Redacción/Rokambol/1.11.17

Los especialistas creen que es algo que lleva pólvora y mandrágora junto con alguna sustancia estupefaciente de diseño, optalidón y ponche Caballero, todo junto. “No hay otra explicación para que ese hombre diga tamañas barbaridades ante los micrófonos y finalice la intervención replegando totalmente su lengua hasta el intestino grueso y sonriendo al mismo tiempo.

En el Partido Popular, sin embargo, niegan que su portavoz se meta nada antes de hablar y sostienen que todos sus exabruptos están hechos con una sólida base científica cubierta de láminas de parmesano, alcaparras y tiras de papel higiénico. Los proctólogos no han podido demostrar que sean las propias majaderías que excreta Pablo Casado las que se peguen a la ropa o al pelo de los periodistas presentes en sus declaraciones y creen que esa materia pegajosa y chorreante que queda prendida en las personas que le escuchan es solo una variante gelatinosa de estupefacción, lástima y vergüenza ajena.

Por otro lado, los nutricionistas aseguran que esa gelatina, sobre todo la provocada por el discurso de los portavoces populares Casado y Hernando, no es comestible pero puede dársele a los cerdos, hacer parir a una vaca perezosa metiéndosela por los hocicos o espantar a un orco aplicándose un poco de gelatina en los sobacos antes de que el engendro se acerque a arrancarte el estómago con un hacha.   Más en Rokambol

2 Comentarios

Deja un comentario