Carlo Frabetti | Kaos | 21/10/2017

Como dice Chomsky: “Hay que prestar mucha atención a la rabia y el miedo de los poderosos, pues comprenden muy bien el alcance potencial de esa ‘arma decisiva’ que es la mayoría de la población, e intentan que quienes luchan por un mundo más libre y más justo no alcancen la misma comprensión ni logren darle un uso eficaz”.

Los rabiosos y asustados poderosos, a pesar de tener los grandes medios de comunicación a su servicio, no han podido evitar la generalizada comprensión de que una mayoría organizada es el “arma de construcción masiva”; ahora se trata de darle un uso eficaz. De seguir dándole un uso eficaz, pues ya se ha hecho, y de manera ejemplar, el 1 y el 3 de octubre. Los Comitès de Defensa del Referèndum o Comitès de Defensa del Barri demostraron un grado de autoorganización admirable al hacer posible la votación del 1-O y al poner en marcha la Aturada de País del 3-O, un paro con aires y augurios de huelga general. Y todo hace pensar que, a medida que aumente la rabia represora, se consolidarán cada vez más las redes de confianza tejidas durante estas históricas jornadas de lucha.

Catalunya y Euskal Herria

Últimamente se oye hablar a menudo -con alarma o con esperanza, según los casos- de una posible “vasquización” del mal llamado “conflicto catalán”, lo cual me recuerda que, en los albores de la revolución bolivariana, le oí decir a Fidel que había que cubanizar Venezuela, pero también había que venezolanizar Cuba.

En algunos aspectos, efectivamente, Catalunya se está vasquizando, en buena medida gracias a la brutalidad y la ineptitud del Estado español (obsérvese que digo Estado y no Gobierno), y sería bueno que, recíproca y dialécticamente, Euskal Herria se catalanizara. Una parte importante (cuantitativa y cualitativamente) de la izquierda abertzale parece un tanto apoltronada en los sillones institucionales, y el clamoroso desperta ferro de las caceroladas catalanas podría -debería- espabilar a los amodorrados. Los cohesionados pueblos catalán y vasco son dos “armas decisivas” que en estos momentos deberían intensificar al máximo su diálogo fraterno y someter a un intenso fuego cruzado a los herederos del franquismo (quede claro que, de momento, uso los términos “arma”, ferro” y “fuego” en sentido metafórico, no vayan a acusarme de sedición).

Y las demás naciones del Estado español

Tras cuarenta años de “democracia orgánica” franquista y otros cuarenta de democracia inorgánica, ha llegado el momento de romper con la falsa ruptura de 1978. La declaración de independencia catalana ha de dar cumplimiento a los peores temores de los poderosos y ser el primer paso de una imparable cadena de procesos emancipatorios: Catalunya, Euskal Herria, Galicia, Castilla, Canarias… Romper con el 78 es romper la falsa unidad de España, impuesta a sangre y fuego, para dar paso a una unidad real de naciones independientes y solidarias; es romper con la monarquía franquista y el capitalismo salvaje para dar paso a un mosaico de repúblicas socialistas hermanas; repúblicas que no habrán de preocuparse por el reconocimiento europeo, pues serán ellas las que darán la espalda a la Europa del capital y de la guerra para generar sus propias organizaciones internacionales.

No contamos solo con un “arma decisiva” cargada de futuro: hay todo un arsenal, y tenemos la insoslayable responsabilidad histórica de darle un uso eficaz.

6 Comentarios

  1. En realidad es romper con las familias caciques que gobiernan regiones de España y España misma ; desde hace unas generaciones, por supuesto para beneficio propio, saqueando a los españoles..

  2. Evidentemente, la Unión hace la fuerza y, en este caso, una mayor efectividad. Pero veo difícil, no tanto que los vascos se unan a la causa común con los catalanes, sino a que el resto de españoles lo hagan. No creo que exista, en estos momentos suficientemente, en el pueblo español en general, la consciencia y el anhelo de una República y, mucho menos la disposición a pagar el precio por conseguirla.

  3. ¿Estos tíos se creen lo que escriben? Naciones independientes y solidarias… Pasamos del España nos roba a damos dinero por soliaridad con nuestros hermanos.

    Por cierto, los catalanes y vascos votan CIU y PNV, que de izquierdas no tienen nada. Esta no es la lucha del pueblo, es la lucha de la casta. El pueblo en todo caso está siendo utilizado.

  4. Querido compañero Carlo, permíteme este pequeño comentario. En 1978 se fraguo el ¡Todo queda bien atado!, se pasó de la dictadura franquista capitalista a la dictadura democrática capitalista. La forma de dominio franquista ya no servía, se pasó a la forma de dominio basada en la explotación y la alienación de la mayoría social trabajadora, e incluso de los pequeños empresarios, que ya en la fase imperialista del capitalismo se ven abocados a englobar el paro obrero, por no hablar del hambre y las muertes por falta de la necesaria asistencia sanitaria.

    Como sabes, lo que puso en peligro al poder oligárquico de aquella época, no fue ETA, ni otros movimientos más o menos nacionalistas. Fueron los trabajadores organizados en las fábricas, en los barrios populares, entre los estudiantes e incluso con la UMD, con sus huelgas, tomando las calles a pesar de la represión con muertes y encarcelamientos. Los trabajadores de todo el estado luchábamos por acabar con la dictadura. Ello evidenciaba que los trabajadores no tenemos patria, no tenemos nada que guardar, son los grandes capitalistas los que según sus conveniencias ponen patrias, no permiten la patria Catalana pero si permitieron y apoyaron destruir Yugoslavia (con aquel medio-socialismo que venía bien como freno al llamado “socialismo real”, sobre todo tras la muerte de Tito y el acceso de Gorbachov) e incluso la patria Kosovar con tal de debilitar a la Serbia quisquillosa.

    Hoy como nunca se dan las condiciones objetivas para mandar al basurero de la historia a ese caduco estado de los grandes oligarcas nacionales e internacionales. Lo que no se dan son las condiciones subjetivas, es decir, desarrollar una filosofía con base científica adecuada al actual momento histórico, con unos intelectuales capaces de con un lenguaje accesible al enajenado pueblo trabajador, ayuden a estos a comprender que si es posible que ellos se hagan cargo del poder político y productivo al mismo tiempo, con una democracia directa de abajo arriba, sin tener que delegar su responsabilidad política en la llamada clase política, porque ellos liberados del trabajo enajenado ya son clase política.
    Un abrazo Carlo
    Manolo Malime

  5. Teniendo en cuenta el bajo nivel cultural y de formación de la mayoría de la población. soy bastante pesimista en cuanto que vaya a haber una ola de solidaridad con Cataluña
    y qque la brecha que se ha abierto en el régimen sirva para que entre en crisis. Basta con oír a la mayoría de nuestros lideres políticos, a excepción de algunos, así como al jefe del estado.Además están los comentarios catalanofobicos que se están extendiendo. El PP ha sabido hacer las cosas. Está sacrificando a Cataluña para tapar sus vergüenzas y ganar votos en el resto del país. Sólo quieren seguir gobernando. cueste lo que cueste. Es la única manera de librarse de la cárcel.

  6. Muy buenas las intenciones del apreciado Carlo Frabetti, que adoraría de corazón se hiciesen realidad, pero en política progresista no son suficientes las intenciones. Como decía aquel… la toma del poder por los trabajadores se resume en, concienciación, organización y determinación de luchar… “y a por ellos que esta chupado”, pues ellos solo son unos pocos miles, nosotros somos millones, visto así parece tan fácil. Esta es la teoría, que como vemos es bien fácil de entender pero aplicarla es otra cosa. Y la herramienta es lo que se suele llamar, LA PRAXIS, la conjunción de la teoría con la práctica. Si ponemos en práctica las teorías por medio de la acción esta nos ira indicando los pasos y los métodos para ir avanzando y construyendo la revolución. Pero para ello….los intermedios suele ser problematicos.El Estado. Este Estado neo franquista, ha construido, parece que ha construido un Estado apoyado por millones de papanatas formados en aquel espíritu nacional de la posguerra, donde la “unidad de España” en aquellos valores de “una grande y libre” es dominante. Personalmente no creo en semejante barbaridad, es el Estado todos sus poderes, fundamentalmente el mediático, los que pretenden hacernos creer eso mismo, se pretende hacernos creer que media España está formada y contaminada por aquel espíritu nacional del franquismo, como si la historia no caminase. Quienes no han evolucionado son los detentadores del Estado, sus poderes y sobre todo el partido PP porque pretenden la continuidad de este Régimen y no por intereses ideológicos sino por intereses puramente crematísticos. Para mantener sus esquemas clientelares y demás corruptelas. Saben que si este régimen cae, ellos y sus negocios y sobre todo su botín de guerra y sus crímenes de lesa humanidad van a ser exigidos que sean pagados. Y lo que está ocurriendo en Catalunya es, en mi opinión, el comienzo del fin del Régimen porque es imprevisible su final y es por eso su radicalismo en querer atajar el independentismo, por que les coge a contramano, y se van a comportar como lo que siempre han sido pero lo habían mimetizado hábilmente.

Deja un comentario