Hay que comer, eso no lo discute nadie, porque ni la decencia ni la integridad alimentan. Y en esta época querer comer implica, en prácticamente cualquier profesión, renunciar a ser escrupuloso en el compromiso con la propia ética: desde el camarero que traga trabajar dos horas “gratis” al día hasta el médico que, por ejemplo, acepta que sea normalizable el tiempo de atención a sus pacientes o que se premie la ‘austeridad’. Pero lo que ocurre en el periodismo, y ya que hablamos de poder comer: come aparte.

Será por eso que no queda periodismo como tal en este país, excepto en algún rincón perdido y en alguna intersección de otros intereses. De verdad, aunque aquí es algo que nunca ha brillado por su excelencia, en general ya no queda ni rastro de lo poco que un día fue. Y esa ausencia dice tanto sobre la propia sociedad y tiene un peso específico tan revelador que a veces es mejor olvidarlo.

Y en estas, cuando quieres pasar página y ya de paso pasar de todo, aparece de repente una periodista con un rastro de dignidad, y algo te dice que nunca es tiempo de tirar la toalla.

Resulta que este miércoles día quince, aunque para los espectadores pasara casi desapercibido por ocurrir en una pausa publicitaria, la periodista y actual directora de Público, Ana Pardo de Vera, al saber que iba a incorporarse a la tertulia de la infame Ana Rosa Quintana un personaje tan indeseable como Eduardo Inda, se levantó de la mesa y abandonó el programa por algo tan obsoleto como la deontología. Y lógicamente ese gesto no ha sido noticia, porque de haberlo sido este sería un país normal, y no lo es.

No es la primera vez que Pardo de Vera deja de participar en un programa y precisamente por el mismo protagonista. Aunque en la anterior ocasión sí hubo un encontronazo en directo en La Sexta Noche –algo que no obstante es el sello de ese circo mediático y que incluso ha provocado que algún invitado los plantase en riguroso directo–.

Y esta, la de no participar en esos circos, a pesar de tener en cuenta no solo los intereses generales y lo de la difusión propia, y por supuesto los principios de respeto por las opiniones ajenas, por la pluralidad en los medios de comunicación y hasta el relativismo filosófico, es finalmente la actitud sensata. Y es la actitud por la que Ana Pardo de Vera merece reconocimiento, especialmente por comparación con el comportamiento del resto de los pretendidos periodistas ‘progresistas’ de este país. Esos mismos que siguen legitimando con su presencia la existencia de este modelo de programación y de periodismo político en particular.

Obviamente no sería justo ni lógico no participar en un programa porque no estemos de acuerdo con las opiniones contrarias, pero hace mucho tiempo que lo de la opinión es lo de menos en el panorama mediático español. Aquí se miente, se insulta y constantemente se intenta manipular para condicionar la opinión general, y eso es lo que no es admisible en alguien digno.

Ya no vale para seguir participando en ese circo sin pasar cierta vergüenza (el que la tenga) ni la excusa de que si no participas facilitas el pensamiento único, porque esa excusa además de esconder una vanidad mal disimulada y poco justificable, pretende esconder una opción mucho menos cómoda y conveniente pero también mucho más digna y efectiva: el compromiso, la renuncia y la denuncia.

Llevamos muchos años diciendo que el que no es parte de la solución es parte del problema. Y a periodistas como Ana podríamos situarlas en la parte de la solución. Pero al resto de habituales en los programas basura, en puridad, deberíamos considerarlos cómplices del sistema, no solo por no denunciar desde sus propios medios lo podrida que está la profesión, sino porque además actúan como operarios del vertedero.

A ver si cunde el ejemplo.

5 Comentarios

  1. Comprendo y felicito la actitud de Ana Pardo, Este Inda no debería ser admitido en ningún programa que se precie de honesto. Es el equivalente a la basura mas infecta que se pueda uno imaginar. Asco da verle y oírle bramar en cualquier sitio en que se presente. Por lo tanto mi admiración por esa periodista que, con su actitud, nos representa a muchos que pensamos como ella. Gracias Ana Pardo por tu ejemplar actitud.

  2. Una persona que se respete así misma, y más un periodista, no debería de actuar de otra forma a ti Ana. Una opinion distinta es lógico que se tenga, cada uno es de una madre y padre distinto. Pero mentir, inventar noticias, manipularlas o falsearlas no tiene perdón salvo los que son como el de cabrón.

  3. Necesitamos, y màs q nunca, periodistas objetivos, independientes, capaces, consecuentes y comprometidos con su profesión, como Ana Pardo. Con mi aplauso y admiraciòn

  4. Desgraciadamente solo jueces y periodistas éticos pueden ayudar a regenerar la democracia, desvirtuada por la inmensa mayoría de mm cc. Y políticos. La cuestión es que la ciudadanía sepamos apoyar sin reservas a los que estén en el primer grupo citado.

Deja un comentario