Javier Pérez de Albéniz | Cuartopoder | 

Leo en el diario global, página 16, que el Gobierno de España ha confirmado la injerencia informativa desde Rusia y Venezuela en la crisis de Cataluña. Al parecer nuestros servicios de inteligencia han detectado “una proliferación sin precedentes de perfiles falsos dedicados a distribuir noticias tergiversadas sobre Cataluña” en cuentas rusas y venezolanas.

Los servicios de inteligencia no serán tan inteligentes, me temo, cuando tienen que ir tan lejos para encontrar noticias “tergiversadas” e “injerencias informativas” sobre Cataluña. En ese mismo diario, solo siete páginas más adelante, se podía leer una pieza firmada por Javier Ayuso dentro del epígrafe “Análisis” que se titula “Iglesias, Colau, Gabriel y Rufián son lo mismo”. Para evitarle pasar por el mal trago de leer al completo el texto, le adelanto que en la primera frase se concentra toda la grandeza del “análisis”: “Aunque militen en distintas fuerzas políticas, los cuatro representan lo mismo. O, por lo menos, tienen un objetivo común: desestabilizar España, acabar con lo que ellos llaman el régimen del 78 y alcanzar el poder, a cualquier precio”.

Desestabilizar España, acabar con el régimen del 78 y alcanzar el poder… ¡a cualquier precio! Es decir, mintiendo, matando, violando o lo que haga falta. Iglesias, Colau, Gabriel y Rufián, cuatro seres humanos abyectos, capaces de cualquier cosa por alcanzar el poder. Bueno, Colau un poco menos, que ya es alcaldesa. Pero los otros tres… Vaya pájaros. ¡Quieren alcanzar el poder de cualquier manera, sin escrúpulo alguno, a cualquier precio!

Pues bien, pese a lo que pueda parecer tras leer a Ayuso, resulta que las injerencias informativas y las tergiversaciones nos llegan desde Rusia y Venezuela. Los dos ingredientes geográficos que le faltaban al cóctel favorito del Gobierno de Mariano Rajoy. Comunismo bolchevique y comunismo bolivariano, garantía no solo de checas y fusilamiento de monjas, sino de ausencia de alimentos en los supermercados, medicinas en las farmacias y papel higiénico en los retretes. ¡Lo que nos faltaba, los catalanes con el culo sucio!

Inteligentes miembros de los servicio gubernamentales, no busquen intromisiones y manipulaciones en montañas lejanas o desiertos remotos. Miren en el kiosco de su barrio, en las páginas donde ponga “El desafío independentista”. O en la televisión que preside el salón de su casa. En ambos lugares encontrarán auténticas joyas, verdaderas obras maestras, de eso que llaman injerencia y tergiversación.

8 Comentarios

  1. Cuando tenia 12 años (1953) un lancha del ejercito de la URSS, tuvo una avería cerca de la costa de Vigo, y como una emergencia se le permitió atracar en el puerto de esta ciudad, nos enteramos estando en clase, y salimos como una exhalación, seriamos media docena, para ver a los “rusos”, y con 76 años aun recuerdo nuestra decepción, al comprobar que los demoníacos soviéticos, eran tipos como nosotros. Que nos hicieran creer esas cosas en aquellos tiempos, se pude admitir como normal, ¡pero que sigan con lo mismo a estas alturas! Es demencial.

  2. Ja ja ja ja, con que Rusia y Venezuela? Se nota que en diciembre hay elecciones en Cataluña y ya están dándole otra vez al disco rayado de Venezuela con invenciones; para ver la tergiversación no hay más que leer el Abc, La Razón, El Mundo, el País y TVE porque vaya vergüenza.

  3. Es muy grave lo que ha dicho Rovira de que recularon de la independencia porque el gobierno de Rajoy les amenazó con mandar al Ejército para que hubiera sangre matando a todos; esa declaración no puede quedar así y tendrá que presentar las pruebas y a ver qué pasa, pero lo que es raro también es que lo dijera sin tenerlas.

    • Posíblemente Marta Rovira no esté en condiciones de acusar a alguien concrétamente de haberla amenazado con emplear al ejército si no retiraban su proclamación de independencia y lógicamente, hacían frente a la policía y la guardia civil, pero a mi no me cabe duda de que ella no se lo ha inventado. Yo (y muchos más que yo) sí estamos convencidos de que el gobierno de Rajoy no hubiera dudado lo más mínimo en hacerlo (y muchos españoles lo hubieran aprobado, eso es lo más triste). Hay muchas formas de advertir y amenazar. Pablo Casado, el portavoz del PP ¿no le recordó a Puigdemont lo que le ocurrió a Companys advirtiéndole que a él podría pasarle lo mismo?. (Por cierto ¿no creéis que esta amenaza se merece cuando menos el interés de algún juez o fiscal?.

  4. ¡Vaya por Dios! De no ser por las presuntas injerencias de Rusia ante el conflicto catalán para demonizar al Estado español, diríamos que los catalanes (y resto de españoles) están contentísimos con el Régimen del 78…que los millones de catalanes que acuden a las concentraciones, no son personas, sino robots y hasta que el conflicto catalán es un espejismo inventado por el Sr. Maduro.

    Pero, para injerencias de tomo y lomo, las de nuestro Gobierno ante la Justicia (salvando al TS que actuó como debió en el procesamiento de la Sra. Forcadell y exConsellers).

  5. Matizo: Donde hice alusión al espejismo inventado por el Sr. Maduro, añado ahora: con conocimiento ¡cómo no! de PODEMOS, ji ji.

  6. Y a Rajoyín le quedaron en la recámara, en su contestación a Iglesias, Irán, Rusia, Cuba, Corea del Norte y el País de las Maravillas.
    Cuidadín con Rajoneitor. Es una máquina mortal. Un nacido para matar.

    ¡La madre que lo cagó! Menudo soplapollas nos ha caído en suerte.

Deja un comentario