Pobre Bernardo, nació inocente y ha vivido engañado. El bendito muchacho cree que ‘lo español’ (según él lo entiende) representa algo así como una esencia caucásica de pura raza. Lo mejor de lo mejor. El destilado perfecto de la mezcla de los pueblos bárbaros y el imperio romano, sin mácula ni ‘infección’ judía o ‘mora’. Según su concepción del mundo, un Übermensch castizo, cristiano y tirando a nazi pero morenito.

Como alguien le diga que por su sangre, precisamente por la del sur, corre mucha más impronta de Boabdil que de Bodilkas le va a dar un patatús. Y el caso es que para cualquier otro sería positivo tener más en común con el refinamiento cultural de los colonizadores del norte de África y de Oriente; de esa gente que dejó impreso en la piel el color aceituna y en el cabello el negro azabache, que de los pálidos y rubios salvajes, de los auténticos bestias (bárbaros) que llegaron de las frías tierras de lo que hoy es el centro y norte de Europa.

Hay que ver qué manía con lo de las identidades colectivas. Cuanto más desamparados en lo intelectual más necesitados de una. Con lo bonito que es ser mestizo. Y nada más mestizo que un ‘español’ (si es que eso significa algo).

Pero no se lo vayáis a decir, y mucho menos se os ocurra decirle que lo de la religión se inventó para que una minoría privilegiada pudiera tener controlado al pueblo llano. Así que nada de mentar lo de los amigos imaginarios que a este muchacho le puede producir un cortocircuito que le fría el cerebro. Allá él con la suya. España una, caucásica, cristiana, monárquica y lo que le rote. No le vayáis a quitar la ilusión al zagal.

Y os preguntaréis, ¿y tanta condescendencia por qué, con lo malo que es eso?

Pues muy fácil… porque no callar es contraproducente. No mejoran, empeoran. Y es que al último al que sometieron a ese shock acabó como este otro (y qué queréis que os diga, a Bernardo se le ve bastante más llevadero que a este ultraespañolísimo nivel Fraga):

2 Comentarios

  1. Ya va bien escuchar a estas mentes privilegiadas, para que no se nos pasen nunca las ganas de de separarnos de esa clase de gente y todo lo que representan.

  2. Dos clarísimos ejemplos del no adoctrinamiento.
    ¡Viva el librepensamiento y el sentido crítico!

    Por cierto, Bernardo me parece la persona adecuada/perfecta/exacta/precisa para representar el paradigma fascista/neonazi de pensamiento y a todos sus seguidores. Y no es burla, es mera constatación de la realidad. O esa es ni experiencia.

Deja un comentario