a contentarnos sino a aplaudir 4 nuevos empleos de camarero en temporada, sin hablar ni palabra de investigación, de nueva industria, de tecnología, de sostenibilidad, de emprendedores, de cerebritos, de futuro….
    Hace AÑOS que el gobierno no habla de todo es.

    ¿Quién quiere pertenecer a un país así?

  2. Qué mal tienen que ver el tema el Gobierno, PSOE (y CIUDADANOS) para organizar ELLOS en breve manifestaciones reivindicando torticeramente “la unidad de España”. Pero, vamos a ver, porque a falta de poder plasmar aquí un gráfico para mejor comprensión lectora, voy a intentar explicarlo sin lenguaje técnico para que se me entienda muy bien.

    1°.- Una cosa es la España histórica y su unidad.

    2°.- Otra cosa es la Constitución, elaborada por “personas” (y en su conformación, haciendo de España el Modelo de Estado actual). Pero aprovechándose de la Constitución a beneficio partidista y personal, resulta que al cabo de 40 años constatamos que ha sido perjudicial para los españoles desde sus orígenes al colar de rondón una Monarquía no votada. Por tanto, podrá ser legal, aunque ilegítima.

    3°.- Pero es que resulta que la UNIDAD de España es ¡por Historia!, y NO porque lo indiquen unos cuantos políticos y… demás, amparándose en una Constitución como artífices de la misma, cuando algunos de ellos ni la votaron y han hecho de España su negocio beneficiando al establishment.

    ¿Qué quiero decir con ello?: Pues que, organizar manifestaciones apelando a la “unidad de España” es una falacia de los políticos, porque la unidad de España no se rompe (todos queremos a España), sino que lo que se va a romper es la Carta Magna por deseo de los ciudadanos catalanes y resto de españoles, en base a los puntos anteriores.

    Es más, por mi “concentración mental”, yo sé desde hace tiempo, sin margen de error, que España será republicana (lo que no sé, es cuándo) y a veces, como quien ve una película cuyo desenlace sólo yo conozco, mientras contemplo los acontecimientos del desafío separatista, me pregunto: ¿Para qué todo esto?…Pero qué necesidad hay de abrazar a las Fuerzas Armadas…manifestarse apelando a la unidad de España…inhabilitar a los dirigentes catalanes en función de una Constitución “ilegítima”, si lo que está sucediendo no va a impedir una República, con los catalanes y resto de ciudadanos españoles en la calle?. Y entonces, llego a la conclusión (ya sin ‘concentración menta’l) de que posiblemente se deba a un requisito imprescindible como antesala de la misma. Se podrá demorar -que es lo que yo he pretendido sugiriendo un referéndum pactado con los catalanes- pero que España será republicana, ¡ay, amigos, eso NO se podrá cambiar!.

    Ahora dicen que, a efectos de la U.E y los financieros, existen problemas con el desafío separatista (por culpa de la endemoniada Constitución que tenemos y que integra a Cataluña en la Nación española) y parece que España se rompe, pero no. Es una burda estrategia de la derecha. Por tanto, lo que hay que cambiar es el Modelo de Estado con nueva Constitución ¡LEGAL Y LEGÍTIMA! Y siendo República, no tendremos problemas ante la UE.

    (Y ya me marcho, porque con tantos desplazamientos a mi casa para opinar, con meras excusas por mi parte, mi marido se está mosqueando. De modo que ya no volveré a opinar hasta que llegue el mal tiempo ¡así se hunda el país!).

  3. A mi juicio, explicaría yo de otra forma más precisa lo que pasa aunque tiene razón Cotilleja. Está claro que la Constitución violada en sus leyes por sus creadores y corruptos que han gobernado son el problema, pero metieron a España en la Constitución corrompida con la gilipollez de la sagrada unidad y los que no estén de acuerdo con la Constitución son los malos que quieren separarse de España, con lo cual tenemos a España y los españoles secuestrados en una jodía Constitución y lo que hay que hacer es sacar a España de esa Constitución y formar otro Estado.

Deja un comentario