Redacción/Rokambol/22.10.17

La obsesión por preservar la unidad de España empieza a afectar a numerosos ámbitos de la sociedad y ya se ha cobrado la primera víctima en un recién nacido cuyo nombre ha sido tomado del conocido artículo 155 de la Constitución.

“Y cinco”, “Ciento”, “Artículo” o simplemente “Arti” son algunas de las abreviaturas que ya están barajando sus familiares para poder nombrarle sin que se haga de noche cada vez que tengan que llamarle para merendar. Los psicólogos, sin embargo, lamentan la decisión de los padres y advierten de que Ciento cincuenta y cinco es un nombre muy adecuado si te sabes mover en el ambiente de los ciborgs o si pretendes casarte luego con una raíz cuadrada pero no para sobrevivir en el patio de un colegio. “Lo más seguro es que al chaval le llamen ‘Por el culo te”, y le surjan numerosos problemas para relacionarse con algo que no sea una cifra”, alertan.

A la hora de hacer el amor los sexólogos también muestran su preocupación por una persona con ese nombre, pues practicar el sesenta y nueve con alguien que se llama Ciento cincuenta y cinco puede ser confuso, excesivo y peligroso. El doscientos veinticuatro, postura resultante de sumar esos dos números, requeriría de una extraordinaria flexibilidad y un agudo sentido del humor, ya que lamer los pezones con el píloro mientras te dislocan un hombro con la rabadilla no es asunto baladí.  Más en Rokambol

3 Comentarios

  1. “Tampoco le iría nada mal matrimoniar con una esfera helicoidal, sobre todo si es de las que se muestran en 3D, que tienen un polvo, polvito, polvete de 3 pares de narices”. Ha manifestado el portavoz de guardia de la Asociación de Amigos de la Zarzuela y de la Gaita de Mondoñedo.
    Hasta aquí las noticias leídas en la prensa.
    Ahora mi opinión: Es de tener verdadera mala leche, el bautizar así a un inocente. Pobre criatura. No va a ganar para asistencia psiquiátrica.

    • Aurora: Con ese nombre no puede llegar nunca a tener razón: La habrá perdido por el camino.
      Será un ser de razón extraviada, como yo, y carne de psiquiatras.
      BON DIA I SALUT.

Deja un comentario