Cristina Fallarás | La Marea | 03/11/2017

Mucho se ha hablado estos días de que al Procés catalán le falta apoyo internacional. El Procés es una montaña rusa para todo el que lo vive desde fuera, tan pronto son las hordas del mal como las víctimas de un sistema represor. Eso en cuanto a las redes sociales. En cuanto a los medios de comunicación, todo depende de si cubren el territorio español o el catalán. Los medios de comunicación y las redes solo reflejan –y a veces modifican un poco– lo que NO sucede. Lo que SÍ sucede va por otros cauces, en España, a menudo y lamentablemente, por esos que llaman “cauces judiciales”.

Sin embargo, el tuétano de este caldo no está en los medios, en las redes ni en los tribunales. La chicha está en la población española, la española no catalana. ¿Qué importa lo que piense Europa sobre Cataluña si pasamos por alto lo que piensa el resto de España? Y el resto de España, más allá de quienes ondean las banderas del nacionalismo patrio, permanece callado. O lo que resulta más sorprendente, apoyando las medidas de un Gobierno, el de Rajoy, que hasta hace dos días se consideraba el peor cáncer corrupto de Europa.

Tres pasos podrían ilustrar el pasmo.

PASO 1. Borrell pone voz al PP y C’s

El domingo 8 de octubre, la asociación ultraconservadora Societat Civil Catalana convocaba una manifestación en Barcelona que llenó la ciudad de banderas españolas y besos a los miembros de la Policía Nacional. Apoyaban la convocatoria el Partido Popular, Ciudadanos y fuerzas como Vox o la Falange, entre otros restos de dictadura. El acto habría tenido una relevancia relativa, sencillamente poner en evidencia la postura más conservadora sobre el Procés, si no fuera por la intervención del exministro Josep Borrell. Borrell tomó la palabra y se convirtió en la estrella. Pero no solo eso. Con su gesto blanqueó una manifestación de marcado carácter nacionalista español cuyo eje era el apoyo a las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy.

La presencia de Borrell en el acto, su protagonismo y el “desenfado” con el que dio validez a las posturas más conservadoras son imprescindibles para comprender el posterior apoyo del PSOE de Pedro Sánchez a la aplicación del 155.

Desde el resto de España se celebró y aún se celebra esa intervención de Borrell en la manifestación de los ultraconservadores. Y, por lo tanto, la idea de aplicar el artículo 155 en Cataluña y cesar a todo un Gobierno y ocupar sus instituciones por parte de Rajoy no ha provocado ninguna respuesta entre los sectores llamémosles de izquierdas españoles.

PASO 2. Casado propone ilegalizar a los independentistas

El martes 17 de octubre, Pablo Casado declaró: “Hay países democráticos que no permiten partidos que vayan contra la propia configuración del Estado. Yo he dicho que eso se podría plantear”. Se refería a una posibilidad que, como al vuelo, lanzó la semana anterior: ilegalizar a los partidos que reclaman la independencia. Pese a que varios miembros del PP declararon entonces que “ese debate no está abierto”, el globo sonda estaba lanzado.

A Casado, enseguida se unió Xavier García Albiol: “Si alguien tiene la tentación de presentarse a las elecciones diciendo que si ganan llevarán a la destrucción de España, no me parece admisible”.

Desde el resto de España nadie ha alzado la voz contra tal posibilidad, ni la ha recibido con la ración de escándalo democrático que merece.

PASO 3. El selfie de Iceta

El pasado domingo 29 de octubre, Societat Civil Catalana repitió manifestación. Esta vez no solo intervino Borrell, sino que el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) se unió a la convocatoria. El éxito del exministro tras su anterior intervención animó a un partido en horas bajas, que decidió echarse al monte. Más allá de que, como admitió el propio Josep Borrell, segundas partes nunca fueron buenas, la jornada brindó una imagen que quedará para la posteridad. En ella, la cúpula del PP –Dolors Montserrat, Andrea Levy, Enric Millo y Xavier García Albiol— rodeaba a un Miquel Iceta en las antípodas de aquel que gritó a Pedro Sánchez aquel “Sálvanos de Rajoy”.

El “nuevo” PSOE liderado con Pedro Sánchez llegaba a la arena política, según su líder, a pedir la dimisión de Mariano Rajoy. Nadie en la sociedad española parecía darse cuenta tras el selfie de que se estaba tratando justo de lo contrario.

Sin este último paso, precedido de los anteriores, resulta muy difícil explicarse por qué nadie en la sociedad española se levanta contra el encarcelamiento de más de la mitad de un Govern democráticamente elegido.

Pasos perdidos.

En pocos días se ha proclamado una república, se ha cesado a un gobierno, el Estado español ha decidido ocupar las instituciones catalanas, el president ha huido y se ha encarcelado a un exvicepresident, a siete exconsellers y dos presidentes de asociaciones catalanas. La pregunta no es qué piensa Europa. La pregunta es qué piensa España.

8 Comentarios

  1. Pues lamentablemente todos los ejemplos que pones pertenecen al “plasma”. Estoy seguro que hay muchos que no hemos conseguido el estado mental “Republic Catalana” pero tampoco estamos con el “plasma” y sus adláteres. Nos inclinamos mucho más por otra República con contenidos plurinacionales.

  2. Osea que a unos tipos que proclaman la independencia de su territorio porque les sale de los cojones encima, no merecen ningun castigo. Que la Cataluña francesa haga lo mismo, o iparralde, o corcega, o bretaña, vais a ver lo que tardan los franceses en castigar a los sediciosos. y encima os atreveis a decir tonterias, si estamos en ekl pais mas libertario y estupido del mundo.
    Para vuestra informacion, somos el unico pais de Europa que permite que partidos regionales osea pnv, cut, pdcat, etc, etc, etc, existan y puedan ser votados, y os atreveis a decir tonterias, lo que hay que hacer es ILEGALIZARLOS, que lo unico que hacen es desunir y dar disgustos al pais a trabajar perroflautas, ya esta bien de buenismo

    • Porque les sale de los cojones, no. Porque lo llevaban en su programa electoral, votado mayoritariamente (y democráticamente) por los catalanes.
      ¿Conoces el Sinn Fein? ¿Conoces el Partido de Baviera (sí, en Alemania)? ¿El Partido de la Nación Corsa (sí, en Francia)?
      No te dejes en ridículo tu solo….

    • Raspol y tu a estudiar en informarse, FACHA DE M.que ya está bueno de tanta banderita española, fútbol y “a por ellos”, también hay que ilegalizar la Falange, la Fundación Franco, demoler el Valle de los Caídos como seguro se hubiera hecho por ej. en Alemania y sobre todo ilegalizar al partido político más corrupto de Europa que se llama Partido Popular (PP), una verdadera mafia criminal organizada que verdaderamente nos está dando mucho dolor y sufrimiento

  3. Me fastidia enormemente que se aluda a la UE pretendiendo justificar que tenemos democracia, cuando no todos los países que conforman la misma son iguales, e incluso los dirigentes de la UE tienen graves errores que deben corregirse. Dicho lo cual:

    – Causa sonrojo ver en 2017 a ‘los Jordi’ en prisión, tratándoseles como presos políticos.
    – Produce vergüenza tener una Justicia politizada, en la que es incuestionable que el investigado teme la Vista del juicio…su condena, en función del magistrado que instruya su caso, pues aplica sus sentencias selectivamente ¡Y esto son datos!.
    – Un país implicado en corrupción desde el PP hasta el PSOE, sin olvidar el ‘clan Pujol’, cuyos ladrones ¡todos! siguen en la calle.
    – Un bipartito gobernante que facilitó la huida por la puerta de atrás a un reyezuelo para ocultar sus tropelías dinerarias y vicios particulares, y al igual que su parentela, implicada en evasión de capitales, son favorecidos por la Justicia y censura mediática impuesta, con el agravante de continuar los ciudadanos sufragándoles sus bicocas.
    – Una Justicia de cuyo fuero jurídico gozan todos los ladrones y evasores de guante blanco ¡Y son datos!.
    En el caso que nos ocupa ¡con penas de prisión! por responder a un programa electoral votado por sus ciudadanos, ¿cómo tienen, políticos y jueces, el cinismo de apelar al cumplimiento de las leyes, acostumbrados,ellos, a vulnerarlas a espaldas de los ciudadanos?.

    Ante tales situaciones, para sentir vergüenza de ser españoles en un país al que se puede llamar cualquier cosa menos ‘Estado de Derecho’, no es extraño que los catalanes, junto a otros motivos (territoriales y económicos) deseen independizarse. Y somos muchísimos los ciudadanos que aplaudimos la valentía del Sr. Puigdemont al internacionalizar el conflicto catalán y dejar en evidencia la arbitrariedad de la Justicia española. E hipócritas son también los tertulianos televisivos, que limitándose a criticar al Sr. Puigdemont públicamente, en su fuero interno celebran su decisión. ¿Es una opinión?: No, ¡es una certeza!.

    Lo expuesto, porque, en mi opinión, una cosa es -y entra en lo razonable- que en determinados casos, los magistrados -como humanos- puedan interpretar erróneamente las leyes, e incluso haciéndolo correctamente es comprensible su imposibilidad de satisfacer a todas las partes, pero cuando sus resoluciones…autos… benefician SISTEMÁTICAMENTE a los corruptos, como digo, de guante blanco, sustituyendo el Ordenamiento Jurídico por su ideología de partido, se llama, guste o no: ¡POLITIZACIÓN!. No hay otra. Y tan cierto es lo que afirmo, que esta mañana, planteándolo en mi trabajo, diversidad de compañeros lo compartieron (y si por casualidad acceden al digital, identificándome en este caso, como en otros, sé muy bien que cuento con su discreción. La de ellos, digo).

Deja un comentario