Todos los días fallecen en España una media de tres personas en accidentes de tráfico, y casi dos al día en accidentes laborales de toda índole. Y no he visto nunca a ningún político hacer mención de ello ni dirigirse a las familias de los muchísimos fallecidos. Y casi que habría que darles las gracias por no hacerlo, primero porque sería un sinvivir de luctuosidad informativa, y segundo porque siempre me ha resultado muy chocante eso de que los políticos, como si se considerasen ídolos o prohombres más que simples gestores, se vean impelidos a celebrar los éxitos ajenos o lamentar públicamente las pérdidas (mediáticas) de desconocidos, como si los demás no pudiéramos vivir sin conocer su opinión o sus sentimientos sobre cualquier asunto.

Hoy, al contrario de lo que suele ser habitual, sí ha sido noticia de alcance uno de los accidentes laborales del día. Uno de esos en los que desgraciadamente, como sí suele ser habitual, ha muerto un operario.

Y ahí han aparecido todos los políticos habidos y por haber para mostrar públicamente sus condolencias y hacer gala de esa humanidad a la que renuncian en el resto de los casos, que pasan sin pena ni gloria. Y no solo se han dedicado a mostrarse con énfasis, sino que incluso el presidente del Gobierno y la ministra de Defensa se han desplazado hasta Albacete para poder estar cerca de la familia del funcionario fallecido en estos momentos tan duros.

Es raro, ¿verdad?, que cuando se trata de un bombero, un albañil, un camionero, un médico o un pescador, en muchos casos también funcionarios o empleados públicos, y de profesiones que, sin menospreciar a nadie, parecen mucho menos prescindibles que la de militar (hay países sin ejército pero no, por ejemplo, sin médicos ni bomberos), nadie tenga a bien darles públicamente el pésame a las familias y mucho menos desplazarse hasta a sus localidades para ofrecerles apoyo de manera personal.

Sí, no me olvido. Podemos también ha expresado sus condolencias, aunque en su descargo se podría decir que, al menos, suele hacerlo habitualmente sobre un espectro social más amplio que el resto de partidos, y que de alguna forma desde el partido morado se tiene la sensación de que precisamente ellos son los únicos que no pueden eludir esta costumbre porque de no cumplir con la liturgia, se les echarían encima todos los medios.

Pero llega a un extremo el complejo que en Unidos Podemos acaba dando el pésame hasta el apuntador:

Y así hasta el infinito y más allá.

La cuestión es que en casos como este pierden la oportunidad de acabar, en general, con esta práctica tan absurda. Y todo de forma tan sencilla como no mostrando sus condolencias, y una vez se vieran asediados por los medios, anunciando que, aun lógicamente sintiendo todos los fallecimientos, ya no volverán a dar el pésame por desconocidos porque eso, con 1.100 fallecidos igual de importantes en España cada día, les obligaría a no hacer otra cosa.

En cualquier caso ellos verán y sabrán si quieren parecerse al resto, pero tanta consternación puntual y la más mínima mención en la mayoría de casos, suena oportunista o poco creíble.

De todas formas vuelvo a preguntar. Y pregunto a los que defiendan que este caso merecía mayor atención que el resto: ¿por qué el fallecimiento en accidente laboral de este funcionario piloto merece mayor atención por parte de los políticos que cualquier otro de los más de 600 fallecidos anualmente en otros accidentes laborales?

10 Comentarios

  1. Cómo lo hacen por las muertes por la mal llamada violencia de genero, siendo unos 55 al año; le llaman lacra.
    Si al año sólo hubiera 55 muertes por accidentes laborales o de tráfico se consideraría un éxito ¿Por que no en la mal llamada violencia de genero? Cuyas verdaderas causas se obvian: demencias prefrontales, psicosis, depresiones,… como en el caso de las madres que matan hijos.

    ¿Por qué se ha hecho de la violencia de género una bandera? Además de por la industria que se ha generado alrededor, a los políticos les permite salir en la foto: cada muerte aprovechan para salir en la foto contra la violencia de genero. (En realidad contra los ciudadanos de a pie)
    Si se considerarían las verdaderas razones, que son de salud, los políticos lejos de aprovechar las muertes para sacarse la foto, aparecerían como responsables.

    • Hablar de violencia de género está de moda, es lo políticamente correcto y nadie quiere quedar fuera de la foto, aunque con ello nos conformemos en la superficie de las cosas, sin ir en busca de las raíces de las mismas. Si de verdad nos preocupara el asunto empezaríamos a tratar de dilucidar cuánta violencia de género inversa, física o psicológica, hubo antes de que estallara la otra en forma física. O cuanta frustración por múltiples motivos como, por ejemplo, situaciones económicas desesperadas fruto de desempleo, desahucios, divorcios abusivos y otras lindezas con las que nos regala nuestra sociedad del ‘bienestar’. No hace mucho me contaron el caso de un divorciado que, de ida y vuelta del trabajo, pasaba por delante de su excasa donde podía ver a su exesposa tomando el sol en su expiscina con su nueva pareja. Hasta que un día cogió la escopeta, los mató a los dos y luego se quitó la vida. Antes de que los políticamente correctos me salten a la yugular, quiero dejar muy claro que no trato de justificar los actos violentos, sino de REFLEXIONAR para EXPLICAR y, si hubiese la debida voluntad, EVITAR yendo a las causas reales del problema.

    • Totalmente de acuerdo, con el artículo y con tu comentario.
      Día tras día se constata que esto, el mundo, es un enorme show. Crisis, hambre, miseria en el mundo pero ahí tenemos los paraísos fiscales, recibiendo a chorro la riqueza generada con el sudor de la sociedad, de la humanidad. En España, ole, un partido que todos conocemos por corrupto hasta las cejas, que ha financiado sus campañas de forma anti-democrática para ganarlas “de forma democrática”, lo tenemos gobernando. Qué saldrá de ellos. Miseria y división.
      PIB de EEUU apuntalado por la fabricación y venta de armas. Si yo produzco tomates monto la fiesta del gazpacho. ¿Qué hacen ellos si fabrican armas?

      Resulta todo tan ridículo que cuesta hasta de creer. Y creo que es todo tan ridículo porque todos (casi todos) sabemos qué es lo que de verdad nos aporta felicidad. Simplemente nos parece estrafalario que alguien no entienda algo tan simple y prefiera nutrir su vida y su ego con hipocresía, mentira y siempre de cara a la galería, disfrazados de solemnidad.
      Quien disfruta la vida con lo más ‘sencillo’, no entiende, no le cabe en la cabeza, que otro no sepa disfrutar de igual forma. Por eso nos toman tanto el pelo.

      Un abrazo, ser humano.

  2. El avión de combate Eurofighter acumula una larga trayectoria de accidentes mortales, tanto dentro como fuera de España, a pesar de lo cual y de ser uno de los más caros de su clase, el gobierno español no sólo lo mantiene en su flota, sino que ha encargado más. Muerto más muerto menos, ¿alguien moja pan en ese caldero?

  3. Bueno no se podría esperar otra cosa de estos politicastros al servicio de las elites económicas, para esta casta capitalista los trabajadores más que humanos son maquinas productivas que producen ganancias para ellos. Ellos cumplen con el guion marcado por las leyes de la burguesía, que son sus leyes, al productor el salario, lo suficiente para que no se muera de hambre, como a la máquina bien engrasada y cuidada. O es que alguien vio humanidad en la Constitución española refiriendose a la classe trabajadora , acaso se nombra siquiera al trabajador y su reconocimiento humanitario, claro que no, solo son meros instrumentos productivos,

  4. De acuerdo con lamentar la muerte de cualquier trabajador en el desarrollo de su misión de acuerdo con lamentar la discriminación que hacen los políticos simplemente por razones de imagen. Pero aprovechando el luctuoso suceso de hace dos días, e igualmente lamento, podríamos ir un poco más al fondo de la cuestión y preguntarnos qué sentido tienen los desfiles militares en el siglo XXI. Desgraciadamente es inevitable la existencia de los ejércitos, dada la estupidez humana, y muy pocos países han conseguido prescindir de ellos. Por cierto, salvo Islandia, Costa Rica y Panamá, son pequeñas islas o territorios (tipo Andorra o Mónaco) donde el negocio de las armas tendría escaso recorrido. Aceptando esta situación (la existencia de los ejércitos) y entendiendo que han de estar entrenados, que lo hagan en sus bases, en sus cuarteles, en sus campos de maniobras… pero que nos eviten la vergüenza de salir a las plazas y avenidas para alardear de su marcialidad y ofrecer un espectáculo que simboliza la incapacidad humana para entenderse por medio de la palabra, y no de la confrontación bélica.

  5. En el Parlament català, como síntoma de la enfermedad machista que hay en la sociedad, al inicio de cada sesión se evalúa las victimas mortales por violencia de genero que ha habido desde la última sesión. Algo parecido tendría que hacerse en el parlamento español.

Deja un comentario